Nacional

Gobierno y Farc instalaron mesa de diálogo
18 de Octubre de 2012


Con un discurso realista y centrado del jefe negociador del gobierno y fuertes críticas al Estado colombiano por parte del delegado de las Farc se instaló la mesa de negociación en Oslo.

 


Negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de las Farc dieron oficialmente hoy inicio a sus negociaciones en un acto al norte de Oslo.


"Acordamos la instalación pública de la mesa de negociación", dijo el delegado cubano Abel García al leer un comunicado conjunto de las partes, que en silencio escucharon el anuncio.


Las dos partes dijeron que el diálogo sobre temas concretos comenzará el 15 de noviembre en La Habana y que el primer punto a discutir será el desarrollo agrario integral.


Minutos después el jefe negociador del gobierno, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, hizo una breve declaración, a la que siguió otra de Iván Márquez, uno de los seis miembros del "secretariado" o máxima jefatura de las Farc.


De la Calle dijo que sabían de las dificultades que tendría el proceso pero que estaban dispuestos a trabajar y empezó por aclarar que este proceso difiere de los anteriores incluso por su estructura. Está dividido en tres fases: la primera, fue el encuentro exploratorio, que ya se realizó; la segunda, centrada en los acuerdos sobre la agenda y la tercera, la firma del acuerdo final. Así mismo, aclaró que la confidencialidad es esencial y que no se discutirá nada ante los micrófonos pero que esto no implica actuar a espaldas del país.


El jefe negociador del gobierno, destacó que tanto el gobierno como la guerrilla han cumplido con sus compromisos y reiteró la necesidad de un trato recíprocamente digno.


Señaló, también, que el gobierno es realista y que no se busca que las Farc depongan sus ideas, sino que luchen por ellas desde la democracia.


De igual forma, De la Calle aseveró que el gobierno ha reconocido la situación de inequidad en el país y que no se ha limitado sólo al diagnóstico.


Uno de los aspectos en que fue más enfático el jefe negociador, fue en aseverar que la negociación sólo se regirá por la agenda ya trazada y no se discutirán otros temas planteados en el discurso de las Farc como la estructura militar o la política económica, entre otros.


Así mismo, recalcó que Colombia se circunscribe a sus obligaciones internacionales en materia de justicia y se apegará a la justicia transicional. Además fue enfático en señalar que el gobierno no será rehén de unas negociaciones si no se ven avances.


A su turno Iván Márquez, jefe negociador de las Farc, señaló que la organización guerrillera llega a Oslo como respuesta a un sueño colectivo de paz y enfatizó en la importancia de que todo el pueblo se movilice por la paz.


Márquez aclaró la importancia que tiene para las Farc el tema de la tierra y lanzó fuertes críticas a las políticas de restitución de tierras y de desarrollo económico.


El delegado de las Farc, también fue enfático en la exigencia de que Simón Trinidad participe en la mesa de negociaciones e instó al gobierno estadounidense a permitir que su presencia sea física. Frente a este tema, el negociador oficial señaló que esto no depende del gobierno colombiano y por tanto no se contempla.


Márquez también señaló que se busca una paz duradera, no una paz exprés y recalcó que las negociaciones no implican un cese de hostilidades y que la dejación de las armas es una indignidad.


Así mismo, instó al pueblo hacer parte del proceso al señalar que “la victoria siempre estará en manos de la movilización del pueblo” y al cierre de su discurso se dirigió al presidente Juan Manuel Santos: “presidente Santos fundemos la paz tomando como base los anhelos de la nación”.