Economía

“Law of Royalties is unfeasible”: Fajardo
“Ley de Regalías es inviable”: Fajardo
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
5 de Diciembre de 2012


Tras el anuncio del ministro de Hacienda,Mauricio Cárdenas, de que los proyectos que pretendan obtener recursos de las regalías del país debían tener el voto favorable del Gobierno Nacional,el gobernador de Antioquia calificó la medida de centralista


Con respecto al Fondo de Ahorro y Estabilización del Sistema General de Regalías, el ministro de Hacienda afirmó que se espera ahorrar a 2014 aproximadamente US$3.000 millones.

El gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, mostró su oposición a la decisión del Gobierno Nacional de incluir un artículo en la ley del Presupuesto General de Regalías para el 2013-2014, en el que se establece que sería necesario el voto favorable del Gobierno Central para la aprobación de proyectos de las regiones.


“Es un retroceso muy grande para el país. La Ley de Regalías es una muy buena ley y sin duda que puede tener un impacto muy grande por todo el país. Fue un avance del Gobierno Nacional, lo que pasa es que han hecho todo lo posible para hacerla inviable o con todos los problemas”, advirtió Fajardo. 


El gobernador calificó la decisión de centralista y bajo este concepto, ellos serían los que toman las decisiones porque tienen poder de veto, agregó Fajardo.


Fajardo dijo además que “la argumentación que han dado es que en todo este tema de regalías los gobiernos departamentales y municipales no tienen visión de grandes proyectos y esa afirmación es irresponsable con quienes estamos gobernando”.


El gobernador advirtió que esa decisión fue una medida negociada en el contexto del Congreso Nacional “de cuenta de la autonomía y el respeto por las regiones, que retrocede a un centralismo que es inoportuno, irrespetuoso y no se compadece con lo que está ocurriendo en el país”.


“No se trata de centralismo”, fueron las palabras del ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas quien hizo el anuncio del Gobierno, y agregó que “se trata de consensuar. El Gobierno Nacional no podría escoger por su propia cuenta cuáles son los proyectos a ser financiados, pero sí se requiere que el Gobierno esté de acuerdo”.


Los antecedentes


Cárdenas aseguró el pasado lunes que con el Proyecto de Ley del Presupuesto General de Regalías, que realiza su trámite en el Congreso, el Gobierno busca garantizar que los proyectos aprobados en los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (Ocad) permitan la ampliación de la capacidad productiva del país.


El jefe de la cartera señaló que para cumplir ese principio se incluyó el artículo que supone la  medida que disgustó al gobernador de Antioquia, de la aprobación del Gobierno Nacional para la aprobación de proyectos.  


“No queremos proyectos de bajo impacto (…) que no correspondan a la nueva filosofía del Sistema General de Regalías: proyectos que realmente permitan ampliar la capacidad productiva de nuestro  país”, advirtió Cárdenas.


El ministro explicó que la medida busca que las regiones prioricen proyectos que tengan un verdadero impacto en el desarrollo de las mismas.


Ante esto, Sergio Fajardo arguyó que no ha habido ninguna iniciativa por parte del Gobierno Nacional en la formulación de propuestas o proyectos para las regiones.


“Antes era una discusión, precisamente era democrático”, dijo el gobernador de Antioquia, y agregó que el Departamento ha hecho un gran esfuerzo con los municipios para “aprender, para hacer las cosas bien hechas, formular proyectos y discutir, pero ahora de manera omnipotente toman una decisión que es irrespetuosa con nosotros los gobernantes, porque además no tenemos ningún liderazgo del Gobierno con proyectos ni con acciones ejemplares”.


Análisis


El economista Daniel Niño Tarazona indicó que lo que el Gobierno Nacional está buscando es alinear muchos de los proyectos, no solo con los planes de desarrollo sino adicionalmente con lo que tiene que ver con la política de competitividad.


“Básicamente esto lo que hace a final de cuentas es confirmar lo que el Gobierno tenía pensado desde que se hizo la Reforma Constitucional. Lo que hace es que pretende darle mayor visibilidad a ese tema de coadministrados”, afirmó Niño Tarazona.


El experto señaló que el Gobierno siempre ha tenido presente que los recursos por regalías debían tener un alto impacto en el desarrollo y competitividad, “y que por esa vía había que buscar cómo varios agentes, incluyendo obviamente las autoridades locales, pero también las universidades, el sector privado, que participaban en la asignación de los recursos”


“Eso empezó a ser un poco más coadministrado porque a final de cuentas, muchos de esos proyectos tienen que ser avalados por el Gobierno Nacional, entonces lo que hace esta norma es cerrar cualquier posibilidad de hueco que quede para que con la interpretación el Gobierno tenga la potestad de finalmente aprobarlo”, dijo el analista. 


Niño concluyó además que esta medida “no cambia mucho lo que fue el espíritu de la Reforma Constitucional. Lo que hace el Gobierno a través de la ley es cerrar cualquier riesgo jurídico de interpretación”.




Inversión para la capacidad productiva


Como lo advirtió el ministro de Hacienda, el Gobierno Nacional tiene la filosofía de tener proyectos que permitan ampliar la capacidad productiva del país.


En ese sentido, Daniel Niño Tarazona advierte que lo que hay es una falta de proyectos y no precisamente de recursos.


"Eso requiere en cierta forma que haya una transición de un país que pensaba que lo importante era tener los recursos a un país que tiene que sentarse a pensar y analizar muy bien cómo hacer un uso más productivo de estos", dijo Niño.


El analista señala además que lo que hay es una debilidad de ciertas instituciones locales, "incluso regionales para realmente estructurar".


En este orden de ideas, el experto en Comercio, Jorge Alberto Velásquez, indica que las regalías deben invertirse en unos puntos clave para impactar la capacidad productiva del país.


El primero de los objetivos que señala Velásquez, es que deben cubrir las necesidades básicas de las regiones que están generando esa riqueza, por la explotación de los recursos.


En una segunda instancia, las regalías deben destinarse a temas de ciencia e innovación, y en un tercer momento, para la recuperación industrial en Colombia y la identificación de nuevos renglones de talla mundial, así como la recuperación de la producción nacional del sector agropecuario con el fin de aprovechar los TLC que tiene el país.


Por último, el experto advierte que con el fin de que el país sea competitivo, se deben destinar también recursos de las regalías para crear una infraestructura más efectiva en Colombia.


La destinación específica debería ser estos renglones, señala Velásquez, y advierte que si Colombia quiere estar insertada en el mercado global debe producir, ser competitiva y tener una capacidad productiva eficiente.