Economía

Controversy on the verge of a pensions reform
Controversia ad portas de reforma pensional
Autor: John Jairo Murillo Giraldo
25 de Junio de 2012


Tras haber transitado por dos legislaturas (2006-2010 y la actual 2010-2014), el Congreso de la República aprobó la iniciativa que permite que haya una pensión familiar en Colombia.

1
Foto: Cortesía 

Según el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, la ley de pensión familiar se podría prestar para fraudes, puesto que se abre la posibilidad de que algunas parejas se unan temporalmente con el único objetivo  de acceder a la jubilación.

Estaría a puertas de materializarse el sueño de muchos colombianos de contar con una pensión, gracias a una Ley que se acaba de aprobar en el Congreso y que está a la espera de la firma del presidente Juan Manuel Santos para entrar en vigencia.


Se trata de la “Ley de pensión familiar”, que plantea la posibilidad de acceder a una pensión conjunta a las parejas que, pese a cotizar al sistema, no alcanzarían a cumplir individualmente con los requisitos para obtenerla.


“La pensión familiar abre el camino para que miles de colombianos que no pueden hoy acceder a ese derecho de forma individual por no cumplir el tiempo de cotización exigido en Régimen de Prima Media, o el capital, en el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, puedan hacerlo sumando lo cotizado por su cónyuge”, manifestó el senador Jorge Ballesteros Bernier, uno de los autores de la Ley.


La iniciativa contempla pensiones entre uno y dos salarios mínimos para parejas que acrediten un período de convivencia mínimo de cinco años, entre otros requisitos.


Sin embargo, pese a haber sido aprobada por la plenaria del Congreso,  la “Ley de pensión familiar” no ha sido vista con buenos ojos por los titulares de varias carteras  del Gobierno, entre ellos el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, quien manifestó al comienzo de la discusión que la iniciativa “no está técnicamente bien fundamentada”.


Para Echeverry, con la pensión familiar se generaría el incentivo para que  se formen “carruseles de pensiones familiares”, que harían a esta medida “insostenible” desde el punto de vista del presupuesto nacional.


“Los abogados  le darían iniciativa a muchas personas que nunca hubieran obtenido las semanas, para que las completen con uniones que no sean sino motivadas para obtener estos recursos”, aseguró el alto funcionario.


Asimismo, la sostenibilidad económica del país y del mismo sistema pensional, estaría amenazada por las limitantes jurídicas que aparecerían al momento de dividir la pensión  en caso de divorcio o separación.


Según el representante a la Cámara, David Barguil Assis, “si una familia  se pensionó con 700.000 pesos y el día de mañana la pareja se separa, ¿cómo se divide esa pensión? Supongamos que esa pensión se divide en $350.000 para cada uno, pero la Corte Constitucional ha dicho que nadie se puede pensionar por debajo del mínimo, entonces va a terminar ocurriendo que esa pareja va a demandar y esa pensión que equivalía a $350.000 para cada uno, la Corte terminaría colocándole el salario mínimo y eso genera un hueco fiscal a la Nación impagable”.


“Hay que hacer la reforma pensional porque no da más espera, el 28% aproximadamente del presupuesto nacional hoy sale a financiar el pago de millón y medio de pensionados, entonces cuando se comiencen a pensionar todos los colombianos ¿con qué vamos a pagar eso?”, advirtió Barguil.


Lo cierto es que el actual “hueco pensional” cuesta anualmente unos 29 billones de pesos, que son pagados con impuestos o deuda pública. Y según cálculos realizados por el equipo técnico del Ministerio de Hacienda, la “Ley de pensión familiar” añadiría una carga de al menos otros 6,5 billones al erario, al punto que el ministro Echeverry señaló que dicha Ley “en el sentido fiscal, no es una buena noticia”.


El ministro Echeverry señaló que la postura del Gobierno es la de darle un tratamiento global a los retos pensionales que enfrenta el país, por lo que modificaciónes puntuales como la “Ley de pensión familiar” pueden, en efecto, “descuadrar todo el sistema pensional”.


En este sentido, el representante Barguil hizo un llamado para que se acelere la discusión de la reforma pensional, puesto que “si seguimos aplazando este debate estamos haciendo un daño a los colombianos más pobres del país, que bajo las actuales circunstancias nunca van a poder acceder a la pensión”, subrayó.


De igual forma, Barguil aclaró que la reforma pensional “no se puede solamente circunscribir al tema de la Prima Media sino que debemos tener una visión integral”.


“Debemos tener una visión integral de este asunto. Se debe garantizar que los más pobres de Colombia puedan tener acceso a una pensión digna, garantizar que el sistema sea sostenible en el largo plazo, que se fortalezca, que haya por parte de los jóvenes una conexión con el sistema pensional que actualmente no la hay; es decir, este es un tema integral y muy delicado que hay que estudiar con mucha responsabilidad”, concluyó el congresista.




Comentarios
1
enver
2012/06/27 09:04:45 pm
Con el respeto del Doctor Barguil y compartiendo lo expresado por el presidente de la CGT, Julio Roberto Gomez, no se debe pensar en una nueva reforma pensional en este momento y quizás durante muchos más bajo el sofisma de garantizar las pensiones de los más pobres y la sotenibilidad futura del sistema cuando esa ha sido la motivación de las distintas reformas pensionales que ha sufrido nuestro sistema de seguridad social en pensiones, verbi gracia, las Leyes 797 y 860 de 2003y el posterior acto legislativo 01 de 2005 ¿acaso no compartían los mismos deseos tales reformas?. En cuanto a la preocupación del Honorable congresista de que en un tiempo "casi todos los colombianos comenzaremos a pensionarnos" y eso será el detonante del sistema, puede estar tranquilo porque con el actual regimén laboral colombiano que ha venido desmontando gradual y sistematicamente las conquistas de la clase trabajadora será una verdadera utopía pensar en pensionarse en un país con políticas de fomento al empleo y de estabilidad laboral precarias y en donde para colmo de males se les paga mal a la mayoría de sus profesionales, se les exigen grandes experiencias acumuladas para acceder a un empleo y después de los treinta y cinco años se es muy viejo para trabajar. Quedese tranquillo señor Congresista y más bien por qué no justifican sus cuantiosos salarios y las exhorbitantes pensiones futuras con una buena gestión legislativa que ponga fin a los vaivenes normativos en pensiones. Se cumplirán viente años de la Ley 100 y todavía pendiente con la misma tarea...no hay derecho.