Palabra y obra

The music that history did not register
La música que no registró la historia
Autor: Juan Esteban Agudelo Restrepo
8 de Diciembre de 2012


El libro “Mujeres compositoras”, de la editorial Hombre Nuevo, fue presentado el pasado jueves en la Biblioteca Pública Piloto, con la participación de la directora musical Cecilia Espinosa.


Rodolfo Pérez fue, en la década del 60, el encargado de dirigir el departamento de Cultura de Coltejer, el mismo que hizo en Medellín las Bienales de Arte y otros muchos proyectos culturales para la ciudad.

Juan Esteban Agudelo
 

Pocas, muy pocas personas las conocen. Y muy poco han sido registradas por la historia. ¿Mujeres compositoras de música?, ¿se le hace familiar, por ejemplo, el nombre de Nadia Boulanger?,


“Todos los músicos franceses, tan creídos que son, no pueden igualarse a Nadia Boulanger, la educadora musical más importante en la historia, en toda la historia”, afirma Rodolfo Pérez, el autor de “Mujeres compositores”, libro recién publicado que se encarga de rescatar la memoria de estas artistas.


Boulanger, para seguir con el ejemplo, fue una maestra y compositora francesa que nació en 1887 y murió en 1979. Esta mujer fue profesora de músicos como Daniel Barenboim, Eliot Carter, Aaron Copland, Philip Glass, Quince Jones, Astor Piazolla o Manuel de Falla, entre otros muchos.


“Estas mujeres se desconocen por una actitud imbécil de la humanidad, de pensar que la música es un atributo masculino, eso es idiota. En países como Francia, que se las han tirado de apóstoles de la égalité, el conservatorio no autorizaba mujeres en las clases de composición”, narra Pérez.


Así, por ejemplo, en esa historia se pueden encontrar a mujeres como Fanny Mendelssohn, hermana de Felix Mendelssohn. “Algunas publicaciones de música se le atribuían a él porque iban firmadas como F. Mendelssonh, y como los dos nombres empezaban por F... hoy en día ya se sabe que son de Fanny”, expresa el autor del libro.
Rodolfo Pérez habla sobre esta publicación. 


- ¿Cuáles son las investigaciones que usted ha hecho en música y cómo apareció el tema de las mujeres en esas investigaciones?


“Yo he trabajado mucho en eso, sobre todo de momentos como el clasicismo, con libros de Bach y de Mozart. Mientras estaba trabajando en ellos empecé a encontrar figuras femeninas, mujeres que no aparecen en la historia con un papel relevante. Toda esa información la fui poniendo a un lado, guardándola, llegó un momento en que eran tantas, tantísimas, que tenía el material para este libro, que acaso tendrá la mitad de los nombres de todas las que me encontré”.


- ¿Las historias de estas mujeres estaban suficientemente documentadas como para poder investigarlas?


“Algunas no, hay países tan supremamente acomplejados como Inglaterra, que, a pesar de tener una reina, es estúpido. Allá era una deshonra que una mujer firmara una obra, ¡es el colmo!, las mujeres firmaban como ‘Una dama’, como un anónimo, porque eso era inmoral y vulgar, esa era la actitud.


Pero sí había información y documentos, no muy coherentes o continuos, pero sí muchos datos referentes a ellas, aunque no los suficientes como para elaborar biografías. Hay mujeres que fueron importantísimas, pero solo quedan unos datos chiquitos. También las podía rastrear dependiendo de las épocas y los personajes con los que estuvieron relacionadas”.


- ¿Toda la información la encontró en Medellín?


“No... en España encontré mucho, aunque yo no iba específicamente a eso, sino a trabajar en otros libros, y de paso se me atravesaban esos datos, pero era accidental”. 


- ¿Desde qué periodo histórico empiezan a aparecer en el libro las mujeres compositoras?


“Hay mujeres de Egipto, como Iti, una compositora que vivió en el año 2450 ante de Cristo.


El libro repasa la historia desde la Grecia clásica, aunque realmente no hay mucha información de la antigüedad, pero existen algunas noticias. Llega al medioevo y va recorriendo hasta llegar a mujeres que todavía están vivas”.


- ¿Se podría determinar algún motivo para que las mujeres hayan sido borradas de la historia de la música?


“Ahí afloran todo un mundo de complejos, yo creo que son complejos que tienen los pueblos. En ciertos lugares donde las manifestaciones culturales llegaron muy alto no existen esos complejos, como en Italia, que tuvo mujeres como Bárbara Strozzi, que era una gran personalidad, a ellos no les interesaba si era hombre o mujer, lo que interesaba era su música, la apreciaban todos, como Monteverdi, que era el genio de la época.


En Grecia tampoco, porque el arte era una actividad a la que se le daba un rango casi divino.
Solo en las grandes culturas la mujer no fue discriminada.
Los casos de Inglaterra o Francia eran horrorosos, no supieron valorar a la mujer. Uno se pone a ver que músicos como Ravel estaban rodeados de mujeres mucho más talentosas que ellos”.


- ¿Esa negación de la mujer ocurrió por algún aspecto cultural específico?


“La religión fue una enemiga, todas las religiones, sobre todo las monoteístas que son las que más joden, las que convierten todo en pecado y dicen que son actividades del diablo.
La mujer no podía participar del canto litúrgico, por ejemplo. Ignacio de Loyola detestaba la música, decía que eso era una tentación del demonio, ¡el demonio no existe y no ha existido nunca!, pero fue capaz de dominar la edad media y sigue dominando”.


- ¿Hay mujeres colombianas?


“Hay una, nacida en Bogotá en el siglo XIX: Teresa Tanco Cordovez de Herrera. Solo hay una porque la música aquí no ha tenido mucha importancia y eso se nota”.


- ¿Cómo registra usted las historias de esas mujeres, qué datos aparecen?


“En algunas hay mucha información y alcanzan a ser algo parecido a una biografía. Otras no pasan de ser una reseña. Aparecen historias y anécdotas. Lo que he tratado es dar referencias a la obra de cada compositora y referencias bibliográficas, para que quien esté interesado en estudiarla sepa de dónde proviene la información”.


- ¿Es posible hoy en día encontrar en el mercado la música de ellas?


“Muy poca, aunque ya se están viendo más grabaciones. Son escasas porque las orquestas no suelen tocar esa música, entonces cuando la tocan y la graban contratan a los músicos solo para eso”.



Rodolfo Pérez


Nació en Medellín en 1929. Estudió en la Universidad de Antioquia y en el Instituto de Bellas Artes de Medellín. También realizó estudios de música en Estados Unidos.


Fue el primer director del Conservatorio de Música de la Universidad de Antioquia en 1960. Fundó la Coral Tomás Luis de Victoria, que dirigió por más de 20 años, y con la que se estrenó en Colombia el "Réquiem" de Mozart y "La pasión según san Juan" de Bach.


Fundó, además, en el coro Capilla Polifónica en Coltejer en la década del 60, y participó con él en la Temporada de Ópera Haceb en 1970. También fue el creador del Grupo Vocal de Cámara de la Facultad de Artes de la U. de A., institución en la que fue profesor.


Trabajó en la trascripción de libros antiguos en la Catedral Primada de Bogotá y realizó investigaciones sobre la polifonía española del renacimiento en Ávila, Plasencia y Toledo, por invitación del Gobierno español.


Recibió la Medalla Francisco Antonio Zea en categoría oro en 1995, y la Universidad de Antioquia le concedió el doctorado Honoris Causa en dirección coral.


También recibió la investidura de Comendador de la Orden de Isabel la Católica, otorgada por el rey don Juan Carlos de España; y el Premio a las Artes y las Letras de la Gobernación de Antioquia en 1985.