Política

How to switch parties?
¿Cómo cambiar de partido?
20 de Noviembre de 2012


Con el aporte del experto Guillermo Mejía Mejía contribuimos a la discusión político-jurídico de cómo un corporado en Colombia puede aspirar en el 2014 por otro partido al que representa hoy en el Congreso de la República

Con la proximidad de la campaña electoral para los comicios legislativos de 2014, surge una pregunta entre los actuales congresistas, diputados y concejales: -Con qué antelación deben renunciar a las curules los miembros de corporaciones públicas que quieren cambiar de partido?


El perito y expresidente del Consejo Nacional Electoral, Guillermo Mejía Mejía, se adentró en el mundillo de las normas colombianas, algunas sin estrenar, y respondió de una: de acuerdo con el artículo 107 de la Constitución Política, inciso 12, y con el 2°, inciso 2, de la ley 1475 de 2011, deben renunciar al menos con doce meses antes del primer día de inscripciones.


Mejía recalcó que las próximas elecciones para corporaciones públicas serán las de Congreso que se realizarán el 9 de marzo de 2014 y las inscripciones deberán abrirse cuatro meses antes de las elecciones (art. 30 de la ley 1475/11), o sea, el nueve de noviembre de 2013.


Lo anterior quiere decir que los miembros del Congreso que tengan la intención de cambiar de partido debieron haber renunciado a sus curules el pasado nueve de noviembre de este año.


Observó Mejía que antes del acto legislativo 01 de 2009, en Colombia existía la libertad de afiliarse o de retirarse libremente de un partido político. Por eso fue posible que congresistas integrantes de una lista partidista cambiaran de filiación durante el ejercicio del período para el que fueron elegidos y defraudaran no solo a la colectividad que hizo el esfuerzo de escogerlos, sino a los electores que votaron por las tesis y principios de la misma. Pero eso ya no es posible.


De acuerdo con el citado artículo 2° de la mencionada ley 1475, el incumplimiento de estas reglas será causal para la revocatoria de la inscripción por parte del Consejo Nacional Electoral, tal como lo determina el numeral 12 del artículo 265 de la Carta Política.


El diestro analista Mejía Mejía también resuelve otro novedoso interrogante. ¿Pueden los miembros del Congreso electos por un partido presentarse a las siguientes elecciones por un grupo significativo de ciudadanos por el mecanismo de las firmas y no incurrir en  inhabilidad?


A su juicio sí pueden, pues  la norma constitucional  solo habla de partido y no de grupos significativos de ciudadanos u organizaciones  sociales, que son las categorías que reconoce la Constitución como carentes de personería jurídica pero que también pueden presentarse a elecciones por el sistema de recolección de firmas tal como lo prevé el inciso tercero del artículo 28 de la ley 1475/2011.



Partidos y movimientos


El experimentado analista también llamó la atención sobre una norma que está generando confusión entre algunos comentaristas políticos sobre las pretendidas renuncias de los actuales congresistas.


Se refiere a que la Ley 130 de 1994, Estatuto de los Partidos, trae una mala definición de partidos y movimientos políticos que da a entender que son dos figuras distintas cuando en la práctica son una misma, al punto de que alguno de los actuales partidos utiliza en sus estatutos las dos palabras como si fueran sinónimos.


"Los partidos son instituciones permanentes que reflejan el pluralismo político, promueven y encauzan la participación de los ciudadanos y contribuyen a la formación y manifestación de la voluntad popular, con el objeto de acceder al poder, a los cargos de elección popular y de influir en las decisiones políticas y democráticas de la Nación.


Los movimientos políticos son asociaciones de ciudadanos constituidas libremente para influir en la formación de la voluntad política o para participar en las elecciones".


La norma agrega que si ambas colectividades llenan los requisitos legales tendrán personería jurídica. En el desarrollo de la norma constitucional, la ley 1475 agregó a la palabra partido la de movimiento político y esa impropiedad ha hecho creer a algunos que se trata de movimientos políticos sin personería jurídica, interpretación incorrecta pues la normas constitucionales cuando se refieren a las colectividades políticas sin personería jurídica las denomina grupos significativos de ciudadanos u organizaciones sociales como ya vimos.


Pero advirtió que sí existe una inhabilidad para los directivos de los partidos, los cuales sí deben renunciar con doce meses antes del inicio del periodo de inscripción para corporaciones de elección popular, cuando aspiren a ellas por uno distinto o por un grupo significativo de ciudadanos (Art. 2° de la ley 1475 de 2011, inciso tercero.)


Y remató insistiendo que la última reforma política equiparó los movimientos independientes a los partidos, por lo cual todos jugarán bajo las mismas reglas.