Nacional

Cartel colombiano del narcotráfico en Dominicana
3 de Octubre de 2012


El tribunal debe decidir si existen pruebas suficientes para mantener detenidos a los implicados o bien si les concede la libertad.


AP


Una banda en la que presuntamente participaban empresarios y militares dominicanos para equipar aviones para el narcotráfico estaba vinculada directamente con el cartel del norte del Valle, aseguraron hoy las autoridades.


La fiscalía de Santo Domingo presentó el pasado viernes ante el tribunal a los 15 detenidos acusados de formar parte del supuesto grupo de delictivo, contra quienes solicitó un año de prisión preventiva a fin de continuar las investigaciones.


El tribunal debe decidir si existen pruebas suficientes para mantener detenidos a los implicados o bien si les concede la libertad mientras la fiscalía profundiza la investigación antes de comenzar el juicio criminal de fondo.


Rolando Rosado Mateo, jefe de la Dirección Nacional de Control de Droga, aseguró hoy que uno de los detenidos, el dominicano Sergio Gómez Díaz, "era la cabeza, la estructura fundamental" en República Dominicana del cartel colombiano del norte del Valle.


El funcionario aseguró que la residencia de Gómez Díaz en Santiago, 150 kilómetros al norte de Santo Domingo, era "el centro de operaciones" de los presuntos narcos.


Entre las propiedades confiscadas a Gómez Díaz se encuentra una plaza comercial y uno de los centros nocturnos más famosos de Santiago.


Gómez Díaz y otros 14 hombres, entre ellos el propietario y presidente de la aerolínea dominicana Caribair, 4 militares y 5 extranjeros fueron arrestados el fin de semana por su presunta participación en el narcotráfico y en el equipamiento de aeronaves para el trasiego de cocaína del cartel del valle del norte.


"La Dncd y las autoridades no han dicho que en los cuatro allanamientos no encontraron ni un solo gramo de cocaína", dijo a la prensa Félix Portes, abogado de Gómez Díaz, al insistir en la inocencia de su cliente.


Rosado Mateo también aseguró que la Dncd y la fiscalía cuentan con pruebas suficientes de que Rafael Rosado Fermín, propietario Caribair, adquiría aviones para acondicionarlos para el transporte de drogas.


"Otros aviones que él había comprado fueron detenidos en Honduras cargados de drogas", insistió el funcionario.


Las autoridades "no han encontrado ninguna vinculación de él (Rosado Fermín) con el narco, ni con el lavado de activos", insistió Manuela Ramírez, abogada del acusado.


Recordó que los agentes antinarcóticos tampoco le encontraron ningún tipo de drogas a su cliente.


Además de los dos empresarios y otros cuatro civiles, agentes de la Dncd y la fiscalía detuvieron a 4 militares asignados a la seguridad de una terminal aérea, a dos estadounidenses, un venezolano, un puertorriqueño y un bahameño.


Los arrestos se realizaron luego de que una de la avioneta recién acondicionada se estrelló el 27 de septiembre poco después de despegar sin ruta autorizada del aeródromo de la localidad montañosa de Constanza.


En la accidente murió el piloto y su acompañante, un agente encubierto que participaba en la investigación para determinar la vinculación de la banda con el narcotráfico.


Según el expediente, la aeronave viajaría a la frontera entre Venezuela y Colombia, desde donde partiría con un cargamento de cocaína a Honduras.