Economía

Prevention more than erradication
Más que erradicación, es prevención
Autor: Mónica Marcela Escobar Mesa
2 de Diciembre de 2012


El ICA, la Gobernación de Antioquia y los floricultores lanzaron una campaña que busca prevenir nuevos focos de roya blanca en crisantemos de los cultivos ubicados en el oriente de Antioquia, primera zona productora del país.


La declaratoria de área libre de Roya Blanca para Antioquia fue formalizada por el ICA en 2008. Sin embargo desde hace unas dos décadas no se presentaba un foco de esta enfermedad.

Cortesía ICA

De producirse otro foco de roya blanca en cultivos de crisantemos en el Oriente antioqueño, podrían llegar a perderse unos 9.000 empleos directos en la zona, según manifestó Carlos Alberto Soto, subgerente de Protección Vegetal del ICA.


Y es que si bien la alerta que fue conocida el pasado 22 de agosto en esa región fue superada tras una cuarentena, la preocupación de la entidad sanitaria radica en prevenir nuevos brotes que podrían traer graves consecuencias para la región y no solo económicas.


“Tener una zona libre de roya blanca en el oriente antioqueño por más de 20 años, ha permitido que las flores de esa región vayan libremente a los mercados mundiales, particularmente al mercado norteamericano, que es el mayor consumidor de esta flor”, aseguró Soto.


Precisamente, por la importancia de este mercado y las exigencias que tienen en materia fitosanitaria con las flores, específicamente con los crisantemos, es que autoridades locales, productores, dueños de predios, directores de los departamentos técnicos y funcionarios de la regional de Asocolflores, lanzaron este fin de semana la campaña “Todos por Antioquia libre de roya blanca de crisantemo”, que busca concientizar a todos los actores de la cadena productiva sobre la importancia de mantener este estatus.


“Este mensaje va dirigido a las amas de casa, los que venden flores, transportadores y en general la gente que  trabaja alrededor de la producción”, pues sin saberlo, un acto tan inofensivo como trasladar semillas o un “pie” de una planta que esté infectada de alguna región a otra, puede conllevar a que se contagien hectáreas completas de cultivos de flores como este.


“La condición de zona libre de roya se puede perder con el hecho de que cualquier persona resuelva llevar un ramo de flores de Cundinamarca, Boyacá o Nariño en donde hay la plaga. El último foco de roya lo encontramos el 9 de noviembre y resulta que un productor del Carmen de Viboral trajo semillas de Bogotá cuando sabe a ciencia cierta que no lo puede hacer, porque no está poniendo en riesgo su cultivo de media hectárea sino también los de los otros productores”.


Por esto el llamado, según Soto, es a que los productores avisen cualquier evento inusual que se presente en sus cultivos, ya que muchas veces “le temen  a la institución porque sienten que los vamos a sancionar y esconden el problema, que es tal vez el peor error que puedan cometer, porque al contrario hay que visibilizarlo para resolverlo en las primeras fases y no esperar a que sea tan grande que ya no tenga solución”.



Proceso de erradicación


Tras un proceso de cuarentena y las revisiones correspondientes, el ICA aseguró que actualmente están completamente controlados los diferentes focos de roya blanca en crisantemos. Para esto, fue necesaria, según Carlos Alberto Soto, una inversión de más de 1.000 millones de pesos representados en todos los insumos y el trabajo de los técnicos de la entidad, pero "esa fue la plata nuestra, yo no tengo idea de cuanta tuvieron que invertir los productores de la región para poder completar estas acciones".