Economía

More insurance is needed in the homes of Colombians
Faltan más seguros en las casas de los colombianos
Autor: Ana María Mejía Angel
29 de Agosto de 2012


Perder la inversión para la cual se trabajó durante varios años o recuperar una gran parte de ella gracias a un seguro de vivienda, es una pregunta que más de uno debería hacerse. Actualmente, es posible encontrar pólizas desde mil pesos al mes.


Fuente: Fasecolda / Gráfico: Álvaro Tuberquia Henao / EL MUNDO

El desconocimiento de los alcances de las coberturas de las pólizas de seguros o la creencia que un seguro es “muy costoso”, son los principales motivos que los colombianos aducen para no contratar una póliza de seguro para sus viviendas, lo que explica por qué solo el 15% de los hogares tienen este tipo de seguro, según la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.


Cabe señalar que de estos hogares asegurados, la mayoría solo tienen el llamado “amparo básico” que cubre los eventos accidentales o climáticos, como incendios, inundaciones o terremotos, y solo unos pocos incluyen en sus pólizas coberturas contra robo, responsabilidad civil y cortocircuitos, según información de Fasecolda.


Para María Teresa Guinand, gerente de Marketing de la empresa corredora de seguros, Correcol, el principal problema es que “cuando una persona compra una casa o apartamento con una entidad financiera que le ofrece un seguro, piensa que ya queda cubierto, pero en realidad, el seguro con el banco solo cubre la deuda”, es decir, que si ocurre un evento que destruya la infraestructura, la persona queda libre de la deuda “y nada más”, explicó.


Respecto a cuánto dinero invirtieron los medellinenses en asegurar sus hogares, Fasecolda informó que durante el primer trimestre de este año, las aseguradoras reportaron pólizas por 19.140 millones de pesos, entre seguros para infraestructura, contra robo y terremoto.


Al respecto, Guinand explicó que los eventos sísmicos se tarifan por aparte, pues hay zonas con más riesgo que otras, “por ejemplo, en la Costa Atlántica es más económico el seguro, porque no hay riesgo de terremoto, pero la zona andina sí tiene ese riesgo y tiene una prima más elevada para ese rubro”, indicó.


Qué se debe asegurar y precios


Hay tres formas de asegurar una vivienda: el propietario que la habita, que puede asegurar la estructura y su contenido, como muebles, electrodomésticos, joyas, entre otros; el propietario que no la habita, que aseguraría la infraestructura; y el arrendatario, que puede asegurar sus contenidos.


En cuanto a su valor, Guinand manifestó que los precios varían según la aseguradora y lo asegurado, pero “hay productos muy económicos, hay pólizas de hogar desde mil pesos mensuales, para una vivienda de estrato dos o tres”, además de los llamados “microseguros”, que pagan un valor “muy bajito de prima y cubren por unos 800.000 pesos”, aseguró.



¿Cómo asegurar mi vivienda?


Cada aseguradora tiene sus propios requisitos para otorgar un seguro sobre un inmueble. Sin embargo, hay una información básica que se debe entregar a la aseguradora para solicitar una póliza:


-Valor del inmueble: este valor corresponde a cuánto costará reconstruirlo, en caso de algún siniestro y no debe confundirse con el valor del avalúo catastral.


Cabe señalar que el valor de la reconstrucción es el que hará falta para dejar el inmueble en las mismas condiciones que cuando se aseguró. También se puede entregar el valor de la reposición del inmueble, con características equivalentes al que se aseguró.


-Valor de la reposición de los bienes: se refiere a la suma de todos los muebles, enseres, electrodomésticos y computadores, joyas y obras de arte.