Economía

Colombia seeks to regulate foreign investment in agricultural sector
Colombia busca regular inversión extranjera en el agro
Autor: Mónica Marcela Escobar Mesa
21 de Noviembre de 2012


El ministro de Agricultura aseguró que con el proyecto no se busca cerrarle las puertas a la inversión extranjera o que se pongan límites a la cantidad de hectáreas que pueden comprar los inversionistas de otros países.


El ministro de Agricultura durante la radicación ayer del proyecto en la secretaría del Senado de la República.

 Cortesía Ministerio de Agricultura

 

 

Este martes fue presentado por parte del Ministerio de Agricultura, un proyecto de ley al Congreso que busca controlar la inversión extranjera en el sector agropecuario en Colombia.


Se trata según le explicó al periódico EL MUNDO el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan camilo Restrepo, de una iniciativa que pretende “trazar con claridad y transparencia las reglas de juego con las que la inversión extranjera llegue al campo colombiano”.


En ese sentido, el proyecto propone crear el Registro Nacional de Inversión Extranjera del sector, que estaría también a cargo del Ministerio de Agricultura y con el cual “cada quien que llegue a Colombia con ánimos de invertir en tierras, tiene que registrarse, contar quien es, decir de donde viene y demostrar que no llega con fines especulativos de tierras, sino a ponerlas a trabajar, a generar empleo, a aportar tecnología y modernidad”, agregó el jefe de la cartera agropecuaria.


De acuerdo con cifras del Banco de la República, tradicionalmente la inversión extranjera en el sector agropecuario colombiano ha sido muy baja, lo cual es demostrado con el hecho de que si bien la inversión total en el país estuvo por encima de los 13.200 millones de dólares el año pasado, de esa, menos del 1,5%, es decir, US$150 millones, estuvo dirigida al agro nacional.


El mecanismo


Restrepo explicó además que la forma en que se hará ese control consiste en que cada inversión extranjera, antes de registrarse en el Banco de la República, “tiene que pasar por un análisis previo en el Ministerio de Agricultura como lo tienen que hacer quienes llegan a invertir en banca en la Superintendencia Financiera, o en comunicaciones ante ese Ministerio”.


No obstante, el ministro aseguró que con esto no pretenden que se prohíba la inversión extranjera o que se pongan límites a la cantidad de hectáreas que pueden comprar los inversionistas de otros países, sino controlar la calidad en cada proyecto.


Al respecto, el senador Jorge Robledo manifestó recientemente que es “necesario regular la propiedad y explotación de las tierras agrícolas por parte de los inversionistas extranjeros”, al igual que lo hacen otros países de la región como Argentina, Brasil y Estados Unidos. Así mismo, a través de su cuenta de twitter aseguró que dichos controles incluyen normas sobre posesión, propiedad o tenencia de tierras, “porque los intereses de nacionales y extranjeros no son los mismos”.


Por su parte, el presidente de la SAC, Rafael Mejía, destacó que con este proyecto no se está discutiendo la extinción, es decir, el límite en hectáreas, sino que se busca poder tener un registro de cuál va a ser la inversión extranjera, en donde,  para qué, qué va a generar, qué va a producir, si va a ser para exportar, para consumo interno, para generar empleo, de qué tipo y en donde, “lo cual es un registro amplio y suficiente para ir tendiendo un conocimiento más cabal de lo que pasa en el sector”.


Mejía expresó que “el único comentario que hemos hecho al respecto, es que sugerimos que no esté en cabeza de un Ministerio, sino de algún comité que se conforme por parte del Gobierno y parte del sector privado, para que sin importar qué tipo de Gobierno esté en el poder en ese momento, haya una continuidad y unos objetivos de mediano y largo plazo”.


Frente a los posibles beneficios de este proyecto, el dirigente gremial aseguró que el país requiere inversiones de grandes cuantías y la industria y el sector agropecuario no se puede desarrollar “a punta de pequeñas propiedades, a menos que estén involucrados también con una gran propiedad organizada con unos manejos de flujos de cajas y presupuestos que permitan sortear las épocas de bajos precios y aprovechar las de altos precios”.


Regulación de predios


Otro de los puntos que incluye el proyecto presentado este lunes por el Minagricultura habla de la regulación en la adquisición  de predios rurales por parte de extranjeros, que pretende además evitar la apropiación indiscriminada de tierras con propósitos especulativos.


Adicionalmente, esta propuesta intenta fomentar “la realizaron de proyectos asociativos  que permitan  la vinculación de los propietarios  de fondos rurales con inversionistas”, siempre y cuando contemplen unas reglas claras de protección a los campesinos y a su propiedad.


Finalmente, el ministro aseguró que todas estas medidas apuntan especialmente a que se amplíe y diversifique el mercado interno y externo con una mayor oferta de productos, en el marco de la sostenibilidad ambiental.




Inversiones externa


El proyecto de Ley indica además que se consideran como inversiones de capital externo en el sector agropecuario, las siguientes:


1.La adquisición de la propiedad de predios rurales; salvo aquellos destinados a vivienda rural y a la adquisición de predios de menor extensión.


2. La adquisición o participación en empresas dedicadas a la producción de bienes agrícolas y/o pecuarios primarios, convertibles en alimentos para consumo humano y animal, o en biocombustibles.


3. Destinadas al desarrollo o explotación de proyectos forestales.


Los inversionistas que pretendan desarrollar los proyectos asociativos, deberán demostrar su capacidad financiera, técnica y personal que garantice la viabilidad de los proyectos asociativos y estar calificados como tales por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.





Parámetros para autorizaciones


Como ente encargado de analizar las solicitudes de inversión extranjera en el agro, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural tendrá en cuenta los siguientes aspectos:


1. Contribución en el ingreso y la calidad de vida de la población campesina.


2. Contribución al incremento de la productividad en el sector agropecuario.


3. Contribución a la soberanía, seguridad y autonomía alimentaria.


4. Contribución a la generación de empleo en el campo.


5. Contribución a la investigación y transferencia de tecnología.


6. Vinculación de propietarios campesinos a los proyectos de inversión.


7. Vinculación de capitales e inversionistas nacionales a los proyectos.