Columnistas

Pensi髇 para Medallistas Ol韒picos
Autor: Gabriel Zapata Correa
4 de Octubre de 2012


Despu閟 de la euforia, la emoci髇 y los reconocimientos por obtener una medalla ol韒pica, la mayor韆 de los deportistas regresan a sus vidas, a sus rutinas y a la b鷖queda de nuevos apoyos econ髆icos que les permitan superar lesiones adquiridas

Después de la euforia, la emoción y los reconocimientos por obtener una medalla olímpica, la mayoría de los deportistas regresan a sus vidas, a sus rutinas y a la búsqueda de nuevos apoyos económicos que les permitan superar lesiones adquiridas, prepararse para nuevos encuentros deportivos y de esta manera seguir siendo el estribo económico de sus familias. Con algunas excepciones, las historias de una inmensa mayoría de consagrados deportistas colombianos dan cuenta de condiciones económicas precarias, de procesos difíciles y de sostenimientos aun más complejos. Muchos enfrentan pruebas de supervivencia quizás más difíciles que las que afrontan en las justas deportivas.


Por todo lo anterior y después del éxito alcanzado en los olímpicos, máxima competencia deportiva que concita a todos los países del mundo y que dejó ver el inmenso potencial que poseen nuestros atletas, cuyas glorias muchas veces son efímeras, presenté el Proyecto de Ley “Por medio del cual se consagra la pensión de jubilación para medallistas olímpicos y campeones mundiales”. La propuesta consiste en que todo atleta colombiano que logre medalla en los Juegos Olímpicos, Paralímpicos o en Campeonatos Mundiales, en cualquier disciplina deportiva, tenga derecho a una pensión vitalicia de jubilación y el monto de la compensación corresponda a la presea obtenida por el deportista: Medallistas de oro, el equivalente a 10 smlmv, Medallistas de plata, el equivalente a 8 smlmv, Medallistas de bronce, el equivalente a 6 smlmv y Campeones mundiales, el equivalente a 10 smlmv. Esta pensión se reajustará de oficio cada año, a partir del 1° de enero del año siguiente a su reconocimiento, en el mismo porcentaje en que se incremente el IPC, con el fin de mantener su poder adquisitivo.


Esta iniciativa contempla también pensión de jubilación para los entrenadores, la cual se reconocerá en el mismo monto que se asigna al deportista que formó y que haya logrado medalla olímpica, paralímpica o campeonato mundial. 


Vale la pena recordar que el artículo 52 de la Constitución Política consagra al deporte y la recreación como un derecho, los cuales forman parte de la educación y constituyen gasto público social. Además, La Corte Constitucional mediante Sentencia C-008/96, señaló que a los deportistas de alto rendimiento se les debe considerar como personas dotadas de capacidades excepcionales, cuya plenitud se alcanza al llegar a la edad adulta y luego de años de entrenamiento; además, la alta competencia es una actividad que, por su gran exigencia física y técnica, sólo puede practicarse durante un período corto de la vida.


El Proyecto de ley privilegia la labor esforzada y denodada de los atletas paralímpicos y de los entrenadores de estos deportistas. En la gran mayoría de los casos, los atletas paralímpicos son discriminados y excluidos de la sociedad, por esto las personas en situación de discapacidad deber tener mayores y mejores oportunidades de inclusión social y como una medida de equidad y justicia deben recibir también la pensión que se otorga a los atletas olímpicos.


Considero que desde una perspectiva Constitucional integral y por razones de justicia, equidad y de reconocimiento oficial, es razonable que los medallistas olímpicos, paralímpicos y campeones mundiales y sus respectivos entrenadores, puedan acceder a su pensión de jubilación como un estímulo Estatal por sus altos logros deportivos.