Columnistas

Plata, política y propaganda
Autor: Hernán Cárdenas Lince
13 de Octubre de 2012


Pasaron muchos siglos y aparece Noel Clarasó, quien dijo: “La política es el arte de obtener dinero de los ricos y votos de los pobres con el fin de proteger a los unos de los otros”.

En el mundo de hoy la política requiere una efectiva propaganda, la que a su vez necesita enormes cantidades de “plata”. En tiempos anteriores los grandes políticos eran sus propios “publicistas” y para llegar a altos cargos no se tenían que invertir dinerales como en la actualidad. Para llegar a un cargo como el de Presidente de la República se requieren grandes capitales económicos. El mejor candidato y el más capacitado, si no cuenta con dinero nunca llegará a ser elegido.


El mundo actual obedece a nuevas y maravillosas tecnologías del campo de las comunicaciones, como la televisión, los computadores interconectados y la telefonía, pero todo ello depende de un alto costo económico.


El tema de la “política” nos lleva a grandes personajes y lo que de ella pensaban en circunstancias bien diferentes al actual mundo. Aristóteles pensaba que “El hombre es por naturaleza un animal político”. Pasaron muchos siglos y aparece Noel Clarasó, quien dijo: “La política es el arte de obtener dinero de los ricos y votos de los pobres con el fin de proteger a los unos de los otros”.


Nikita Kruschev, el líder soviético, dijo lo siguiente: “Los políticos siempre son iguales, prometen construir un puente incluso donde no hay río”.


Pido disculpas a mis lectores pero tengo que citar textualmente a Napoleón Bonaparte, quien decía: “La política es una casa de putas en donde las que se están iniciando son muy feas”.


Bertrand Russell tiene la siguiente cita: “Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible mientras los políticos hacen lo posible imposible”.


Una cita muy extraña y curiosa fue la del presidente de los Estados Unidos Harry Truman, quien dijo un día desde la Casa Blanca: “Cuando yo era joven había decidido ser pianista de un burdel o político profesional, pero en realidad no hay mucha diferencia entre lo uno y lo otro”.


Como el dinero o la plata se han convertido en algo fundamental para la política, citemos destacados personajes sobre este delicado tema: Francis Bacon dijo: “El dinero es un buen sirviente pero un pésimo maestro”. Una inteligente opinión de Noel Clarasó es: “Con dinero se puede comprar todo menos la felicidad, la que a veces es muy barata y a veces muy costosa”.


Mi muy admirado escritor francés Léon Daudet declaró: “En la vida hay muchas cosas más importantes que el dinero pero todas son costosísimas”.


Finalmente dejo constancia de que, pese a todos los anteriores comentarios sobre la política y el dinero, creo firmemente y admiro al actual presidente de Colombia Juan Manuel Santos, al gobernador de Antioquia Sergio Fajardo y al actual alcalde de Medellín Aníbal Gaviria.