Columnistas

Contrastes
Autor: Pedro Juan Gonz醠ez Carvajal
27 de Diciembre de 2012


Lamentable o afortunadamente la globalizaci髇 lleva impl韈ito el ejercicio de la comparaci髇 permanente, lo cual a todas luces resulta complejo de administrar

Lamentable o afortunadamente la globalización lleva implícito el ejercicio de la comparación permanente, lo cual a todas luces resulta complejo de administrar, puesto que si el resultado es favorable, pues ¡bravo!, pero si no lo es, resulta como mínimo, desalentador.


El 24 de mayo de 2012 el Fiscal MacBride formuló acusación formal contra el general (r) Santoyo y a mediados de diciembre del mismo año ya estaba condenado. Mucho se habla de la eficiencia de la justicia, pero esta no se demuestra de manera palmaria ante los ciudadanos, si su accionar no es pronto y oportuno ¡Qué envidia! Allá en seis meses se resuelve y termina un caso. Acá en cambio, los grandes procesos parecen telenovelas, que duran no meses, sino años, en medio de una ciudadanía que ofrece “ratings” de sintonía y que observa entre la tragicomedia, el interés, la burla y la decepción, cómo funciona el aparato de justicia colombiano, afectado por el influjo mediático. ¡Qué cansancio y qué decepción!


Por otro lado, y en páginas interiores, aparecen las siguientes noticias: La primera, “Juan Martín Caicedo ganó demanda. Por orden del Consejo de Estado, la Fiscalía deberá pagarle $400 millones, por haberlo detenido injustamente en 1992”.  (El Tiempo 15 de Diciembre de 2012, pag.7).  La segunda, “Superfinanciera devolverá la multa a Héctor Arango. No usó información privilegiada en la compra de acciones de Coltabaco, decidieron dos órganos judiciales” (El Colombiano 15 de Diciembre de 2012, pag. 29)


Excelente por estos dos ilustres ciudadanos, pero qué horribles momentos debieron haber afrontado ellos y sus distinguidas familias cuando su nombre fue mancillado de manera pública en primeras páginas y titulares de noticieros. Digamos, aún cuando sea trivial, “que la justicia cojea, pero llega”. Enhorabuena por los doctores Caicedo y Arango.


Parecería un poco ingenuo, pero ante estos dos casos, ¿quién responde? No solo con dinero y aclaraciones noticiosas en páginas interiores se restituye el daño moral ocasionado.


Si nuestra Rama Judicial operara al menos de manera semejante a la presteza con la que caminan el Ejecutivo y el Legislativo para tramitar una Reforma Tributaria, otro gallo cantaría. ¡Qué pesar!


Mientras tanto, el mundo sigue girando y los grandes temas alrededor del agua, la tierra, las basuras, la contaminación, la migración, las semillas, el respeto por la vida, entre otros tantos, siguen ahí a la espera de verdadera atención.


La Reducción del consumo, la Reutilización de los materiales empleados y el Reciclaje, son “3 erres”, que como producto, no ha podido incorporar el sistema educativo mundial. Si estas acciones no las comenzamos a desarrollar ya mismo, la capacidad de maniobra, hoy casi agotada para salvar el planeta, se extinguirá.


La gran noticia del fin de año para todos los medellinenses es que se nos haya reconocido como una de las tres ciudades más innovadoras del mundo, al lado  nada más y nada menos que de New York y Tel-Aviv. ¡Congratulémonos!


Imposible no desearle a los amables lectores un año nuevo, al menos, con alguna luz de esperanza.