Economía

Productivity and credits challenge the dairy sector
Productividad y créditos retan a sector lechero
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
19 de Noviembre de 2012


Desarrollar una economía de escala en el sector lácteo ayudaría a que mejorara su productividad, haciéndose más competitivo ahora que está en proceso de internacionalización.

Foto: Cortesía 

Colanta hace un llamado a alimentar a las vacas y el ganado lechero con pastos certificados y así optimizar los costos que le generan a los productores, la compra de concentrados a base de maíz y soya.

La asociación del sector lácteo colombiano, Asoleche, ha llamado a la fortaleza gremial para trabajar en conjunto con la industria y los productores y hacer frente a los retos por los que atraviesa el sector.


“El llamado que estamos haciendo como Asoleche al sector lácteo, tanto a la industria como cooperativas y productores de leche, es porque estamos viviendo unas épocas de cambio bastante significativas para el sector lácteo que ha sido tradicionalmente protegido”, advierte Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de la agremiación.


Martínez señala que el sector está enfrentándose a una apertura económica que sugiere una serie de retos y por ese motivo, es que llama al trabajo colectivo “para existir en el futuro como cadena”.


Por su parte, Jenaro Pérez, gerente de Colanta, manifiesta que “la unión gremial es muy importante y tenemos que ser cada vez más competitivos para tener productos de muy buena calidad a precios razonables”.


Los retos


Martínez indica que el mayor reto para el sector lácteo es mejorar la productividad y la competitividad como cadena y agrega que “tenemos un talón de Aquiles importante en el sector que son los altos costos de producción en Colombia”.


“Es lo que en el largo plazo nos perjudicará notablemente si no se toman las medidas correctivas del caso” manifiesta el líder gremial.


A su vez, Pérez agrega que los costos por el alimento de los animales son muy altos e incrementan los costos de producción porque se alimentan a las vacas con concentrados a base de maíz y soya que proviene de Estados Unidos, Argentina o Brasil, pero alega que “hay que producir leche a base de pastos, es decir, explotemos la naturaleza”.


Otro de los retos que plantea el director de Asoleche es la generación de economías de escala y “así protegernos con herramientas de mercado para hacer más eficientes y estar preparados para esa apertura comercial”.


Frente al tema, Pérez aclara que “nosotros en Colanta tratamos de ser eficientes y competitivos de tal manera que es por eso que vendemos la leche a los precios más competitivos y las ventas lo dicen”.


Para generar economías de escala en el sector lácteo, señala Martínez, tiene que haber un trabajo muy fuerte  entre gobierno, empresarios y ganaderos para establecer esquemas de asociatividad, alianzas público-privadas para fortalecer los mecanismos de crédito y facilitar el financiamiento de pequeños productores y ganaderos que no tienen historial crediticio, “para que así puedan hacer inversiones, mejorar su producción, su calidad y así implementar economías de escala de la mano de la industria”.


“Es fundamental tener economías de escala, mayores volúmenes de producción, calidad garantizada y estandarizada, para así fortalecernos como sector y llegar a los niveles de competitividad de países como Uruguay”, dice el líder gremial. 


Financiamiento


Martínez expresa que la industria ha logrado hacer unos trabajos con pequeños productores y con el Ministerio de Agricultura, “pero es difícil que el sector financiero vea con buenos ojos y acepte financiar proyectos para personas naturales o jurídicas que no han tenido acceso al sector financiero”.


“Ahí debe haber un trabajo fuerte de socialización y de acompañamiento al gobierno para que sea posible que esos pequeños productores puedan hacer parte del sector financiero y mucho más cuando varios de ellos están en una situación de informalidad”, advierte Martínez.


El líder gremial agrega además que hay unas barreras culturales y sociales importantes que hay que romper con acompañamiento del Gobierno y con un cambio de óptica al sector financiero respecto al financiamiento del sector agropecuario. 


TLC con EE.UU.


Frente al tema del TLC con Estados Unidos, el director ejecutivo de Asoleche manifiesta que ha generado mucha preocupación y temor, pero la verdad es que hasta el momento en cifras, es muy poco el impacto que ha tenido.


“En este momento lo que se ha comenzado a hacer es a realizar algunos procesos de exportación puntuales hacia Estados Unidos, con el objetivo de abrir este mercado para los lácteos colombianos, pero es un proceso que está comenzando”, dice Martínez. 


“A nivel de importaciones no se han generado volúmenes significativos de productos lácteos que lleguen a nuestro país”, agrega el líder gremial. 


Aún así, Martínez señala que Colombia tiene otros acuerdos que están vigentes hace varios años y se están negociando otros tratados comerciales “que están parados en este momento pero que seguramente se destrabarán” y advierte que “mal haríamos en rechazar estos procesos en los que estamos inmersos”.


“Por el contrario, lo que vemos desde Asoleche es que tenemos que trabajar en equipo y aprovechar las oportunidades y sobrepasar las amenazas que hayan en este mismo proceso” concluye el líder gremial.




Petición al Gobierno


Un tema fundamental para el sector lácteo, según lo manifiesta Jorge Andrés Martínez, es el mejoramiento del estatus sanitario del país.


"Es un trabajo con el ICA y con el Invima, y esa sería nuestra solicitud desde Asoleche a fortalecer las políticas públicas", dice el dirigente gremial y agrega que "en particular el programa nacional de residuos que es una exigencia tanto de Estados Unidos como de Europa para poder exportar hacia estos destinos".


De no hacerlo, señala Martínez, Colombia se encontraría en desventaja frente a otros competidores.





Ante un desabastecimiento


Frente a las compras de leche que ha hecho el país, Jorge Andrés Martínez manifiesta que en efecto se han realizado, especialmente de otros países de Suramérica.


"La explicación para que se de esta explicación es la siguiente: por una parte hay una expectativa de un fuerte verano para final de este año e inicios del 2013 que lleva a una baja notable en la producción y por supuesto a que haya un desabastecimiento regional en la producción de leche en el país", explica el directivo.


Es por eso que la industria láctea está tomando como previsión el hacer estas importaciones para preparase a los efectos que pueda tener el cambio del clima, señala el dirigente gremial.


Además agrega que "el fuerte verano que va de la mano con las heladas en las madrugadas, hay una afectación muy grande de las pasturas que es el alimento principal de la ganadería especializada en la producción de leche en el centro del país. Por supuesto eso nos afecta notablemente y ha llevado a que algunas regiones en el pasado haya un desabastecimiento por baja en la producción".