Columnistas

La “casa estudio”
Autor: Iván Guzmán López
14 de Agosto de 2012


Los expertos en el tema de las comunicaciones, e inclusive los no tan expertos, están de acuerdo en que los medios de comunicación de masas, entre ellos la televisión, cumplen 4 funciones básicas, a saber

1

Los expertos en el tema de las comunicaciones, e inclusive los no tan expertos,  están de acuerdo en que los medios de comunicación de masas, entre ellos la televisión, cumplen 4 funciones básicas, a saber: la primera, informar; la segunda, entretener; la tercera, educar; la cuarta, formar opinión.  


¿Cuál de estas funciones está cumpliendo el canal RCN, al presentar en horario prime el programa “Protagonistas de novelas”, un espacio lleno de vulgaridades, pasiones oscuras y promiscuidad? 


Es claro que la mal llamada “casa estudio”, no es más que un eufemismo incapaz de franquear las fronteras semánticas de la palabra lupanar, por la fuerza misma de la realidad que allí se vive, pues no obstante el horario familiar, allá se dan cita las pasiones más abyectas y menos deseadas para nuestros niños y jóvenes, a más de la apología abierta y vulgar a los comportamientos más dañinos para una sociedad que como la nuestra es ultrajada a diario por el maridaje, el crimen, el narcotráfico, la delincuencia y la corrupción.


¿Será que “Nuestra Tele”, está tan pobre que prefiere dañar a nuestros niños y jóvenes por unos cuantos pesos? ¿Que es mucha plata la que hacen? ¿No le resultaría más rentable a la sociedad colombiana, entregarle esos pesitos de ganancia a RCN y evitarnos el daño que los niños, los jóvenes y las familias colombianas reciben noche a noche? Pues que cambien de canal, ¡dirán los “librepensadores”! Lo cierto es que aunque se tenga la opción de cambiar de canal, en un hogar hay mínimo un joven o un niño, que se siente atraído por semejante apología de la vulgaridad, el relajo y el desprecio por la verdadera cultura de la vida y de los valores.


Lo más lamentable de todo es que para estas programadoras no hay ley o institución alguna que regule sus andanzas. ¡Son el supremo poder! La chequera que manejan les ha otorgado patente de corso para hacer y deshacer. Hace poco, el 25 de julio pasado, uno de nuestros buenos medios informativos, Evaluamos, por intermedio del periodista Orlando Rojas Pérez, habló con dos miembros de la junta de la Autoridad Nacional de Televisión, ANTV, Alfredo Sabbagh y Alexandra Falla. Se les preguntó: “¿Es verdad que la ANTV va a tomar medidas inmediatas contra el contenido de alto calibre y para adultos que se emiten en las cadenas nacionales RCN Televisión y Caracol Televisión?” Alfredo Sabbagh, respondió: “Es correcto, ya se tomaron medidas en la junta directiva de ayer. Se abrió investigación por el contenido en la franja prime de la noche”. Preguntado sobre: “¿Cuál es el cronograma para tomar una decisión y una eventual suspensión del programa?” Sabbagh, respondió: “Eso toma su tiempo, hay que respetar el debido proceso…”. A la misma pregunta, Alexandra Falla,  contestó: “Eso en condiciones rápidas se tomará cuatro meses”. Evaluamos, ripostó: “¿Entonces es imposible acortar el tiempo? ¿No es posible cambiar la norma? En cuatro meses esos programas o series ya posiblemente se han terminado. ¿Ya para qué?” La respuesta olímpica de Alexandra Falla, fue: “No podemos hacer nada. Hay que respetar el debido proceso como manda la Constitución”.


La ANTV, hija de la sepulta Comisión Nacional de Televisión, ¡no puede hacer nada! ¡No es capaz de tomar decisiones y mucho menos medidas inmediatas para evitar que nuestros niños y jóvenes reciban semejante ejemplo de vida, en horas de audiencia infantil!


Puntada final: ¿Habrá algo más grave que “subvertir” a toda una niñez, a toda una juventud de un país como Colombia, precisamente ahora cuando más extraviada está? Si la institucionalidad colombiana nada puede hacer contra este tipo de atentados, que dinamitan la verdadera formación ética y humana de niños y jóvenes, ¿qué podemos esperar a la hora de atacar males como las drogas, la guerrilla o la delincuencia, igual de perversos que el embuchado de “nuestra tele”?




Comentarios
1
aneys
2012/08/22 11:09:39 pm
totalmente de acuerdo, lamentablemente es más importante el rating que el significado de tener niños y jóvenes sanos emocionalmente sanos,que lastima tener mentes empresarias tan mezquinas