Economía

30 years later, history repeats itself
30 años después la historia se repite
24 de Agosto de 2012


Después de la crisis financiera en América Latina en 1982, en Europa se presentan similitudes que le dieron origen a los problemas de crédito por los que actualmente atraviesa el Viejo Continente.


El índice compuesto de actividad de la zona del euro se situó en agosto en 46,6 puntos (frente al 46,5 registrado en junio), por debajo de los 50 puntos que marcan el límite entre la contracción y el crecimiento.

 Cortesía: wfabry

 

El 20 de agosto de 1982, México anunció la moratoria de la deuda internacional, lo que llevó a lo que se conoció como la crisis financiera del tercer mundo, situación muy similar a lo que vive Europa hoy en día.


Larry Elliott, editor económico del periódico inglés The Guardian, anuncia que tres décadas después la misma crisis se encuentra en el primer mundo y compara la situación actual de Grecia con la de México en 1982, al igual que los bancos americanos, británicos y japoneses que aprovecharon la bonanza de los años 70 con los bancos europeos que “bombardeaban” dando crédito hipotecario.


De igual forma asemeja la “imprudencia” de las entidades financieras a la hora de otorgar créditos con la “titulización de los préstamos que permitían a los bancos abrigar los buenos créditos hipotecarios con los malos y venderlos”.


El editor también compara las similitudes entre las políticas de respuesta a la crisis, argumentando que en América Latina los gobiernos pedían prestado al FMI, para poder pagarles a los bancos que se veían amenazados, al igual que Grecia actualmente “pide con una mano para entregar con la otra”.    


Por su parte, el analista económico Daniel Niño Tarazona señala que “hoy por hoy el FMI le entrega recursos a Grecia para que este país pueda cumplir sus obligaciones y a cambio de eso lo pone en un programa de ajuste como el que tuvimos en América Latina”.


El papel de los bancos


Elliott adjudica un trato demasiado suave contra los bancos y sus excesos durante las décadas de los setenta y a comienzos de los ochenta, acusando igualmente a los gobiernos de la época de no regular sus actividades, especialmente a la liberalización de capital la cual “condujo a la concentración del poder sin restricciones y el enriquecimiento de una élite”.


No obstante, Daniel Niño arguye que si bien los bancos tuvieron responsabilidad, se la adjudica a que estas entidades financieras son ‘procíclicas’, “es decir, cuando la economía va bien quieren prestar, y cuando no está bien, no lo hacen”.   


El analista económico también menciona que los bancos centrales y los gobiernos tuvieron su parte de responsabilidad, ya que en varios casos eran estos, “por diferentes razones y por diferentes normativas, quienes estuvieron presionando para que los bancos prestaran dinero”.  


Larry Elliott concluye en su columna que se pueden aprender dos lecciones de la crisis en América Latina. La primera es que habrá mayores amortizaciones en el crédito griego y en segundo lugar, que dejar los “sistemas financieros intactos, sin reforma y sin castigo casi garantiza una futura crisis”. 



¿Cómo se superó la crisis?


El analista económico Daniel Niño Tarazona apunta que en América Latina "salimos muy lentamente de esa crisis, incluso podemos decir que los años ochenta fueron la década perdida pero los noventa fue una época de mucha reforma y esas reformas que se aplicaron tardan tiempo en notarse".


A pesar de las reformas, Niño señala que "en el continente nos vimos muy expuestos con estas reformas como en el año 94 en el cual volvimos a sentir el efecto tequila (crisis en México), en el 97 la crisis de Asia, en el 98 la crisis rusa".