Columnistas

Bancos y ética
Autor: Guillermo Maya Muñoz
21 de Septiembre de 2012


Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, el más grande del país, regañó públicamente a sus empleados por haber aprovechado un error de Almacenes Éxito al marcar el precio de promoción de las neveras de 4 millones a 400 mil pesos.

Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, el más grande del país, regañó públicamente a sus empleados por haber aprovechado un error de Almacenes Éxito al marcar el precio de promoción de las neveras de 4 millones a 400 mil pesos. Les dijo que esa era la ética de la “viveza”, que sentía tristeza. Un banquero triste es un banquero quebrado. Pero, no en este caso, por supuesto.


Sin embargo, no son los trabajadores que buscan en folletos de supermercados rebajas en neveras y en calzoncillos quienes han puesto con su comportamiento el capitalismo al borde del abismo. Han sido los bancos. Los bancos y los banqueros han actuado de una manera muy poco convencional, con métodos muy parecidos a las mafias, según Matt Taibbi (The Scam Wall Street Learned From the Mafia, rollingstone.com, june 20-12), y se han saltado todas las barandas éticas que podían haber tenido si es que tenían alguna.


Tomemos el caso de Goldman, un banco de inversión: De acuerdo a Jessica Pressler (NYT Magazine, april 16-2010) Fabrice Tourre, uno de los vicepresidentes de GS, con sede en Londres, en el año 2007, permitió que John Paulson, fundador de un fondo de cobertura, estructurara una obligación de deuda colateralizada (CDO) llamada Abacus 2007-AC1, formada con  hipotecas de alto riesgo (subprime) cuidadosamente seleccionadas, y que vendió entre los clientes de GS, al mismo tiempo que Paulson compraba SWAPs (seguros de crédito contra bancarrota), apuestas negativas, en contra de Abacus, que generarían enormes ganancias si el mercado inmobiliaria fuera a la bancarrota, como efectivamente pasó. Mientras Paulson hizo millones de dólares con los Swaps, los inversionistas perdieron más de un billón de dólares con la compra de los CDO.


Ahora, veamos el caso de la manipulación de la tasa libor (London interbank offered rate) en Gran Bretaña por los bancos ingleses, como el Barclays y otros, con la complicidad del Banco de Inglaterra, y que fue multado en 454 millones de dólares por las autoridades regulatorias de GB y de EEUU.


Desde los años 80, la libor es la tasa promedia (un índice) a la cual los grandes bancos se prestan entre sí, sin exigir ningún colateral. La libor es la tasa de referencia para determinar los pagos sobre 350 billones (ponga otros doce ceros) de dólares en instrumentos financieros, seis veces el PIB mundial anual, como préstamos hipotecarios, tarjetas de crédito, prestamos estudiantiles, etc. La libor aparece en simultánea en todas las pantallas de las bolsas del mundo y en los noticieros financieros, como guía para los inversionistas y ahorradores.


Para la formación de la libor, Thomson Reuters, contratada por la British Banking Association, les pregunta a un grupo de 16 bancos internacionales a qué tasas pueden tomar prestado, antes de las 11 a.m. de cada día, para diferentes tipos de préstamos y vencimientos. La respuesta a esta pregunta determina la libor. Se espera una respuesta honesta a esta pregunta por cada banco y no en colusión y acuerdo con otros bancos, como realmente pasó desde 2005 hasta 2011.


Barclays y otros bancos entregaron información que conducía a manipular hacia arriba, cuando les convenía, y hacia abajo -cuando en plena crisis no querían aparecer como bancos que estuvieran en situación de apuros, de iliquidez o de bancarrota, pagando tasas de interés  elevadas- bajando así el costo de su financiamiento, al mismo tiempo que mejoraban sus balances al aumentar los precios de sus títulos valores. Igualmente, esto significaba enormes pérdidas para quienes se habían cubierto con derivados contra alzas en las tasas de interés, las municipalidades que habían colocado el dinero de sus bonos para financiar obras públicas en las cuentas de estos bancos, los fondos soberanos, etc. ¿Cuánto perdió el Banco de la República?


Las agencias calificadoras de riesgo calificaron bonos basura con grados de inversión, llevando a algunos fondos de pensiones y a muchos inversionistas a la quiebra. Los paraísos fiscales son paraísos financieros que ponen al descubierto la naturaleza ambivalente del capitalismo, en donde todo vale si se trata del dinero, y de no pagar impuestos o de lavar dinero mal habido. ¿Qué ética es posible construir para garantizar que la sociedad no sucumba al poder del dinero? ¿Es ético prestar al 20% mientras se reciben depósitos al 4% o al 0.0%? ¿Cuántos colombianos perdieron su casa con la crisis hipotecaria de 1998-2002?