Columnistas

Elección presidencial en EEUU
Autor: Evelio Ramírez Martínez
1 de Noviembre de 2012


Se elige presidente de los Estados Unidos, evento cuya fecha de realización fija su Constitución política para el martes después del primer lunes de noviembre.

Se elige presidente de los Estados Unidos, evento cuya fecha de realización fija su Constitución política para el martes después del primer lunes de noviembre.


No cabe duda que las instituciones creadas allí después de su independencia, revolucionaron el mundo político como bien puede apreciarse en dos textos de gran valor académico escritos al respecto, como aquel que se ha tornado famoso, escrito por Alexis de Tocqueville, y el que firma la profesora Marie France Toinet, intitulado: “El  sistema político de los Estados Unidos”.


La gran innovación realizada por ese país, fue la creación del sistema presidencialista, en el cual, a diferencia de lo que ocurre en el llamado régimen parlamentario, en el cual la jefatura de Estado y la de Gobierno son ejercidas por personas diferentes. En este caso, un solo individuo ejerce las dos funciones. No sin razón uno de los llamados “padres fundadores” decía que allí cuando se elegía presidente se elegía un monarca.


Después de escogidos en Convenciones reglamentadas también, los candidatos a la Presidencia realizan una vigorosa campaña, tal como la hemos presenciado en los últimos días; pero la elección finalmente se ejecuta a través de un sistema indirecto, en el cual los cincuenta estados de la Unión eligen compromisarios a un magno colegio electoral, que será el finalmente encargado de escoger presidente. Cada Estado elige un número de compromisarios igual al del número de parlamentarios que él mismo elige, que son dos senadores cada uno y un número de representantes proporcional a la población que reside en el mismo.


Este sistema ha originado a veces sorpresas, pues en cuatro oportunidades ganó la presidencia quien había logrado menos votos populares. La última de ellas ocurrió en el año 2000, cuando Busch obtuvo 500.000 votos menos que Gore, pero derroto a éste en el famoso colegio electoral y “ahora piensan” que Romney tendrá más votos populares pero Obama logrará mayoría en el famoso colegio electoral.


Muchos críticas se han formulado a este sistema y al respecto se ha propuesto no eliminar el colegio electoral pero sí modificarlo para de este modo conservar el aspecto federal de la elección; pero darle abierta preponderancia al voto popular. Sin embargo, esta modificación no parece inminente, a pesar de que en encuesta reciente, el 62% de los norteamericanos se inclinaron por el voto popular.


De todas maneras: la próxima semana sabremos quien va a ser el huésped de la Casa Blanca.