Columnistas

Nada nos UNE
Autor: Rubn Daro Barrientos
20 de Julio de 2012


Fue despedida recientemente la Jefe de la Oficina de Control de Procesos Disciplinarios de UNE.

1

Fue despedida recientemente la Jefe de la Oficina de Control de Procesos Disciplinarios de UNE. Se trata de la doctora Luz Gladys Díaz Montoya, quien era una verdadera piedra en el zapato para muchos, por la cauda de investigaciones que estaba llevando a cabo contra la corrupción interna. La situación se maquilló con visos de aparente justificación, pues provinieron voces oficiales de que ello era obligado hacerlo, debido a “particularidades de ley”. Empero, se designó ipso facto su reemplazo y se buscó anestesiar la situación en un santiamén.


No podemos olvidar que en UNE han campeado hechos muy graves (recogidos por la auditoría), como: no contarse con una valoración de competencias previas para 26 nombramientos; la designación de más de 50 directivos sin el apoyo de la subdirección de desarrollo humano, no obstante es la normativa aplicable; la no disponibilidad en las hojas de vida digitalizadas de varios soportes para el cumplimiento de requisitos de formación y experiencia en los enganches; la ausencia de verificación de referencias laborales para algunos nombramientos de directivos, amén de que se designaron personas sin el cumplimiento del perfil definido.


El mismo informe de la entidad de vigilancia, explica que para el nombramiento de algunos directivos, se hallaron situaciones tan pecaminosas, como: la no evidencia de pregrado al momento de las nominaciones, pregrados que no correspondían a lo exigido al momento de los nombramientos, ausencia de postgrados y otros diferentes a los exigidos en los manuales de descripción de cargos, títulos de exterior sin convalidar, etc. Tomado de la realidad, se dieron hechos como: cargo con exigencia de pregrado en ingeniería y se designó una comunicadora social, o cargo con exigencia en pregrado de profesional en administración, ingeniería o mercadeo y se designó un arquitecto.


Por todo esto y mucho más, nos damos cuenta que la doctora Díaz Montoya, en la oficina de la subdirección de control disciplinario, era un detestable estorbo. Con alto sentido de responsabilidad, ella venía presentado cuadros muy detallados que enfadaban a muchos notables. Por ejemplo, en un informe del 10 de julio de los corrientes, ella indicó que “se muestra el aumento creciente de los procesos vigentes”, pasando de 59 en 2011 a 70 en el 2012, en donde se suman “20 pendientes por aperturar”. De contera, existe certificación escrita por vocero oficial, en donde se da cuenta que hay 83 cargos en UNE que presentan salarios por encima de la remuneración del alcalde de Medellín, lo que luce grotesco y absurdo.


No menos azarosa es la situación que publicó el periódico El Tiempo (este martes), en donde consta que el contralor general de Medellín, Juan Carlos Peláez, expresó que su despacho “tiene abiertos 68 procesos de responsabilidad fiscal contra UNE”, entre otros: por presunto detrimento por bonificaciones e indemnizaciones a ejecutivos por $6.000 millones y por el pago de $38 millones por un estudio que se hizo para vincular al gerente de talento humano, que al final se desechó. Todo esto ya había sido denunciado por el presidente del Concejo de Medellín, doctor Bernardo Alejandro Guerra Hoyos.


Tengo entendido que habrá un durísimo debate la próxima semana en el Concejo de Medellín contra UNE, promovido precisamente por el doctor Guerra, en desarrollo del control político y administrativo. No entiendo realmente, cómo estos hechos tan graves no han comportado la contundencia que deberían haber tenido, pues han sido identificados plenamente. Hay silencio cómplice de muchos y manejo desde lo alto de otros. Nos asombramos con la falta del título de Rodrigo Mesa Cadavid y nos quedamos impávidos ante semejantes tropelías para nombramientos de directivos. Por ello, nada nos UNE con una entidad que refleja tantas sombras. 




Comentarios
1
Mario
2012/07/20 03:22:14 pm
Ojala nos UNA algun dia una accion efectiva contra los corruptos