Fútbol en el Mundo

Uruguay’s football is heading for another dream
El fútbol de Uruguay va por otro sueño
14 de Junio de 2012


Los uruguayos se han caracterizado por su espíritu de lucha, que los ha hecho respetables en cualquier cancha del mundo. Los escenarios de Londres tampoco les serán extraños.


Óscar Washington Tabárez estampó su nombre en la historia del fútbol uruguayo.

Raúl Garcés
AP Montevideo


Cuando se refiere al espléndido momento que atraviesa el fútbol de Uruguay, el técnico Óscar Washington Tabárez siempre responde con una pregunta: ¿Quién daba algo por Uruguay antes del Mundial del 2010?


Uruguay quedó cuarto en Sudáfrica 2010 y el año pasado en Argentina se consagró por 15ta vez campeón de la Copa América.


Como resultado, la Fifa tiene a este país de 3,3 millones de habitantes en el tercer puesto de su ranking mundial, es decir en el podio de los mejores.


Ahora, Tabárez sueña con un buen desempeño de Uruguay en el fútbol olímpico.


“Intentaremos extender a los Juegos Olímpicos los buenos resultados”, afirmó el entrenador nacional.


Tabárez, en un segundo ciclo al frente de la “Celeste”, tomó las riendas de la selección en 2006 y ha logrado lo que pocos obtuvieron: una virtual unanimidad de apoyo en su trabajo.


Enfrenta este nuevo desafío de los Juegos Olímpicos de Londres con una condición sumamente especial, ya que Uruguay reaparece en un torneo de fútbol olímpico.


La “Celeste” regresa a una competencia que evoca gratos momentos, por los oros conquistados en París 1924 y Amsterdam 1928, los cuales precedieron su primer título mundial, ganado como anfitriones en 1930, y luego el segundo campeonato mundial al vencer a Brasil en aquel inolvidable “Maracanazo” de 1950. Uruguay no acudía a la cita olímpica desde ese 1928.


Son fechas calendario lejanas, pero presentes siempre.


El “Maestro” Tabárez, al recordar los datos demográficos de Uruguay, suele decir que no se les debe considerar una “potencia”.


Pero también ha dicho “que Uruguay le puede jugar de igual a igual a cualquier seleccionado”.


Cuenta con un plantel Sub23 con los cuales comenzó a trabajar activamente para ir conformando un grupo al que podrán sumarse tres mayores de esa edad.


El dilema para Tabárez está en seleccionar a esos tres.


Aunque no se dice, está claro que se piensa en el trío ofensivo de Diego Forlán (Inter de Milán), Luis Suárez (Liverpool) y Edinson Cavani (Napoli).


Tabárez, sin embargo, guarda esto celosamente.


Forlán no ha tenido una buena temporada en Italia tras sufrir una lesión en la Copa América. Pero Suárez y Cavani han dejado sus marcas en sus equipos.


“Hay jugadores que siempre van a reforzar el equipo por más buenos jugadores que yo tenga en el equipo. Estamos barajando las posibilidades”, dijo Tabárez. - “¿Quién no quisiera beneficiarse de la capacidad de futbolistas mayores a 23 años? Por más que ha evolucionado el fútbol, hay cuatro líneas en el equipo, arquero, defensa, mediocampo y delanteros. Puedo llevar solo a tres”.


“Hay que ver cuáles son las líneas que necesitamos reforzar verdaderamente o correr el riesgo de apostar a jugadores jóvenes que cubran bien esas líneas. En la selección son todos buenos jugadores, pero hay tres o cuatro que son de élite. Hay jugadores que siempre van a reforzar el equipo por más buenos jugadores que yo tenga en el equipo”, sostuvo.


En el reciente sorteo de los grupos olímpicos, Uruguay quedó junto con Gran Bretaña, Senegal y Emiratos Árabes.



El fútbol olímpico


¿Un campeonato de fútbol entre países de diferentes partes del mundo? Antes de que existiesen los mundiales de la Fifa, el torneo olímpico era la cita que cada cuatro años determinaba quién era el mejor equipo del planeta.


Comenzó en Londres 1908 con solamente seis equipos: Gran Bretaña, Dinamarca, Holanda, Suecia y Francia, que presentó dos seleccionados. Los británicos fueron campeones y en Estocolmo 1912 repitieron.


La Primera Guerra Mundial interrumpió el ritmo de los Juegos. El regreso fue en Amberes, Bélgica, en 1920. Los locales fueron campeones.


En París 1924 se coronó Uruguay, el primer embajador del talentoso fútbol sudamericano. Los uruguayos volvieron a lo alto del podio en Ámsterdam 1928. En Los Ángeles 1932 el fútbol estuvo ausente por un desacuerdo entre la Fifa y el Coi.


En la Berlín de 1936 ganó Italia, gobernada por Benito Mussolini. No hubo Juegos en 1940 ni en 1944. Volvieron en Londres 1948, cuando se coronó Suecia.


La medalla de oro fue en ocho ediciones consecutivas para equipos del otro lado de la Cortina de Hierro: Hungría en Helsinki 1952, Tokio 1964 y México 1968; en Melbourne 1956 se coronó la Unión Soviética y en Roma 1960 el primer lugar fue para Yugoslavia. Polonia se llevó el oro en Munich 1972; Alemania Oriental lo consiguió en Montreal 1976 y Checoslovaquia celebró en Moscú 1980. Para Los Ángeles 1984 Francia se vistió de Oro con un equipo encabezado por Michel Platini.


En Seúl 1988 los soviéticos alcanzaron su última medalla antes de desintegrarse. En Barcelona 1992 España se impuso a Polonia en un Camp Nou repleto. En Atlanta 1996 se impuso Nigeria, que barrió a Argentina en el último partido. En Sydney 2000 Camerún se colgó la presea dorada al superar a España.


En Atenas 2004 Argentina consiguió la medalla que 76 años antes se le había escapado. Y en Beijing 2008 Argentina tomó revancha de Nigeria, para alcanzar su segundo oro olímpico.