Columnistas

Con bombo y platillos
Autor: Bernardo Trujillo Calle
16 de Junio de 2012


Las celebraciones en grande se hacen con bombo y platillos, como 閟ta del Parque Central y el Cintur髇 Verde Metropolitano, excepcionales y 鷑icos en Colombia, fruto el primero de la Alianza Medell韓 Antioquia 朅MA-

Las celebraciones en grande se hacen con bombo y platillos, como ésta del Parque Central y el Cinturón Verde Metropolitano, excepcionales y únicos en Colombia, fruto el primero de la Alianza Medellín Antioquia –AMA- y el segundo, del Área Metropolitana, liderada por esta ciudad, que tienen unas dimensiones por el momento identificables, mas no medibles en sus futuros beneficios concretos, tanto para el departamento como para Medellín y, de contera, el país.  No es tarea menuda intervenir desde los dos gobiernos que tienen sede en la Alpujarra parte del destino de grandes áreas del territorio pertenecientes a 50 municipios del centro de Antioquia. Son casi 900.000 hectáreas que lo conforman, sin contar lo que pertenece a los 9 del Valle de Aburrá.  Fue un acto de inteligente decisión debido a la confianza en la capacidad de gestión y liderazgo de estos dos gobiernos que con ese Parque y el Cinturón Verde le dan principio en firme a la Alianza que promete ser revolucionaria no sólo en cuanto a la magnitud de los proyectos que ella puede desarrollar, sino porque pone las dos fuerzas a tirar el carro en un solo sentido, el del progreso, olvidando esas inconcebibles diferencias de criterio entre gobernador y alcalde, hijas de la vanidad personal de mandatarios de otras épocas.


Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria no van a estar solos en esta heroica empresa que compromete sus gobiernos puesto que a su lado irán el Área Metropolitana, Corantioquia, Parques Nacionales, los 59 gobiernos municipales, el Instituto Humbolt y más de 6 millones de antioqueños que apoyaremos desde hoy hasta el final el significativo esfuerzo porque será “el corazón que bombea agua y oxígeno puro al resto del departamento y hará posible la conectividad de los ecosistemas del noroccidente colombiano”, dice el gobernador.


Antioquia la más educada, la legal, la que no se roba un solo peso y Medellín, un hogar para la vida, como lo fue durante los cuatro años anteriores el departamento, calificativos a los cuales habrá de agregárseles –y los ecologistas- van a ser un reto lanzado al resto de Colombia que tal vez los replique en programas similares para iniciar en grande el rescate ecológico, el medio ambiente, zonas verdes, todo aquello que hemos destruido irresponsablemente por la ignorancia, la indiferencia de una sociedad que no ha respetado las inmensas riquezas naturales.  Los antioqueños ya vivimos el tiempo en que “el hacha que mis mayores me dejaron por herencia...”, hicieron su parte de antiecologismo al descuajar montes vírgenes en su paso hacia la colonización del Eje Cafetero, norte del Valle y del Tolima.  La modesta herramienta de trabajo campesina que los ancestros llevaron como estandarte de su vigor, fue reemplazada por la temible motosierra destructora, real amenaza para lo que va quedando de selvas milenarias en Amazonas y Chocó, llamadas a ser pronto unos eriales.


La proyección del Parque Central, va fundamentalmente a proteger la biodiversidad del área. Y como lo recuerda quien fuera director del Departamento Administrativo del Medio Ambiente en el gobierno de Aníbal Gaviria, Nicolás Albeiro Echeverri, con él “se comprometerá en la declaración de nuevas áreas protegidas, la administración de aquellas ya declaradas, el manejo integral de cerros tutelares  (pienso en Cerrobravo y Cerrotusa de Venecia y Fredonia), la reconversión agroecológica en tierras campesinas, la promoción y desarrollo del turismo ecológico y la generación de más espacio público verde para el fortalecimiento de la cultura ambiental”. Claro que seguimos recordando con devoción ancestral aquella hacha de los mayores porque “a sus golpes libres acentos resuenan”, pero entretanto que descanse en paz en la gratitud de nuestra memoria.  Es la hora de resembrar bosques, restituir selvas y proteger el medio ambiente.  Necesitamos otro Epifanio Mejía que nos hable en versos sencillos de ese futuro que proponen el Parque Central y el Cinturón Verde Metropolitano. Y a propósito de éste, dada su trascendencia para Medellín y el Valle que habitamos, digo como mi dilecto amigo Sergio de la Torre: volveremos sobre el tema.