Fútbol en el Mundo

Rusia y Polonia empataron 1-1
12 de Junio de 2012


Rusia quedó con 4 puntos y se mantiene líder del Grupo A, por su parte la selección anfitriona del torneo sumó un nuevo empate quedando con 2 puntos en la tabla de tercer lugar por debajo de República Checa.


En un partido disputado bajo un marco de violencia, Polonia y Rusia empataron 1-1 por el Grupo A de la Eurocopa.


Los primeros minutos ambos equipos salieron al ataque con una ofensiva vertical, aunque Rusia se vio más ordenada en todas sus filas. 


Sin embargo la primera ocasión fue para Polonia tras una jugada de pelota parada desde el costado derecho que cabeceó el defensor Boenisch y el arquero ruso Malafeev salvó bajo los tres palos.


El equipo local seguiría presionando en ataque a través de sus volantes con toques rápidos, creando en el minuto 17 una jugada de 8 toques que terminó dentro de las redes del arco ruso gracias a un remate cruzado de Polanski, pero el colegiado lo decretaría en posición adelantada.


Polonia jugó con las líneas adelantadas presionando constantemente la salida del contrario recuperando balones de forma rápida, lo cual les permitió crear peligro constante en el arco ruso.


Pero Rusia reaccionaria en la recta final del primer tiempo tras una jugada a balón parado en el minuto 36. Desde la banda izquierda del campo el capitán Andrei Arshavin colocó un centro en el punto penal para que el delantero Dzagoev la peinara con la cabeza y la mandara al fondo del arco polaco.


El segundo tiempo empezaría con una selección local volcada totalmente al ataque, desarticulando la defensa roja y generando par de ocasiones en menos de 5 minutos.


Hasta que un contraataque fugaz por la banda derecha de Polonia dio resultado, cuando en el minuto 56 el capitán polaco Blaszczykowski no se la pensó dos veces y realizó un disparo a media distancia que terminó en la escuadra superior de Malafeev, igualando las acciones.


Así transcurrirían los minutos restantes de la segunda parte con una selección local frontal buscando la victoria, pero el cansancio producto de un partido físico, de ida y vuelta, se hizo notar en la cancha hasta el pitazo final.


El duelo quedó ensombrecido por los choques entre hooligans de ambos países desde horas antes. Se informó de varios heridos, luego que miles de hinchas rusos salieron a celebrar en las calles de Varsovia el Día de Rusia.