Palabra y obra

“La Traviata” will be unforgettable
“La traviata” será inolvidable
29 de Septiembre de 2012


Con la presentación de “La traviata” concluye la décimo octava Temporada Internacional de Ópera de Medellín, que este año tuvo obras como “Las bodas de Fígaro”, “Los tres tenores” y una “Gala lírica”.

Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Lada Kyssykova nació en Almaty, Kazajistán, en donde hizo sus estudios de canto y dirección coral desde 1997 hasta el 2002 en el Conservatorio Nacional de Kazajistán, y también ha hecho estudios de canto en Italia. Es solista en el Teatro de la Ópera de Kazajistán, en donde ha cantado los más importantes personajes del repertorio lírico. En junio del 2011 ganó el Premio Especial Riccardo Zandonai en el Concurso Internacional de Canto Riccardo Zandonai de Riva del Garda, Italia.

Por: Jorge Hernán Arango García, director Ensamble Vocal de Medellín


“La traviata”, de Giuseppe Verdi, es una de las óperas más populares en el mundo. La obra fue presentada ayer en el Teatro Metropolitano de Medellín José Gutiérrez Gómez y se repetirá mañana domingo a las 5:00 p.m.


La interpretación de esta obra en la ciudad tiene como protagonistas a la soprano de Kazajistán, Lada Kyssykova, y al tenor mexicano Rodrigo Garciarroyo, quienes le darán vida a la historia de amor entre Alfredo y Violetta.


Kyssykova, quien hace el papel de Violetta, dice: “cada que canto ‘La traviata’ me parece que fuera la primera vez porque encuentro algo nuevo y la música de Verdi entró en mi corazón desde que empecé a cantarla, aún permanece ahí como algo emocionante e imborrable”.


No es casualidad que “La traviata” sea una de las óperas más famosas. “Me gusta demasiado, Violetta es un personaje que cambia, crece, conoce el amor, sufre y sabe de todos los ambientes. Hacer un recuento y sintetizarla aquí o en cualquier escrito es difícil porque siempre tiene emociones diferentes”, expresa la soprano.


Violetta es una mujer que al final de su vida encuentra el amor y lo pierde, es muy infeliz. Es una bellísima historia, muy interesante, que a la hermosa soprano Lada Kyssykova le hace derramar lágrimas.


Rodrigo Garciarroyo, tenor mexicano, quien hace el rol de Alfredo en “La traviata”, dice: “El drama de la ópera, ese dolor que se manifiesta en la obra de Verdi, no es fácil detectarlo hoy, debido a la influencia del cine, en donde generalmente todo termina bien”.


La música de “La traviata” atrapa la atención del espectador desde la introducción, por su elocuencia y manera de comunicar el dolor de sus personajes, inspirados en “La dama de las camelias”, de Alejandro Dumas.


Esta forma de componer de Verdi, en la cual a cada rol se le asigna una melodía determinada, hace que la música y el libreto se fundan en una obra maestra en la que todo está previsto.


En el primer acto, por ejemplo, un aria que es del tenor es arrebatada por la soprano en un momento en que se quiere expresar que ya ha nacido el amor entre los dos. Esa manera de cantar lo que estaba asignado al tenor es la declaración del sentimiento que los lleva finalmente al abismo.


La magia de un encuentro musical


Casi siempre resulta inimaginable para un oyente desprevenido escuchar y ver a músicos que no se conocen y puedan interpretar juntos alguna obra. Ese caso se vive permanentemente en el mundo y todo se logra comprender desde el lenguaje mismo de la música que es universal. Lo anterior no significa que el resultado sea excelente siempre, o que en todos los casos nazca la magia de la música de una manera sencilla.


Esta vez es algo fantástico, Lada Kyssykova y Rodrigo Garciarroyo, quienes representan a Violetta y Alfredo en “La traviata”, se han encontrado en Medellín sin antes haberse visto, pero la manera de encontrarse favoreció al público de nuestra ciudad que puede darse el lujo de ver a dos cantantes compenetrados del todo y comprometidos con hacer una función de “La traviata” que sea inolvidable para Colombia.


Particularmente les ha beneficiado tener a un director musical como Dante Rainieri, que conoce profundamente la obra y además la ha cantado muchísimas veces en grandes teatros del mundo.


El maestro Rainieri vive la ópera y comunica perfectamente lo que los cantantes deben hacer. Existe una diferencia grande entre el director que fue cantante y el que siendo un extraordinario músico nunca se ha parado en un escenario como cantante. Sus voces se han fundido de una manera tal que les ha permitido disfrutar aún más de su trabajo de cantantes y de tener como el mejor aliado al maestro Rainieri.


Ellos han podido conversar acerca de los tempos, del trato que Alfredo debe dar a Violetta, han podido comentar todos los puntos de la ópera y esto ha transmitido confianza y felicidad para poder cantar la obra con la seguridad de que ha sido un feliz encuentro musical.


Los sentimientos que se crean en la representación de la ópera los han podido sentir internamente: los sufrimientos, las angustias y todo lo que encierra la obra misma. Violetta es una buena persona a pesar de todas sus travesuras de cortesana en París, es un ángel que cuando encontró el amor canceló toda su vida pasada para dedicarse del todo al amor de Alfredo.


Para el tenor Rodrigo Garciarroyo trabajar con Lada Kyssykova es una alegría grande, pues, aparte de su extraordinaria belleza, es una mujer alegre, dulce, sencilla y que conoce perfectamente el papel que está representando.


Dice el tenor mexicano: “Las voces de los dos se han ensamblado muy bien, pues generalmente entre cantantes siempre resultan algunas notas o frases complicadas de resolver y en esta oportunidad todo ha funcionado perfecto”.


Maravilloso que en Medellín se den estos regalos de alto nivel artístico. Eso es lo que necesita nuestra ciudad. Bravo a Prolírica por el gran esfuerzo que hace desde hace más de 18 años, convirtiendo a Medellín en una ciudad viva para el arte musical.



Giuseppe Verdi


Compositor italiano que nació en 1813, perteneciente al romanticismo. Hoy es reconocido como uno de los más importantes autores de ópera que ha tenido la música de occidente, y uno de los más sobresalientes compositores italianos de esta arte escénica, junto a Rossini, Donizetti, Bellini y Puccini.


Compuso aproximadamente 37 obras, siendo las más famosas "Aida", "Otello" y "Don Carlo". Además de la trilogía compuesta por "Rigoletto", "La traviata" (siendo el "Brindis", de esta obra, una de más famosas arias de la historia) e "Il Trovadore". Murió en 1901.