Editorial

El oficio infantil es estudiar
12 de Junio de 2012


El problema grave se presenta en la economía informal, donde prolifera el trabajo infantil. Tenemos que ser capaces de regresar a los niños a las aulas.

1

Por décimo año consecutivo se conmemora hoy el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, una pandemia social que aleja de las aulas escolares y de vivir una verdadera infancia a 215 millones de niños y niñas en el mundo, según datos de la OIT. Más de la mitad de ellos, expuestos a las peores formas, como son la explotación sexual, la esclavitud y el reclutamiento forzoso por parte de organizaciones armadas ilegales o sometidos a realizar trabajos peligrosos en que exponen su integridad y sus vidas.


La OIT se queja en su último informe de que los compromisos asumidos por los gobiernos, dentro de los Convenios para erradicar el trabajo infantil, en muchos casos se quedaron en “letra muerta” o se reducen a esfuerzos de bajo impacto y muy lejos de las metas acordadas por la comunidad internacional. En el informe, titulado “Combatir el trabajo infantil: del compromiso a la acción”, la OIT dice que “los progresos en la reducción del trabajo infantil con frecuencia han sido eclipsados por la incapacidad de traducir los compromisos en la práctica”. De los 185 estados miembros de la OIT, el 88% ya ratificó el Convenio 138, de 1973, en relación con la edad mínima de admisión al empleo y, en consecuencia, debieron establecer en su legislación una edad mínima legal de admisión al empleo, la cual no debe ser inferior a la edad en que cesa la educación obligatoria. En la economía formal el trabajo infantil tiene menos incidencia, por la prohibición expresa en los Códigos Laborales y las fuertes sanciones a que se exponen los patronos. El problema grave se presenta en la economía informal, donde prolifera el trabajo infantil en las más variadas formas.


Desde 1999, bajo el Convenio 182 de la OIT, que ya fue ratificado por el 95% de los estados miembros, la comunidad internacional se comprometió a combatir el trabajo infantil, y en 2010 se adoptó en La Haya una Hoja de ruta para la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para el 2016. “No hay motivo de complacencia”, dice la OIT, pues al parecer esa meta está muy lejos de ser alcanzada en la fecha prevista y van a ser necesarios muchísimos más esfuerzos para liberar a miles de niños en el mundo de formas rayanas en la esclavitud, como la venta y trata de niños y su utilización para la prostitución y la producción de pornografía, al igual que su reclutamiento forzoso por grupos terroristas, mafias del  narcotráfico o bandas criminales, como sucede lamentablemente en nuestro país.


En Colombia, el más reciente reporte del Dane, de marzo de 2011, dice que hay 1’050.147 menores de edad separados de las aulas y obligados a trabajar, con un pavoroso incremento del 35% con respecto a la cifra de 2007. El 36,1% trabaja porque “debe ayudar a la familia”, mientras el 30% dice que lo hace por “tener dinero”. En labores agrícolas se concentra el 37,3% de los niños trabajadores, la mitad de ellos sin remuneración y el 24% con apenas un cuarto del salario mínimo. En Medellín, según el mismo estudio, la tasa de trabajo infantil y adolescente (entre los 5 y los 17 años de edad), que en 2003 fue del 7,8% -4 décimas por encima del promedio nacional-, en el 2005 se ubicó en el 4,9%, en el 2007 bajó al 4,1%, pero en el 2009 volvió a crecer al 6,3%.


El Gobierno Santos ha incluido en su Plan de Desarrollo la Estrategia Nacional para prevenir y erradicar las peores formas de trabajo infantil y proteger al joven trabajador, 2008-2015, y lo propio han hecho en Antioquia el gobernador Sergio Fajardo y en Medellín el alcalde Aníbal Gaviria, dando continuidad a programas de las anteriores administraciones que, según el Informe de Seguimiento de la Procuraduría y la OIT, correspondiente al 2010, cumplieron lo dispuesto por el Código de  la Infancia y la Adolescencia, Ley 1098 de 2006, en materia de formulación, financiación y ejecución de estrategias integrales para la prevención y erradicación de ese flagelo. Nos tomará tiempo y recursos, pero tenemos que ser capaces de regresar a los niños a las aulas.




Comentarios
1
rodrigo
2012/06/12 06:42:57 am
y donde quedò el icbf. el exgobernador ramos impuso a una directora por encima de la meritocracia y ya ha renunciado dicha sra.... Mas del 80 por ciento de los municipios de antioquia son pobre o inviables, ardua tarea para doctor fajardo.