Mundo deportivo

“Give him a 10½”
“Denle un diez y medio”
Autor: Jonny Andrés Sampedro
24 de Agosto de 2012


Un curioso hecho sucedió ayer en el Open EPM que se celebra en la Liga Antioqueña de Tenis. Uno de los tenistas pasó apuros, hubo risas y quedó una anécdota que pocos olvidarán.

El peruano Duilio Berreta (1) y el colombiano Nicolás Barrientos (5) no defraudaron con su partido de ayer en los cuartos de final (6-7, 6-2, 3-6), los que defraudaron fueron los tenis de Barrientos, que en pleno partido se dañaron, se rajaron por la mitad y lo dejaron en la inopia.


Cuando ambos empataban 4-4 en el primer set Barrientos empezó a quejarse de su calzado y a hacer gestos de no sentirse cómodo. Tras cada punto, el rubio de pelo ensortijado aumentaba sus quejas y lamentos y tras cada jugada el roto se hizo más amplio y visible.


“Se me están dañando los tenis hermano, mirá. Cómo hago para jugar así”, le decía el colombiano a uno de sus amigos que lo apoyaba desde la tribuna.


El primer set continuó. Barrientos celebraba cada uno de sus puntos y con preocupación miraba constantemente el estado de sus tenis, los cuales compró hace cinco días.


“No traje otro par. Solo vine con estos, porque estaba estrenando. Quién se iba a imaginar que saldrían tan malos”, comentó el bogotano.


Cuando se terminó el primer episodio Nicolás no aguantó más. Hizo una pausa, una rápida evaluación de sus zapatos, que a esa altura ya parecían alpargatas y dio su dictamen: pérdida total.


Solidaridad


Ante esta eventualidad sus amigos se movilizaron. Unos salieron en busca de un par de tenis por cuanto rincón había en la liga antioqueña de este deporte y otros se quitaron los suyos, para prestárselos a su compañero que no podía perder el paso a la semifinal por esta desgracia.


Por las gradas de la cancha central desfilaron tenis de amigos y desconocidos. De mano en mano fueron pasando hasta llegar donde Barrientos, quien se midió por lo menos cinco pares, los de Jonathan Brand, los de Juan José Arango, entre otros.


“Unos diez y medio, unos diez y medio por favor”, pedía el damnificado, mientras devolvía los de talla pequeña o los que le quedaban grandes.


Del almacén de productos deportivos que hay en la liga llegó la solución. Claudia Cardona, quien trabaja allí, fue donde su esposo Humberto Estrada y le pidió prestado sus tenis talla once. Cardona regresó con ellos y para no preocupar al hombre de pies descalzos, le mandó a decir que jugara tranquilo, que eran once, pero que el tallaje había salido pequeño. “No se preocupe que esos le sirven” gritó la señora.


Barrientos volvió al terreno de juego y perdió el segundo episodio (6-2). Para el tercero cambió su camisa de color rojo por una gris, ajustó los cordones de sus zapatos y salió a devorarse a su oponente, sobre el que se impuso 6-3.


Al terminar el partido el capitalino celebró su paso a la semifinal. Preguntó por el dueño de los tenis y si debía devolverlos inmediatamente.


“Se los presto por esta semana. Hasta que juegue la final. Si es campeón, que se quede con ellos, sino, que los limpie y los devuelva”, dijo entre risas Claudia Cardona.



Resultados


Michael Quintero fue el segundo colombiano que se clasificó a la semifinal de este certamen, al vencer al estadounidense Gregory Ouellette con marcador de 6-4, 6-2.


El bogotano Juan Sebastián Gómez sucumbió contra el chileno Guillermo Rivera 2-6, 6-1, 7-6 (6) y el mexicano César Ramírez venció a Christopher Racz (USA) 6-4, 6-3.


Las semifinales se disputarán hoy de la siguiente forma: Nicolás Barrientos-César Ramírez y Michael Quintero-Guillermo Rivera. Dichos compromisos se podrán apreciar gratuitamente en la Liga Antioqueña de Tenis desde las 11:00 a.m.