Fútbol en el Mundo

Prophet away from his own land
Profeta lejos de su tierra
Autor: Carlos Hernández Quintero
4 de Septiembre de 2012


Mauricio Molina disfruta de su vida en Corea del Sur junto a su esposa Laura Catalina Casas y sus hijos Alejandro y María del Mar. El crack colombiano no se cambia por nadie.

Foto: Cortesía 

Mauricio Molina se convirtió en un jugador vital para su equipo el Seúl FC, club que por ahora marcha primero en la Liga de Corea del Sur con 64 puntos en 30 partidos disputados.

Alrededor del mundo, son muchos los jugadores colombianos que cada ocho días se destacan en cada una de sus ligas anotando goles o siendo figuras importantes de sus equipos.


Mauricio Molina, aquel que se fue como ídolo y que dejó un bonito recuerdo entre los hinchas del Medellín, es hoy uno de los futbolistas más importantes de la Liga de Corea del Sur con su equipo el Seúl FC, club al que llegó a comienzos del año pasado después de un largo y fructífero trasegar por el balompié mundial.


EL MUNDO habló con el jugador antioqueño acerca de su presente en el otro lado del mundo y de lo que puede llegar para su carrera profesional.


-¿Cómo va su rendimiento con el Seúl FC y qué expectativa hay para este año?


“El año empezó muy bien para mí, haciendo goles y asistencias. Ojalá podamos pelear este año el campeonato. Mi equipo acá es grande, es el que más hinchada tiene en el país, es el equipo de la capital, siempre está peleando arriba las primeras posiciones”.


-¿Se ganó ya el cariño de la gente?


“Yo veo gente en las tribunas con la bandera de Colombia, eso para mí es un orgullo muy grande porque está uno afuera, en un país tan lejano, donde se sienten tanto las diferencias culturales”.


-¿Cómo calificas el nivel del fútbol coreano?


“Es un fútbol muy difícil. Los jugadores coreanos están muy bien preparados en lo físico desde niños y son muy buenos técnicamente, son muy fuertes. Nosotros tenemos un poco más de habilidad, somos capaces de resolver partidos con una jugada individual”.


-¿Siente usted que le exigen más por ser extranjero?


“Hay que marcar la diferencia. Hay que estar mostrando siempre algo bien diferente, y a mí por ser de ataque, tengo responsabilidad en los goles, de ganar los partidos”.


-¿Está en uno de los puntos más altos de su carrera como jugador?


“Yo siento que encontré algo que buscaba hace mucho tiempo, que era la estabilidad, quedarme en un mismo sitio. Ya llevaba ocho o nueve años corriendo de un lado para otro y estaba buscando condiciones buenas para trabajar. No sé si futbolísticamente me siento en plenitud, pero sí en la parte personal”.


-¿Cómo es vivir en Corea del Sur, difícil?


“No para nada, antes es más fácil, se vive como se tiene que vivir. Es todo lo contrario a lo que la gente se imagina por lo lejos que es. Acá se vive en paz, la gente vive en comunidad, es disciplinada, es un país muy tranquilo, sin robos ni violencia”.


-¿Y con la cultura cómo le va?


“Uno termina adaptándose. Ellos de todas formas lo respetan a uno por ser extranjero, no te obligan como a vivir su cultura al pie de la letra. Ese rigor no lo siento. Por ejemplo la comida de acá es muy buena. No sufro por eso”.


-¿Tiene algún reto en su carrera todavía por cumplir?


“Por mi edad, es difícil aspirar a jugar en Europa, creo que esa etapa, no sé si esté quemada, pero es muy difícil. Tengo muy claro lo que Dios me puso y mi futuro está por acá. Ya llevo tres años y tengo un nombre muy importante en este país”.


-¿Regresar a Colombia está en la lista de cosas por hacer?


“Mi plan es terminar el año y medio que me queda de contrato acá en el equipo y ojalá pueda renovar con ellos. Si no se puede con el mismo, llegar a otro en Corea. Por ahora es muy difícil volver. Este equipo a mí me compró y el que me quiera llevar creo que tiene que pagar una muy buena plata por un jugador de 32 años”.


-Con seguridad, los hinchas del Medellín lo están esperando. ¿Qué tiene para decirles?


“Tengo que esperar que termine el contrato y de acá a eso quién sabe que pase en el Medellín, qué directivos y qué cuerpo técnico vayan a estar. Tienen que coincidir muchas cosas, pero uno en el fútbol nunca puede cerrar puertas ni decir que no porque cosas pueden pasar”.


-¿Qué piensa del momento del Rojo?


“Nunca pensé que el equipo fuera a estar en una situación como esta de tanta presión. Afortunadamente no está en promoción ni descendiendo, todavía tiene un colchón y se puede salvar para revertir la situación. Medellín necesita un cambio estructural grande”.


- La selección Colombia continúa en su camino a Brasil 2014. ¿Lamenta no estar ahí?


“Yo soy un jugador maduro, ya tengo experiencia y tengo la tranquilidad para aceptar que no soy tenido en cuenta para los técnicos de la selección, no sé las razones ni los motivos. Como jugador colombiano siempre quiero estar. Uno trabaja esperando ese reconocimiento pero ya han pasado muchos años estando en un muy buen nivel y no he sido llamado. Entiendo que habrá algo que no deja que me llamen, no sé qué será”.



“Mao”, por el mundo


Mauricio Alejandro Molina Uribe nació en Medellín el 30 de abril de 1980. Su debut como jugador profesional lo hizo en el Envigado (27 goles) en 1997. En el Naranja estuvo hasta 2001, cuando fue traspasado a Independiente Santa Fe (5). En el cuadro bogotano no tuvo buenas actuaciones y al año siguiente firmó con el Medellín (30), equipo con el cual salió campeón en 2002 y con el que jugó la Copa Libertadores 2003, en donde tuvo una destacadísima labor.


A mediados de ese año viajó a México para jugar en el extranjero con los Monarcas de Morelia (1). En julio de 2004 se fue al Al-Ain de los Emiratos Árabes Unidos y luego terminó otra vez en el DIM en 2005. De ahí pasó a San Lorenzo de Argentina pero retornó al "Poderoso" a finales de 2006.


Olimpia (9) de Paraguay fue su casa por tan solo seis meses en 2007, debido a que para la segunda mitad del año vistió la camiseta del Estrella Roja (3) de Belgrado en Serbia.


Uno de sus mejores pasos lo tuvo en 2008 con el Santos (17) en donde estuvo un año y medio. En julio de 2009 se fue a Corea para actuar con el Seongnam (35). En enero del año anterior, fue transferido al Seúl (29) de ese mismo país. En total, "Mao" ya suma 156 en su carrera futbolística.


*Entre paréntesis, los goles anotados en cada equipo.