Economía

“Smuggling of eggs is increasing”
“Aumenta contrabando de huevo”
19 de Junio de 2012


El considerable aumento del ingreso de huevo sin pagar impuestos al país tiene “colapsado” al gremio avícola, según Fenavi.

Foto: EL MUNDO 

El gremio avícola, Fenavi, advierte que además de la afectación a los ingresos del productor, el riesgo para el consumidor tiene que ver con la posible violación de las normas sanitarias que pondría en riesgo la salud de los compradores. El huevo es la proteína más barata del mercado, al cual tiene acceso toda la población, agregan los voceros del gremio.

Andrés Camilo Franco Herrera


El presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Fenavi, Andrés Moncada, denunció hace pocos días el alarmante aumento del contrabando de huevo proveniente de Venezuela. En entrevista con EL MUNDO, el líder del gremio explica la magnitud de la situación.


“La cantidad importada es tal que ya se consigue en el centro del país”, expresó Moncada, al recordar que en un principio el huevo de contrabando solo se conseguía en ciudades fronterizas como Bucaramanga y Cúcuta, y en las principales capitales de la costa. El problema, presentado desde principios del año, ha tomado la suficiente fuerza como para abastecer la totalidad del territorio nacional.


Los productores advierten que han visto una reducción del precio en un 30% en los últimos 20 días, representando una disminución de entre 40 y 50 pesos por huevo, y si se tiene en cuenta que la cantidad diaria producida sobrepasa las 30 millones de unidades, el gremio estaría perdiendo más de 1.500 millones de pesos por día. Una afectación considerable para la industria nacional.


Lo que el líder gremial advierte es que el consumidor final no se ve beneficiado pues “el precio económico del contrabando se pierde en el canal comercial (…) los negociadores mayoristas modifican y especulan con el precio y hacen que el costo sea el mismo de un huevo legal”.


Las causas por las que se presenta esta reducción del precio del huevo importado van más allá de la simple comercialización del mismo. La cadena empieza en Venezuela, donde el Gobierno del presidente Chávez subsidia el dólar con el que se pagan las importaciones de soya y maíz, principales alimentos de las aves, generando así una reducción en el costo de producción. Luego, el diferencial cambiario en frontera hace que se venda el alimento mucho más barato, entre 140 y 150 pesos, de lo que cuesta comprarlo en producción nacional que oscila entre 300 y 400 pesos.


Después, los encargados del contrabando cambian el dinero de la venta por dólares al precio callejero, unos 1.750 pesos, para luego regresar a Venezuela y hacer el cambio en el mercado negro, en donde se compra el dólar por nueve bolívares fuertes. La rentabilidad de la operación, según Moncada, es mayor del 50%.


La Federación pide a la Policía Aduanera aumentar la vigilancia en frontera para evitar el contrabando. La Dian indicó en un comunicado reciente haber incautado 660.000 huevos ingresados de forma ilegal al país, pero como dice Moncada, “no necesitamos que hagan incautación adentro (…) lo que pedimos es un control fiscal eficaz en el límite que no permita la entrada”.



Empleo del gremio


Según datos de Fenavi, la cantidad de empleos, entre formales e informales, que genera el gremio se acerca al medio millón. Para Andrés Moncada, presidente de la Federación, las autoridades pertinentes deben tener en cuenta estas estadísticas y encontrarle una solución al inconveniente en frontera. De lo contrario, los despidos de personal serán una medida a tomar.