Política

Cano’s oaths
Los juramentos de Cano
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
10 de Noviembre de 2012


Compromisos, ideas, conceptos y pasado y presente del próximo presidente de la Asamblea de Antioquia.


Dos veces ha sido elegido diputado de Antioquia, Jaime Cano.

Como un político que se formó en los municipios del Nordeste antioqueño y por haber ejercido como alcalde municipal, el presidente electo de la Asamblea de Antioquia para el 2013, Jaime Alonso Cano Martínez, urgió un seguimiento juicioso de la situación fiscal y presupuestal de todos los municipios del departamento para aportar soluciones a los problemas locales.


Este fue el principal juramento que se comprometió a concretar una vez ejerza, desde el primero de enero del año entrante, la orientación de la Duma seccional.


El segundo juramento que él mismo se planteó y le sugirió a los otros 25 diputados antioqueños fue el de estudiar con detenimiento las reformas estructurales de la Administración Departamental en todos sus aspectos, para contribuir desde la Asamblea regional con observaciones propositivas que solo busquen al bienestar de los antioqueños.


El diputado conservador dijo que con base en esos dos juramentos que hizo al posesionarse como presidente electo, es necesario comenzar a construir soluciones concretas a las carencias en deporte, salud y educación en la provincia antioqueña.


Juró también trabajar por Antioquia en la medida en que la ley lo permita y con total apego a la Constitución Política.


Igualmente juró enfatizar su trabajo desde la presidencia de la Duma en favor de la problemática de la población vulnerable, de la niñez y los adolescentes.


“Pero juro ante todo continuar nuestra lucha permanente, desde todas las orillas ideológicas, para conseguir la tan anhelada paz, que pasa necesariamente por el fin de la inexorable desigualdad social”.


Cano también dio a conocer sus posiciones políticas y calificó y aceptó que la Asamblea de Antioquia está integrada por un grupo heterogéneo y selecto de miembros, que representan las particularidades sociales, culturales, políticas y económicas de cada uno de los rincones antioqueños.


En su concepto, el servicio público es un camino lleno de espinas, recovecos, empinados y empedrados, pero también de logros y victorias.


Dijo que en política todos alguna vez han ganado pero también perdido, porque así funciona la política.


Enfatizó que “las pérdidas nos hacen fuertes y nos moldean como personas, nos hacen más humanos e integrales”.


Para este político las pérdidas se asumen a título personal y los costos se pagan de múltiples maneras. En cambio, las victorias y los logros son fiestas colectivas que se comparten con las personas a quienes representan en las corporaciones públicas.


Bajo esas premisas volvió a jurar que desde esa dignidad su trabajo solo estará orientado a trabajar hacia todos y cada uno de los seis millones doscientos veinte mil habitantes de Antioquia.


Y juró finalmente que con el Gobierno de Sergio Fajardo mantendrá unas relaciones que permitan apoyar razonablemente y con criterio sus proyectos de Ordenanza, bajo los postulados del Plan de Desarrollo para el cuatrienio que le aprobaron al Gobierno Departamental los 26 diputados.



26 años en la política


Jaime Cano arribará a la presidencia de la Asamblea de Antioquia luego de 26 años en el trasegar político y público.


Aunque nació en Guadalupe, fue en Santo Domingo, ambas municipalidades del Nordeste, donde gestó su camino en la política, primero como inspector y luego como alcalde hace precisamente 20 años.


Trabajó por su subregión como director de la Asociación de Municipios y se centró en promover obras de infraestructura.


Siempre como militante del Partido Conservador salió elegido por primera vez diputado hace diez años y en el 2011 logró retornar a esa corporación, militando en la casa suarista de su partido.


Está casado y tiene dos hijos, Juan y Lina, y una nieta, Isabella.