Columnistas

¡Ganó Santos; Uribe a la oposición!
Autor: Horacio Serpa U
1 de Noviembre de 2012


El Presidente Juan Manuel Santos dijo en la Asamblea del Partido de la “U”, que los partidos no tienen dueño particular sino que son de sus integrantes.

El Presidente Juan Manuel Santos dijo en la Asamblea del Partido de la “U”, que los partidos no tienen dueño particular sino que son de sus integrantes. Sin embargo, recordó a los asistentes que fue su organizador y fundador, a pesar de la desconfianza del Palacio de Nariño, es decir, del doctor Álvaro Uribe. En otras palabras, el Presidente fue a reclamar lo suyo y a quedarse con el partido. Lo consiguió. Quedó claro que quienes no estén de acuerdo con su proyecto político y con su gobierno deben buscar otra carpa.


Esa era la gran expectativa: el encuentro de los dos líderes de la “U” y de la política nacional en el seno del Partido que hoy es la máxima expresión política de Colombia. Tácticamente manejado el evento, el ex presidente Álvaro Uribe lo inauguró y el presidente Santos lo clausuró. Cada uno podía decir lo que quisiera con amplitud. A fe que lo hicieron. Uno y otro se lanzaron más que dardos. Fueron verdaderos sablazos que cada quien dirigió a las partes vitales de su oponente, como para que no sobreviviera. Para entenderse en el lenguaje de lo político, fue una lucha de gladiadores, a muerte.


El ex presidente, como es su carácter y su costumbre, fue al grano. Con su liderazgo y el aplauso de quienes lo han seguido con ciega pasión, criticó sin ambages al presidente y al gobierno sobre diferentes tópicos, pero de manera especial sobre el proceso de paz. En esta materia, como se dice, “no dejó títere con cabeza”. Llegó hasta el tremendismo en diferentes alusiones, como cuando dijo que se estaba abriendo paso a un régimen Chávez-castrista.


El actual mandatario, de quien se esperaba que solo al final de su intervención se refiriera a los duros embates de su antecesor, abrió fuego desde las primeras frases. “No vengo como un rufián de barrio” a intimidar o a buscar lo que no es mío, dijo con agudas palabras, y criticó, para decírselo a Uribe, a los que “por debajo del poncho” pretenden hacerle daño al unionismo y a su gobierno. Fue claro y contundente. Expresó que está cumpliendo el compromiso que tiene con el país y no va a permitir que la mala leche de unos dé al traste con los buenos propósitos de muchos.


Uribe y Santos, por razones de la política que es dinámica, cambiante impredecible e indescifrable, son incompatibles. Hoy el uno no puede ir con el otro. Piensan distinto del país, sus discursos difieren, sus intereses son contradictorios y sus rutas no se encuentran. No se aguantan.


Las Convenciones partidistas sirven para resolver contradicciones internas. Fue lo que ocurrió el domingo. Pese a los aplausos para el ex presidente Uribe, el presidente Santos se apoderó legítimamente del Partido de la “U”, lo que es bueno para los colombianos y un apoyo contundente al proceso de paz.


Uribe seguirá la lucha en la oposición. Seguramente busque el Senado. La contienda se mantiene porque Santos no se le queda atrás.