Columnistas

.O.S! al Gobierno y al Congreso
Autor: Jaime Tobon Villegas
28 de Agosto de 2012


Si hacemos un c醠culo optimista, en el Gobierno y el Congreso, para el segundo semestre del a駉 en curso, tomando los tres y medio meses de septiembre a diciembre 15 y calculamos tres sesiones semanales

Si hacemos un cálculo optimista, en el Gobierno y el Congreso, para el segundo semestre del año en curso, tomando los tres y medio meses de septiembre a diciembre 15 y calculamos tres sesiones semanales, podríamos tener entre 40 y 45 semanas de trabajo, tres días por semana, sin contar el trabajo de comisiones para preparar proyectos de Ley por iniciativa parlamentaria ó del ejecutivo, nos vemos comprometidos con el tiempo; ¿para qué?


Veamos: el país espera con angustia la decisión en problemas de magnitud como las reformas en los siguientes temas: la Justicia (que se quedó entre amigos); la Salud, la necesidad del pueblo colombiano; el Fuero Militar, para poder contener la subversión; la Reforma Tributaria, para buscar la justicia con equidad, evitar la evasión, extender la base tributaria y eliminar las exenciones; la Legislación Minera, que permita la utilización prudente de los recursos naturales y que el país reciba los beneficios pertinentes de dichas explotaciones, revisión de los contratos y oportunidades para los inversionistas nacionales; la Reforma Educativa total, es decir, desde la infancia, básica primaria y secundaria, técnica, profesional, hasta maestrías y doctorados, y el presupuesto suficiente para poder atender producción de la ciencia, la tecnología, la invención, en términos que nos permita empezar a actualizarnos para la competitividad que ya nos confunde; la Reforma Pensional, para poner término a las elevadas pensiones, sueldos y salarios que están recibiendo unos privilegiados, frente a los 21 millones de personas en capacidad de trabajar, limite que no debiera ser superior a 10 millones de pesos. Las pensiones y altísimos sueldos se han convertido en fuentes de riqueza y han aumentado la inequidad social. Lo anterior, con el ánimo de que todos estos procesos tengan la dirección de mejorar la calidad en las condiciones de vida del ser humano, es decir, el desarrollo con humanismo.


Fuera de muchos otros problemas que el país tiene por resolver, los dos fundamentales, son: a) La paz individual y colectiva, frente a los grupos violentos de la guerrilla, el narcotráfico, las ‘bacrim’, que siguen creciendo en campos y ciudades. En este punto vale la pena que se reflexione sobre la influencia que en el caso colombiano está teniendo el famoso “Foro de Sao Paulo” en sus 8 reuniones, que tiene por objeto destruir los gobiernos democráticos de América Latina y demeritar las acciones de la Fuerza Publica, para implantar el Socialismo Bolivariano, cuyo hilo conductor arranca de Cuba, se establece en Venezuela y está irrigándose por Ecuador, Chile, Brasil, México, Argentina, Bolivia y Nicaragua.


Y b) Las obras de infraestructura para la conectividad entre las regiones distintas del país y la comunicación terrestre, marítima y aérea, para poder atender con facilidad el suministro de bienes y servicios con miras al mercado externo.


Esperamos confiados que Gobierno y Congreso se ocupen de darle tranquilidad al pueblo colombiano en materias como las que dejamos escritas en este comentario. No se  olvide que ambos, ejecutivo y legislativo, fuer elegidos para buscar soluciones a las necesidades vitales de los electores y, ya elegidos, representan la totalidad de las urgencias de 46 millones de colombianos.