Columnistas

EPM pierde y se hacen los bobos
Autor: Guillermo Maya Muñoz
6 de Julio de 2012


En 2011, el grupo Empresas Públicas de Medellín fue la segunda empresa del país, de acuerdo a Semana. Las ventas fueron 11.595.433 millones de pesos (mdp), con un incremento en ventas sobre 2010 de 37,6%.

En 2011, el grupo Empresas Públicas de Medellín fue la segunda empresa del país, de acuerdo a Semana. Las ventas fueron 11.595.433 millones de pesos (mdp), con un incremento en ventas sobre 2010 de 37,6%. La utilidad operacional fue 2.411.965 mdp, y un incremento de 38,8%. Las utilidades netas fueron 1.518.679 mdp, que se incrementaron 7,23%. Los  activos fueron 34.035.893 mdp, los pasivos 13.034.857 mdp y un patrimonio de 19.893.424 mdp. Este dinero lo generan 44 filiales de EPM en el país y en el extranjero.


Se calcula que la alcaldía de Alonso Salazar (2008-12) recibió, en cuatro años, 2.900.000 mdp en trasferencias ordinarias y extraordinarias que el municipio gastó no solo en inversión social sino también en proyectos diversos, como ruta N, Parque Arví, becas para universitarios, investigación y desarrollo (nanotecnología), etc. En este año las transferencias serán 797.500 mdp.


Sin embargo, EPM, que muestra en estos números un crecimiento sorprendente, se pretendió privatizar en 1994, durante la alcaldía de Sergio Naranjo. El Grupo de Definición Empresarial formuló una propuesta de privatización “parcial” de EPM. El Concejo de Medellín no aprobó la propuesta y EPM siguió siendo una empresa industrial y comercial del Estado, cuyo propietario es el Municipio de Medellín (nosotros). Sin embargo, dada su naturaleza legal, EPM había comenzado a realizar asociaciones con empresas privadas para crear empresas, dentro del rango de su misión empresarial. Este es el caso de Orbitel. El 50% era de EPM, y el otro 50% era privado. Finalmente, EPM compró la mitad de la empresa, que valía muy poco, por 80 millones de dólares, en 2006. Por otro lado, EPM cambió de logo y de símbolo empresarial por 6.000 mdp, pagados a una empresa catalana. Fajardo fue condecorado en Barcelona.


En la alcaldía de Alonso Salazar, EPM pagó 200 millones de dólares por la obtención de la concesión para construir y operar la represa Pescadero-Ituango. Un pago que no hubiera tenido que hacer, si EPM no se hubiera despojado de su mayoría accionaria en el proyecto, como efectivamente lo hizo, sin mirar las consecuencias de esta decisión. Así Álvaro Vásquez Osorio (IDEA) le ganó la mano a Federico Restrepo (Gerente de EPM 2008-12, y hoy Gerente de las Autopistas de la Prosperidad), y EPM perdió 200 millones de dólares.


Claro, lo que repiten los medios y los beneficiarios de las dos alcaldías anteriores Fajardo-Salazar es la famosa vajilla de 100 millones de pesos, comprada por la Gerente (e) de EPM en la alcaldía de Luis Pérez, mientras se llenan la boca con “los dineros públicos son sagrados”. Vayan sumando….


EPM cumple una función muy especial en la gobernabilidad de la ciudad. EPM actúa como proveedor de fondos al Municipio, que permiten, en la más inequitativa ciudad del país (El Valle del Aburrá tiene un Gini en la distribución de ingresos de 0.61, más alto que el de Colombia con 0.58), bajo el modelo neoliberal que se implementó desde los 90, invertir en obras públicas, escuelas, colegios, bibliotecas, y trabajo en las comunas más pobres de Medellín, que luego los alcaldes capitalizan en votos.


¿Qué otras ciudades colombianas cuentan con una empresa similar a EPM? Ninguna. Sin embargo, la mayoría son más equitativas en la distribución del ingreso, y el conflicto social es menos agudo. La privatización de EPM hubiera sido una catástrofe para Medellín y Antioquia. Los fondos que EPM entrega al Municipio no hubieran podido ser reemplazados por los impuestos de industria y comercio que sus potenciales titulares privados hubiesen pagado. Es muy difícil ser mal alcalde en Medellín, teniendo a EPM como vaca lechera. Es tanta la plata que mucha de ella se despilfarra en costosas consultorías y proyectos de dudoso retorno económico.


A pesar de que los intentos privatizadores han sido derrotados en el debate público, como en 1995, en el que participé, con columnas de prensa y con una intervención en el Concejo de la ciudad, los intentos privatizadores siempre están presentes. Juan Felipe Gaviria, Gerente 2004-07, le dijo a la revista Semana: “EPM será una sociedad por acciones, como lo son Ecopetrol, Isagen e ISA” (¿EPM por acciones? Octubre 20-07). Fracasaron en esta intentona. Sin embargo, siempre van a tratar de lograrlo.