Economía

G20 supports a united Europe
G20 respalda una Europa unida
20 de Junio de 2012


Un llamado al crecimiento fue el mensaje común entre los mandatarios asistentes a la Cumbre del G20. A pesar de las malas noticias provenientes de Europa, los líderes ven con buena cara la recuperación del continente.

Foto: AP 

El presidente de México, Felipe Calderón, anfitrión de la Cumbre destacó la capitalización del FMI y el apoyo a Europa como los mayores logros.

Andrés Camilo Franco Herrera


La búsqueda de salidas a la crisis de la Eurozona cautivó la atención de los asistentes a la Cumbre. La capitalización del Fondo Monetario Internacional, el apoyo a una Europa unida y la búsqueda del crecimiento económico fueron algunas de las conclusiones.


Para Felipe Calderón, uno de los logros importantes de esta Cumbre, primera realizada en América Latina,  fue “la mayor capitalización de la historia” del Fondo Monetario Internacional, FMI, que se ubicó por encima de los 450.000 millones de dólares y que contó con el apoyo especial de los países emergentes, en especial China, Brasil, México y Rusia.


Este anuncio busca transmitir un mensaje de unión para enfrentar cualquier crisis y calmar un poco los mercados, que se agitan cada día más en medio de una contingencia europea que aún no presenta medidas concretas, señaló.


Y es que la crisis en la Eurozona se llevó la atención de los líderes miembros del G20 que representa más del 80% del PIB mundial. La pronta definición del mecanismo utilizado por España para salvar su banca fue otro tema común en las declaraciones de los asistentes.


La canciller alemana Angela Merkel hizo un llamado al país ibérico para que exponga con claridad los tiempos de petición del fondo de rescate para recapitalizar su banca.


La declaración final de la sesión expone que “miembros de la zona euro del G-20 tomarán todas las medidas de política necesarias para salvaguardar la integridad y estabilidad de la zona y proteger la moneda”, apoyando la postura del presidente francés Francois Hollande, de promover la inversión en épocas de crisis y yendo en contra de la idea de austeridad y recortes abanderada por la canciller alemana Angela Merkel.


El documento resaltó además el compromiso de Arabia Saudita por controlar el alza en los precios del petróleo con su producción y de China por el anuncio de eliminar las políticas que abaratan su moneda en el comercio mundial.


Por último el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se mostró optimista por la salida de la crisis europea, luego de una reunión con la totalidad de los líderes del viejo continente que asistieron a la Cumbre.  El líder de la principal economía del mundo apoyó el aumento del gasto público como respuesta y advirtió la necesidad de crear un marco que “defina a dónde quieren llegar”, teniendo clara la magnitud de lo que está en riesgo.



“Alivio” a Europa


En las preocupaciones sobre la Zona Euro, España es una de las principales. El rescate al país ibérico fue avaluado en 1,39 billones de dólares, cifra que sobrepasaría la capacidad mundial para asumir tal responsabilidad, contando incluso con la capitalización del FMI, anunciada por Felipe Calderón. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, declaró que la reacción de los mercados no corresponde con la fortaleza de su economía. Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, indicó que las medidas a tomar no verán resultados en el corto plazo y que la falta de normas comunes entre los países de la Zona Euro es la principal causa de los problemas actuales. Frente a esto la mayoría de los países del G20 se mostraron a favor de crear una unidad bancaria europea que permita salvaguardar la estabilidad e integridad de la moneda.