Columnistas

La obligatoria protecci髇 del anciano
Autor: Delf韓 Acevedo Restrepo
5 de Septiembre de 2012


En el Congreso de la Rep鷅lica cursa en la actualidad el proyecto de ley No. 73 de 9 de agosto de 2012, presentado por el senador Armando Benedetti Villaneda, por medio del cual se establecen medidas alternativas a favor del adulto mayor.

En el Congreso de la República cursa en la actualidad el proyecto de ley No. 73 de 9 de agosto de 2012, presentado por el senador Armando Benedetti Villaneda, por medio del cual se establecen medidas alternativas a favor del adulto mayor. Dicha ley tiene por objeto la integración de todas las personas mayores de 65 años a la vida activa y comunitaria del país para garantizar el ejercicio de sus derechos y libertades estipulados en la Constitución Política y las leyes de la República, consagrando además que dicha garantía y protección será obligación de la falmilia, la sociedad y el Estado.


Las normas contenidas en este proyecto de ley, son de orden público, de carácter irrenunciable y al cumplimiento de las mismas concurren las autoridades del ámbito nacional, departamental, distrital y municipal, con la asignación de recursos financieros, físicos y humanos.


Se contempla en el texto que comentamos, para las personas mayores, el derecho a la vida y a la calidad de un ambiente sano; derecho a la integridad personal; a la rehabilitación y socialización; a la protección; a tener una familia y a no ser separado de ella; a la alimentación; a la salud; a la educación; a la recreación; a la intimidad; a la información; etc.


Se señalan como autoridades competentes para el restablecimiento de tales derechos, a las Defensorías de Familia, las comisarías y el ministerio público. En el artículo 83 del proyecto se estipula además que las organizaciones especializadas, como las veedurías ciudadanas o cualquiera otra forma de organización social participarán en el seguimiento y vigilancia de las políticas públicas y de las acciones y decisiones de las autoridades competentes.


El proyecto del senador Benedetti desarrolla claros preceptos de la Constitución Política cuando indica en el inciso 12 del artículo 46, que el Estado, la sociedad y la familia deben concurrir la la protección y asistencia de las personas de la tercera edad.


Como se lee en la exposición de motivos del proyecto, se calcula que en un siglo el país pasó de 4.335.470 habitantes a 42.090.502, de los cuales el 6% son mayores de 65 años. Entre la población de la tercera edad, el 64% son mujeres. Se calcula que para el año 2050 la población será de 72 millones, con un 20% mayor de 65. 


Una buena parte de las personas mayores en nuestro medio son tratadas como menores de edad o minusválidos, irrespetadas o sometidas a maltrato verbal o físico o condenadas al abandono. En 2011 se presentaron en Colombia 1.312 casos de violencia intrafamiliar y entre enero y abril de 2012 se reportaron al Instituto Nacional de Medicina Legal 86 casos. Se impone pues, para hacerle asimilar los cambios al viejo de hoy y no mantenerlo como un ser extraño en nuestro mundo, un humanismo de la vejez, una filosofía del viejo. Así lo observa Gonzalo Canal Ramírez en su conocido libro “Envejecer no es deteriorarse”. “No bastan las prestaciones de hospital, pan y drogas. Se requiere tambien la integración humana del viejo a nuestro mundo, tan distante y diferente del de su infancia. Tambien una ecología de la vejez”.