Mundo deportivo

Espinoza, to defend the Gold
Espinoza, a defender el oro
30 de Junio de 2012


Rosario Espinoza busca revalidar en Londres, sus proezas en los Juegos Panamericanos. Su preparación es óptima y su convicción insuperable.

Foto: AP 

María del Rosario Espinoza podría ser la primera deportista mexicana en subir el podio en dos olimpiadas consecutivas.

Carlos Rodríguez
AP


Sin la presión con la que arribó a Beijing hace cuatro años, la taekwondoín María del Rosario Espinoza llegará a la cita olímpica de este año en Londres con la misión de defender el oro que consiguió en la división de más de 67 kilogramos y de paso hacer historia para el deporte mexicano.Hace cuatro años, Espinoza era la gran favorita al oro de la delegación mexicana luego de coronarse en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y en el mundial de Beijing. En la olimpiada, Espinoza no decepcionó y se impuso sin problemas en los tatamis chinos. “Para mí es un gran reto estar en mis segundos olímpicos. Al igual que en los primeros voy a ir en busca de una medalla, a buscar lo más grande que es el primer lugar”, dijo Espinoza.


Después de los Olímpicos de Beijing, la Federación Internacional de Taekwondo (WTF) dictaminó que para Londres 2012 se utilizarían petos electrónicos y la mexicana pasó muchos problemas para adaptarse al cambio. “Me encuentro más madura, porque este no ha sido un ciclo fácil, más bien fue muy complicado, en el que yo aprendí varias cosas, llego más madura pero con el mismo deseo de estar en el podio”, agregó Espinoza.


Su superación Por algunas dificultades decidió cambiar de entrenador (ver recuadro). Este cambio de entrenador parece haber funcionado, porque en la última gira que realizó junto al equipo mexicano, Espinoza ganó medallas de bronce en el abierto de Alemania y de oro en Las Vegas y España. En Holanda fue eliminada en cuartos de final.


“Estoy contenta porque ya pasó la gira y estoy satisfecha por los resultados y por cómo me desenvolví en los cuatro eventos, porque en cada uno superé una meta, crecí en cada uno y al final me quedo con muy buen sabor de boca”, dijo Espinoza.Esos resultados la han colocado como número dos en el ranking mundial de la WTF en su división.“Me siento muy bien y comparándome con el 2008, soy más madura, también como persona. He pasado por muchas cosas que me han hecho crecer en estos cuatro años”, comentó.Espinoza y la clavadista Paola Espinosa buscarán en Londres convertirse en las primeras atletas mexicanas en medio siglo que suben al podio en dos olimpiadas consecutivas. El último en lograrlo fue el clavadista Joaquín Capilla, quien consiguió bronce en Londres 1948, plata en Helsinki 1952 y bronce y oro en Melbourne 1956.



La historia


Tae Kwon-Do, arte marcial de tradición milenaria, cuyo origen se pierde en los profundos valles del sistema montañoso de Corea, cobra su vigencia en diferentes puntos del mundo contemporáneo. Se trata de una disciplina que se acentúa en la concentración sobre la base de preparativos físicos y mentales.


Tae es, en coreano, pie, Kwon significa puño y Do equivale a camino, espíritu, método. Tae Kwon-Do sería, pues, traducido literalmente, el método de defensa con pies y manos, el arte de utilizar con la máxima eficacia cualquier parte de nuestro cuerpo capaz de servir como arma, sobre todo las manos y los pies. Auto defensa y deporte constituyen hoy los dos aspectos prácticos que definen a este antiquísimo arte marcial coreano.


Los antiguos lo distinguían como el arte marcial del sabio y, efectivamente, en su fin último, el Tae Kwon-Do busca la plenitud total del hombre. Un cuerpo sano en armonía con un espíritu limpio y generoso. Y no son palabras vacías. "No inicies nunca tú el ataque".





Sus tropiezos


María del Rosario Espinoza, de 24 años de edad, no pudo ni siquiera intentar revalidar el oro que ganó en Río 2007 al quedar fuera de los Panamericanos de Guadalajara 2011 por no haber superado la eliminatoria nacional. Tampoco tuvo suerte en los mundiales de Copenhague y Daegu, en 2009 y 2011, respectivamente.


Los tropiezos provocaron que Espinoza optara por un cambio de entrenador. La mexicana abandonó a José Luis Onofre, con quien conquistó el oro en China, y empezó a entrenar con el cubano Pedro Gato, quien había sido asistente en el equipo nacional desde finales de 2007.