Economía

Proposal to eliminate three zeroes revives
Revive propuesta de eliminar tres ceros
Autor: Ana María Mejía Angel
21 de Septiembre de 2012


La medida de retirar ceros de las denominaciones de billetes y monedas no es nueva y en el mundo, varios países ya la han implementado. Esta acción generalmente obedece a la necesidad de controlar una inflación que sube en exceso.

Que comprar una casa no cueste 80.000.000 de pesos, sino $80.000 o que las obras de una carretera cuesten $1.200 millones y no $1,2 billones como hoy, sería el resultado de la eliminación de tres ceros de la moneda colombiana, propuesta que volverá al Legislativo en los próximos días, por segundo año consecutivo.


Dicho proyecto de ley anunciado por el presidente Juan Manuel Santos y que se radicaría “a más tardar en la primera semana de octubre”, según el primer mandatario, viene dentro de un paquete de quince iniciativas que incluyen el proyecto para facilitar los pagos electrónicos, un proyecto sobre el contrato de aprendizaje y la reforma pensional.


Santos aseguró que este cambio es “un paso adicional en mantener la política de la moneda sana. Que va a significar beneficios para el poder adquisitivo de los colombianos” y que es necesario para “ponernos a tono con la realidad internacional hoy en día”.


Al respecto, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, manifestó que en algunos países ven la moneda colombiana como “extraña” pues “son muy pocos los países que tienen cifras grandes en su unidad monetaria”, afirmó.


Uribe indicó que la estabilidad económica del país hace que la eliminación de los tres ceros se dé “en el momento oportuno”, aunque reconoció que dicho cambio tendrá dos costos: acuñar nuevas monedas, para reemplazar las de $1.000 por las de un peso y la realización de campañas educativas “muy fuertes, para explicar que no es lo mismo tener mil pesos actuales a un peso nuevo”, aunque esto requeriría un importante costo para el Gobierno: unos $220.000 millones.


¿Cómo afecta la vida diaria?


Según el especialista en finanzas, Francisco Mejía Zuluaga, eliminar tres ceros de la moneda implica que los precios de muchos productos de consumo diario sufran un incremento por el “redondeo”. Esto significa que, por ejemplo, “una caja de chicles, que cuesta $200 acabará costando $1, porque no es viable que se reintroduzcan los centavos”, puntualizó.


En cuanto a los efectos contables, manifestó que el cambio obligaría a todas las empresas a actualizar sus libros de contabilidad, pues ya no sería “lógico ni comprensible” que en ellos se manejaran cifras de varios millones de pesos.



No hubo apoyo en 2011


El año pasado, el Gobierno presentó la propuesta de eliminar los tres últimos ceros en las denominaciones de billetes de 1.000 a 50.000 pesos. Sin embargo, a pesar del apoyo de un sector de parlamentarios, comercio, industriales, BanRep, la iniciativa no "pasó el examen" en el Congreso por los elevados costos para el Emisor.


Según el presidente Juan Manuel Santos, esto sucedió "por falta de pedagogía, por falta de escucharlo bien" y aseguró que "solamente trae beneficios importantes a un costo mínimo".


Entre los argumentos a favor para el "nuevo peso" estaba la posibilidad de facilitar operaciones de contabilidad para los balances empresariales y transacciones comerciales, pero los detractores de la medida enfatizaron en que el costo de la misma sería excesivo y que en el momento había "otros temas prioritarios en discusión".