Columnistas

¿De quién es el Puente de Occidente?
Autor: Iván Guzmán López
23 de Octubre de 2012


Todavía no es época de salir a pedir votos. Qué importa que la economía misérrima de estos municipios se siga deteriorando por el cierre del Puente; por allá no hay fincas de apellidos influyentes.

Bajo el titular “No hay plata para el Puente de Occidente” (El Colombiano, octubre 13 de 2012), se nos advierte que “La gobernación no tiene recursos para la obra y Mincultura dice que no es responsable”.


Y agrega el artículo del colega Juan Guillermo Duque: “La restauración de una de las obras más emblemáticas de Antioquia y Patrimonio Cultural de la Nación, el Puente de Occidente (Santa Fe de Antioquia), no tiene hoy un horizonte visible por una sencilla razón: no hay plata. Así lo afirmó el secretario de Infraestructura, Mauricio Valencia, quien explicó que el Departamento hoy no cuenta con presupuesto para la intervención integral requerida”.


Por su parte, “La Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura ha dicho que les corresponde al Departamento de Antioquia y a los municipios de Santa Fe de Antioquia y Olaya asignar los recursos para el mantenimiento y la conservación del puente, puesto que la Nación lo recuperó de manera integral, entre los años de 1996 a 2000, con una inversión cercana a los 1.292 millones de pesos”.


Según este par de jugadores, hoy resulta que el Puente no es de nadie, luego de casi 120 años de servicio a la comunidad de Occidente, al Departamento y a Colombia.  Ahora sucede que el Puente de Occidente, ayer el predilecto de Antioquia y de Colombia, hoy no es más que el hijo expósito, implorando caridad.


Y mientras los burócratas de Infraestructura y Cultura, se apresuran a decir que no hay plata para restaurar el puente (seguramente, escasos 2 mil millones de pesos; es decir, la punta de las millonarias defraudaciones a la salud, la menuda de la defraudación de Agro Ingreso Seguro, una sobra de las dietas parlamentarias, y pare de contar), esa joya de la ingeniería colombiana se desmorona lentamente. Así lo pude corroborar con dolor, hace apenas quince días, cuando lo visité en compañía de mi familia.


Qué importa, señor gobernador, señor Valencia, que las poblaciones de Olaya, Liborina y Sabanalarga, queden prácticamente aisladas; qué importa que se rompa el cordón umbilical entre la Ciudad Madre y el cercano Occidente. Todavía no es época de salir a pedir votos. Qué importa que la economía misérrima de estos municipios se siga deteriorando por el cierre del Puente; por allá no hay fincas de apellidos influyentes.


Pobre raza antioqueña, que es incapaz de valorar a sus viejas glorias, de preservar su patrimonio cultural, de sentirse orgullosa de lo que tanto servicio prestó y aún hoy genera bienestar para sus habitantes. Con razón dijo Jorge Robledo Ortiz, el hijo de Santa Fe de Antioquia: “Hubo una Antioquia grande y altanera”. Hubo, en pretérito.


Seguramente el poeta, al contemplar la magna obra de José María Villa Villa, ya sospechaba que llegaría el día en que los nuevos gobernantes de Antioquia no se avergonzarían de decir a los cuatro vientos, “no hay plata para su conservación”.


A todas estas, ¿dónde están las voces de los diputados de Antioquia? ¿Acaso Antioquia no los eligió para que defendieran sus intereses? ¿A dónde fueron a parar las consignas de los representantes antioqueños contra el centralismo?  ¿Qué hay de la retórica de los senadores de Antioquia, en época de elecciones? Defender los intereses de la tierra, no es fácil. Entiendo que para eso se necesita amor, coraje y capacidad política. Y esos ingredientes no se consiguen en la botica Junín, ni en tertulias de chismes, ligueros y aguardiente.


Puntada final: saludable, desde todo punto de vista, la sanción impuesta de 18 años de inhabilidad y una multa de 56 millones de pesos a 12 directivos de Saludcoop, entre ellos su ex presidente Carlos Palacino, por los delitos de estafa e incremento injustificado de patrimonio. Aunque deben estar muertos de la risa por los $56 millones, en comparación con las “utilidades” percibidas por los recobros, la inhabilidad sí es ejemplar. Esperamos que el procurador delegado para la Vigilancia Administrativa, Fernando Brito, nos diga quiénes y de cuáles EPS, siguen.