Mundo deportivo

Garzón battles for his dream
Garzón batalla por su sueño
Autor: Jheyner Durango Hurtado
14 de Noviembre de 2012


Esteban Garzón se prepara para afrontar a finales de este mes el último nivel de la Academia Nascar en México, donde ha realizado un excelente trabajo en los dos primeros módulos.

Foto: Cortesía 

En este momento, Esteban Garzón cursa once de bachillerato en el Colegio Alemán de Medellín. "No todo en la vida es deporte, también hay que estudiar para ser una gran persona", indicó el piloto antioqueño.

Para él no es un secreto que su verdadera pasión deportiva tiene un costo enorme, tan enorme que se ha privado de competir en certámenes de talla internacional porque el bolsillo de sus padres no es tan amplio para cubrir los gastos que necesita para poder demostrar el gran talento que posee.


Su nombre es Esteban Garzón, piloto antioqueño que pese a la adversidad lucha para alcanzar su sueño: “ser piloto profesional”, porque como lo expresó: “la esperanza es lo último que se pierde, y desde que hayan ganas de salir adelante todo es posible de alcanzar en la vida”.


Esteban se encuentra en la etapa de transición para pasar al automovilismo, ya que desea ser un colombiano más que le dé alegrías al país como lo han hecho en diferentes competiciones Juan Pablo Montoya, Gustavo Yacamán, Óscar Tunjo, Carlos Huertas, Gabby Chávez, Manuela Vásquez, entre otros.


“Trabajo para competir a futuro en la Fórmula Uno o en la Indy Car, y aunque sé que para escalar en este deporte se necesita mucho apoyo económico lucharé hasta donde pueda para lograr todos mis propósitos”, aseguró Esteban.


En el año 2011, el piloto antioqueño se fue a vivir siete meses a Alemania, donde tuvo la oportunidad de hacer parte del equipo Mucke Motos Sport, de la Fórmula 3 germana, del cual salió el hoy reconocido Sebastian Vettel, y gracias a sus buenos trabajos físicos, mentales, técnicos y tácticos tanto en pista como fuera de ella, esta escuadra le propuso que se quedara con ellos; sin embargo, debía pagar alrededor de 180.000 dólares, algo que los padres de Garzón no podían cubrir. “No tenía patrocinio, tampoco mucha experiencia y no podía parar mis estudios”, recordó Esteban, quien regresó al país para competir en el campeonato nacional de karts, categoría cambios, en el cual iba de segundo cuando le propusieron que hiciera unos test en competiciones como el Panam Gp Series, la Skip Barber y la FIA Nascar, lo cual aceptó.


Ya este año ha realizado grandes tiempos en este tipo de autos, llevándose los elogios de rivales como de entrenadores, claro está que para competir en las dos competiciones mencionadas necesita, respectivamente, 200.000 dólares y 45.000 dólares por temporada; mientras que para estar en la FIA Nascar tiene la posibilidad de ganarse una beca para entrar a este programa gratis, y a esto es lo que le apuesta.



Más de Garzón


Desde los once años de edad Esteban Garzón incursionó en el kartismo.


Este joven piloto, quien mide 1.76 metros de estatura y pesa 65 kilos, fue campeón nacional de la Easy Kart en 2008, y en 2010 se quedó con el subtítulo de este certamen.


Esteban, hijo de Armando Garzón y Vilma López y hermano de Ana María, practicó en su infancia deportes como fútbol, tenis de campo, béisbol y natación, pero ninguno de estos le apasionó tanto como el automovilismo, disciplina en la que ha demostrado también su talento en pistas de Italia, luego de lograr el año anterior dos top 10 en la Easy Kart. "He tenido buenas experiencias en pistas internacionales, pero aún falta mucho camino por recorrer. Este deporte es duro, pero con la ayuda de Dios sé que puedo salir adelante", finalizó esta joven promesa del automovilismo colombiano.