Editorial

¡Campeón, Antioquia Campeón!
19 de Noviembre de 2012


No proponíamos el monopolio de las grandes ciudades como sedes de los Juegos, pero sí una mayor racionalidad en la escogencia de las mismas y un calendario más acorde con el ciclo olímpico. Bienvenida la modificación de Coldeportes.

Al ritmo de currulao, mapalé, cumbia y otros aires autóctonos colombianos y con un creativo montaje escénico, alegórico a la conjunción de razas y culturas que allí se asientan, la señorial Popayán clausuró en la noche del sábado los XIX Juegos Nacionales, en los que Antioquia fue brillante Campeón, revalidando sus seis títulos anteriores, tras una reñida competencia con el Valle del Cauca y Bogotá, que al final se quedaron con el 2º y 3er lugar de las justas.     


La cosecha de Antioquia fueron 144 medallas de oro, 141 de plata y 125 de bronce, para un total de 410. Llama la atención que hace cuatro años el resultado fue numéricamente mayor: 163 oros y un total de 423 preseas, lo que indica sin duda el progreso de sus dos grandes rivales y el avance de otras delegaciones, aun cuando las diferencias siguen siendo muy amplias entre las tres primeras y el resto de las regiones. Es así como de las 532 doradas otorgadas en estos juegos, 382 quedaron en manos de deportistas de Antioquia, Valle y Bogotá. Boyacá tuvo un repunte importante y conquistó 34 de oro, duplicando su cosecha de hace 4 años y reafirmando su honroso 4º lugar, seguido en la 5ª posición por las Fuerzas Armadas, con 17; Bolívar con 14 en la 6ª y completan los nueve primeros Risaralda, Cundinamarca y Santander, cada uno con 11 doradas.


El hecho de haber sido sedes de los Juegos mejoró sin duda la participación de Córdoba, con un 10º lugar y 9 doradas; y de Norte de Santander que obtuvo 8 de oro y el 12º puesto, después de Atlántico, aparte de que vio coronar a su gran crédito, el gimnasta olímpico Jossimar Calvo como ‘rey’ de los Juegos, con siete doradas, el mismo número que conquistó para Antioquia la ‘reina’ Alejandra Usquiano, en tiro con arco, seguida de la no menos talentosa Tatiana Muñoz, con seis doradas en canotaje. Cauca fue la de menos, con sólo 2 oros y el puesto 19º entre 27 participantes, pero al igual que las otras dos sedes, se benefició con mejoras en su infraestructura deportiva y apoyos en la preparación de atletas.


La propia Coldeportes debió admitir en su página web que estos fueron “los Juegos más polémicos, los de la incredulidad, los que obligaron a correr para fabricar escenarios y adecuar organización en escasos ocho meses, los de reducidos presupuestos, los regados en 14 ciudades”. Con ello nos da la razón a sus críticos, pues por ignorar aquel sabio principio de que “quien mucho abarca poco aprieta”, la dispersión de sedes, recursos y esfuerzos puede echar a perder los beneficios de una sana descentralización.


La experiencia obliga a ser más realistas y racionales en la escogencia de las sedes, que no necesariamente tienen que estar en las grandes ciudades. También habíamos sugerido un calendario de los Juegos más acorde con el ciclo olímpico, es decir, que fueran antes, como parte de la preparación y no poco después de la Olimpíada, con lo que mejoraríamos las posibilidades de superar en Brasil 2016 el extraordinario resultado de Londres 2012. Cómo nos complace que las dos sugerencias hayan sido acogidas por el COC y Coldeportes, cuyo director, Andrés Botero, confirmó ayer que los XX Juegos Nacionales serán en el 2015 y que sus sedes estarán en los departamentos de Tolima y Chocó, con la advertencia de que el segundo sólo asumirá una parte mínima de la responsabilidad.


Nos congratulamos con los hermanos tolimenses y chocoanos, que tendrán que trabajar muy arduamente para estar a la altura del desafío. Será una gran oportunidad, especialmente para el Chocó, a donde deberán volcarse recursos de la Nación, el Departamento, su capital y también del sector privado, en la construcción de nuevos escenarios y en la disposición de lugares adecuados para albergar a deportistas, entrenadores, auxiliares y aficionados de distintos lugares del país.


Aplausos para los deportistas triunfadores de los Juegos, para los organizadores, directivos y participantes de todo el país, y en especial para el gran Campeón, Antioquia, dominador en la mitad de las disciplinas disputadas, entre ellas el béisbol, un deporte que desde hace 42 años parecía escriturado a los hermanos de la Costa Caribe.