Mundo deportivo

López marches with his gaze towards the sky
López marcha con la mirada al cielo
12 de Junio de 2012


El marchista Luis Fernando López, uno de los aspirantes a medalla en los próximos Juegos Olímpicos de Londres, se prepara pensando en su madre y su entrenador, ambos fallecidos, y en quienes busca inspiración.

Foto: EL MUNDO 

Luis Fernando López nació en Pasto y se interesó en el atletismo desde que era niño, motivado por su tío Marcelino, quien actualmente es su entrenador. En la imagen, con la medalla de bronce conseguida en Daegu, Corea del Sur.

AP
Bogotá


La fecha del 21 de enero marca una triste coincidencia para Luis Fernando López, la esperanza colombiana en la marcha de 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Londres.


Su madre Dora Yolanda Erazo falleció a causa de un derrame cerebral en ese día en 1993, mientras que su entrenador Fernando Rozo falleció de un infarto cerebral en la misma fecha este año.


“La muerte repentina de mi madre y la de mi entrenador fue algo terrible, muy complicado, difícil de aceptar... Cuando falleció mi madre yo apenas tenía 13 años de edad”, recordó.


El subintendente de la Policía de Bogotá y contador público se alista pensando en ambos.
“Les pido que me acompañen en los Olímpicos para coronar el sueño de la medalla”, manifestó López en una entrevista con la AP durante una pausa en su entrenamiento en el estadio de atletismo del parque El Salitre de Bogotá.


López, de 32 años, también practica en los alrededores del Parque Simón Bolívar, al noroccidente de Bogotá, ahora bajo la dirección de su tío Marcelino Pastrana y de Enrique Peña.


Fernando Rozo estuvo al lado de López el año pasado, cuando logró una histórica medalla de bronce en la marcha corta del Mundial de Daegu, Corea del Sur. Al escoltar a los rusos Valery Borchin y Vladimir Kanaykin, López se convirtió en el primer colombiano en subir al podio de un campeonato del mundo.


Mejor preparado


Hoy día, López puede dedicarse a tiempo completo a sus entrenamientos. Cuenta con la asistencia de un grupo multidisciplinario, compuesto además por los dos entrenadores, un médico, un ortopedista, un preparador físico, un sicólogo y una fisioterapeuta.


También recibe un sueldo de la Policía, así como apoyo económico del Comité Olímpico Colombiano y de Coldeportes.


La situación que vive en este momento es bien diferente a la que encaró antes de los pasados Juegos de Beijing 2008, cuando la ayuda fue precaria y se tradujo en una floja preparación.


“Dispongo de un presupuesto muy generoso para prepararme bien, con tranquilidad desde hace dos años, pero habría sido excelente tenerlo cuando lo solicitó mi entrenador Fernando para Pekín”, recordó.


“La actuación en Pekín fue buena hasta el kilómetro 18, estaba disputando el bronce. Pero decliné. No estaba debidamente preparado”, añadió.


Dos meses después del bronce mundialista, López fue a los Juegos Panamericanos de Guadalajara, pero una pubalgia que arrastraba desde Daegu se agravó y no pudo conquistar medalla. Debió interrumpir la preparación cerca de tres meses.


López es el mayor de tres hermanos y está casado con la marchista Adriana Giraldo.
Rumbo a Londres, apunta a mejorar su marca personal de 1 hora, 20 minutos y 3 segundos que logró en el Mundial de Berlín 2009.


“Nací con un talento predispuesto para batallar y lograr lo que busco y el deporte ha sido el mejor vehículo. No soy súper dotado, soy un hombre que entrena con máxima dedicación y perseverancia”, puntualizó.



Palmarés


Entre los logros más importantes de la carrera de Luis Fernando López hay que destacar la medalla de bronce en la marcha corta del Mundial de Daegu, Corea del Sur, el noveno lugar en los Juegos Olímpicos de Pekín, el quinto puesto en el Mundial de Marcha en Chihuahua (México) en 2010 y la quinta casilla en la final del Challenger de la Iaaf, también en el 2010, en China.


López posee el récord nacional de 10 y 20 km marcha y la del año pasado fue su cuarta participación en un Mundial. Antes había sido quinto en Berlín, 12 en Helsinki 2005 y 22 en Osaka 2007.


Ha participado en dos Juegos Olímpicos: Atenas 2004 y Pekín 2008. La de Londres será su tercera olimpiada, donde espera cerrar su carrera con una medalla.


Entre sus títulos se cuenta también la Copa Panamericana de Marcha (2009, 2011), los Juegos Bolivarianos (2009) y los Juegos Suramericanos (2009).





104 años después


La marcha atlética, cuyos orígenes se remontan al siglo XIX, fue incluida por primera vez en unos Juegos Olímpicos precisamente en Londres, durante la IV Olimpiada celebrada en 1908.


Desde entonces, y hasta 1992 en Barcelona, esta disciplina fue exclusivamente masculina, por lo cual los juegos del 2012 marcan el vigésimo aniversario de la inclusión de la marcha femenina en las justas.


Las pruebas de marcha incluidas en grandes campeonatos de atletismo son las de 20 kilómetros para damas y varones, y las de 50 kilómetros, solo para varones.


Las competencias se realizan normalmente en ruta, lo que la hace una actividad muy exigente. La resistencia, la coordinación, el ritmo y la agilidad son fundamentales para sus exponentes.