Columnistas

Reinventar la educaci髇
Autor: Hern醤 C醨denas Lince
27 de Octubre de 2012


Princeton, USA. He tenido la oportunidad de conocer importantes ideas de destacados profesores de este pa韘 que coinciden en que es important韘imo adelantar cambios fundamentales en los procesos de educaci髇.

Princeton, USA. He tenido la oportunidad de conocer importantes ideas de destacados profesores de este país que coinciden en que es importantísimo adelantar cambios fundamentales en los procesos de educación.


Por allá en el año 3200 A.C., el ser humano logró el gran invento de escribir letras, proceso que cambió la historia del hombre sobre la tierra y hubo que esperar hasta el año 1450 D.C. para que se hiciera el invento de Gutenberg de poder imprimir libros con tipos móviles de imprenta. Antes de este importante invento, cuando se escribía manualmente una Biblia, el amanuense tardaba siete años y medio para completarla. En la actualidad estamos viviendo el cambio más colosal para los conocimientos humanos, gracias a los inventos de la comunicación por computadores interconectados, por la televisión, los libros electrónicos y los teléfonos celulares. Todo ello hace que sea fundamental hacer cambios dramáticos en los procesos educativos.


Sería importantísimo para Colombia que se hiciera una nueva estructuración de todo el sistema educativo; lo que hoy se necesita urgentemente es seleccionar pocos pero muy capacitados maestros y profesores, quienes al mismo tiempo tienen que dominar todas las nuevas tecnologías de la comunicación. Está demostrado en las universidades norteamericanas que un alto y destacado profesional obtiene el 83% de sus procesos educativos de comunicaciones de Internet, cuando solamente el 17% se la dan sus profesores.


Colombia necesita urgentemente destacados y altos profesionales para que su economía sobreviva frente a la competencia de otros países con gente muy capacitada. En nuestro país, para sobrevivir, es urgente que todas las universidades seleccionen a unos pocos profesores pero con la más alta capacitación e inteligencia y naturalmente acompañados de las avanzadas tecnologías de la comunicación. La solución definitiva no está en grandes cantidades de profesores.


Este interesante tema debe ser conocido profundamente por el señor Presidente de la República, sus ministros, gobernadores y alcaldes. Es muy grave la situación que se presenta cuando en nuestra patria se demuestra estadísticamente que cada persona dispone de un teléfono celular pero en ningún establecimiento educativo se está enseñando cómo manejar civilizadamente este artefacto. Igual cosa sucede con la televisión, sobre la cual no se da ningún proceso educativo en las escuelas, al mismo tiempo que cada colombiano dedica un promedio de tres años y medio del total de su vida a ver la televisión.