Columnistas

Juan Guillermo Restrepo R.
Autor: Sergio Esteban V閘ez
23 de Agosto de 2012


Por estos d韆s, la Academia Antioque馻 de Historia, la Sociedad Bolivariana de Antioquia y otras benem閞itas instituciones de nuestra ciudad est醤 de luto, a causa del fallecimiento de uno de sus miembros m醩 activos: Juan Guillermo Restrepo Restrepo

2

Por estos días, la Academia Antioqueña de Historia, la Sociedad Bolivariana de Antioquia y otras beneméritas instituciones de nuestra ciudad están de luto, a causa del fallecimiento de uno de sus miembros más activos: Juan Guillermo Restrepo Restrepo.


Discreto y sobrio, prudente y buen observador, don Juan Guillermo se distinguió ante todo por ser el más ferviente apóstol promotor de la figura de “el Libertador” en nuestra Antioquia. Con paciencia e ingenio, logró, siempre de la mano de su hermana, la eminente historiadora, educadora y filósofa Socorro Inés Restrepo, la materialización del sueño de convertir su casa en todo un museo de culto al gran “Simón de América”. Nadie más en la tierra paisa ha logrado reunir en su hogar un número semejante de libros sobre Bolívar o con referencias al mismo (más de 2.000), de reliquias de memorabilia con motivos bolivarianos, de retratos al óleo, tallas y otras imágenes del Padre de la Patria (más de 600 piezas iconográficas), de recortes de prensa sobre su heroísmo, de documentos de todo género acerca del titán que nos dio la libertad.


No había detalle sobre la vida de “el Libertador”, ni máxima pronunciada o escrita por él, ni comentario o realización en torno a su obra que no conociera Juan Guillermo Restrepo R. Era también experto en la genealogía de “Don Simón”.  Pero, sobre todo, pocos han sido hermeneutas más prístinos de la verdadera doctrina bolivariana, pocos han tenido mejor discernimiento y claridad a la hora de interpretar el pensamiento de Bolívar, en una sociedad en la cual todas las vertientes políticas, desde la guerrilla y el chavismo, hasta el Partido Conservador, han querido apropiarse de la gloria imbatible de aquel hombre superior.


Su pasión por Bolívar lo llevó a buscar, a lo largo de su vida, divulgar la sabiduría, el altruismo y el coraje del gran prócer. Así, escribió varios libros sobre el héroe, creó una publicación mensual, “Folios Bolivarianos”, y presentó diversas exposiciones sobre “el Libertador”, en la Universidad de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y otros recintos. También quiso honrar al personaje de su veneración dando forma con sus manos a pinturas y cerámicas en su honor. 


Me cuentan que en sus últimos días, don Juan Guillermo, quien estaba próximo a cumplir 80 años de edad, no perdió ni por un instante la sed y el entusiasmo por la investigación bolivariana y en su conversación nunca dejó de estar presente la erudición que fue su sello y que sorprendió siempre a quienes lo conocieron: desde sus compañeros en la Universidad de Madrid (donde se graduó en Filosofía y Letras), hasta sus contertulios de la Academia Antioqueña de Historia, en quienes halló a colegas de las mejores calidades, todos también cultísimos, con quienes gozó de rica retroalimentación. Pero nadie supo complementarlo tan justamente como su hermana Socorro Inés, eterna compañera suya y coartífice de su “santuario bolivariano”.  


Además de sus cualidades intelectuales, es preciso resaltar sus virtudes morales. Me permito, por tanto, reproducir el siguiente fragmento de las sentidas palabras que pronunció el académico y noble amigo Orlando Montoya Moreno, en el homenaje póstumo que la Academia Antioqueña de Historia rindió a la memoria de don Juan Guillermo: “Era misericordioso y dadivoso con los necesitados, a quienes extendía, sin presumir de nada y en la elocuencia del silencio, la ayuda generosa en el momento oportuno (…). Era respetuoso en grado sumo, de rectitud y honestidad a toda prueba, de principios inquebrantables, servicial como el que más. Tenía un alto concepto de la amistad y de la lealtad. Era bueno para escuchar y parco para hablar. Puntual y comprometido, solidario y justo”. Y prosigue Montoya Moreno: “Sin cuentas pendientes, partió de esta a mejor vida dejando muy avanzadas obras como ‘Diccionario biográfico y bibliográfico del Libertador’, ‘Bibliografía de Manuela Sáenz’, ‘Antioqueños camino a los altares’, ‘El general Juan María Gómez’, ‘Casas, albergues y lares del Libertador’ y una colección de ‘Cuentos de la patria’ (sobre la infancia de algunos próceres, dirigidos a los niños de su familia)”.   


En este 2012, cuando nuestra Antioquia celebra el bicentenario de su independencia, bien valdría la pena que algún ente gubernamental auspiciara y diera continuidad a las investigaciones y los proyectos históricos que don Juan Guillermo Restrepo estaba adelantando en el momento de su deceso. Esa, la salvación de su obra, sería el mejor homenaje postrero a este antioqueño ejemplar. 




Comentarios
2
Maria
2012/08/25 01:14:44 am
Que columna tan bella! Que hermosas palabras para describir a tan noble ser humano! Cuanto lo extra駉s todos...
Laura
2012/08/24 07:09:23 pm
Gracias por esta hermosa columna, aunque todos nosotros lo sabiamos es muy importante leerlo y recordarlo a traves de estas palabras tan especiales.