Política

Who do we believe?
¿A quién le creemos?
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
17 de Diciembre de 2012


Un nuevo choque de trenes se registra entre la Corte Constitucional y el Consejo de Estado a propósito del tema de la doble militancia para la campaña política del 2013.

La encrucijada e incertidumbre que vive el uribismo para confeccionar listas por firmas para las elecciones del Congreso de la República en el 2014, dejó al descubierto otro conflicto de interpretación jurídica entre la Corte Constitucional y el Consejo de Estado sobre la doble militancia.


Esta nueva colisión entre esos dos altos tribunales lo planteó el perito en estos asuntos, el expresidente del Consejo Nacional Electoral, Guillermo Mejía Mejía, quien recordó que todo este embrollo tuvo origen con los actos legislativos 01 de 2003 y 01 de 2009 que prohibieron pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político con personería jurídica.


Y que también dispusieron que un miembro de una corporación pública que quisiera aspirar a la siguiente elección por un partido distinto, deberá renunciar a la curul al menos 12 meses antes del primer día de inscripciones, todo lo cual quedó desarrollado en la Ley estatutaria 1475 del año pasado.


Como los uribistas puros del Partido de la U ya no se pueden pasar para un partido o movimiento político, están analizando si lo pueden hacer por un grupo significativo de ciudadanos por el mecanismo de las firmas y así no incurrir en una inhabilidad.


Mejía Mejía ha sostenido que sí lo podrían hacer, pues  la disposición constitucional solo habla de partidos y no de grupos significativos de ciudadanos u organizaciones sociales, que son las categorías que reconoce la Constitución como carentes de personería jurídica, pero que también pueden presentarse a elecciones por el sistema de recolección de firmas.


Pero resulta que la Corte Constitucional en el examen de constitucionalidad de la Ley 1475, en la parte motiva, extendió en el 2011 la prohibición de la doble militancia también para los actuales senadores, representantes a la Cámara, diputados y concejales que militando en un partido quieran inscribirse por un movimiento significativo de ciudadanos sin personería jurídica.


Pero el Consejo de Estado generó una gran confusión porque en una sentencia posterior, fechada el 17 de enero de este año, sobre pérdida de investidura del congresista Luis Enrique Dussán López, expuso una tesis totalmente contraria a la de la Corte Constitucional, al señalar que la doble militancia se configura entre partidos y movimientos políticos y no a los grupos significativos.



Posición del CNE


Entre tanto, la posición del Consejo Nacional Electoral, CNE, fue acoger la tesis de la Corte Constitucional en el sentido de considerar como doble militancia el paso de un partido con personería jurídica a un grupo significativo de ciudadanos, lo que llevaría a la revocatoria de la inscripción.


Esta situación ya se concretó o sucedió con la revocatoria de la inscripción del candidato Carlos Héctor Caicedo Balanta a la Alcaldía de Zarzal, Valle del Cauca, por el grupo significativo de ciudadanos "Zarzal Somos Todos", mediante la Resolución número 1884, del 15 de septiembre de 2011, debido a que este candidato había sido elegido concejal del mismo municipio por el Partido de la U.


Según Mejía todas estas resoluciones del CNE fueron expedidas antes de las elecciones de octubre de 2011, cuando aún no se conocía la postura contraria a la decisión de la Corte Constitucional esbozada por el Consejo de Estado.


El experto agregó que debe ser el CNE el que decida cuál de las dos tesis acepta, habida cuenta de que una decisión de revocatoria de inscripción, que es un acto administrativo, puede ser demandada ante el Consejo de Estado, órgano límite en materia electoral del cual ya se conoce su línea jurisprudencial.