Columnistas

Las trochas de Occidente
Autor: Iván Guzmán López
12 de Junio de 2012


El portal www.antioquiadigital.com hace un cálido y merecido elogio de mi región natalicia, el Occidente antioqueño, a tal punto que provoca a los lectores a emprender un delicioso recorrido por ella

1

El portal www.antioquiadigital.com hace un cálido y merecido elogio de mi región natalicia, el Occidente antioqueño, a tal punto que provoca a los lectores a emprender un delicioso recorrido por ella: “Los colores y sabores de las frutas, la alegría de la gente que lo espera en el Occidente antioqueño, el río Cauca, el Túnel de Occidente, la histórica Santa Fe de Antioquia, el sol y las piscinas, sumado a lo que usted puede realizar y divertirse en este viaje, son la primera provocación para empezar el recorrido”.


Lo que no dice el portal, porque al parecer poco o nada le actualizan, es que el aislamiento a que está sometida mi región, con insoportable frecuencia, nos está diciendo que a la administración Fajardo parece no interesarle mucho nuestro querido Occidente. Se nota que le importa más Chocó, o Córdoba, o Bolívar, o el viejo Caldas, Dios sabe por qué. El abandono es manifiesto: la dificultad empieza con el puente que hizo la alcaldía de Alonso Salazar sobre la carrera 80, dentro del rimbombante nombre de “Conexión vial a Occidente”, que según promesa nos conectaría con el Túnel de Occidente y acabaría con la eterna congestión vial entre la calle Colombia y la Facultad de Minas. Resulta que hoy, el puente que impuso la soberbia Área Metropolitana, por la época del reinado de Mauricio Faciolince, brincándose los justos y técnicos reparos de la comunidad, hoy sólo sirve para darle la vuelta al Éxito de Robledo. Ahora sí, los trancones en el sector son monumentales de día y de noche. Si se logra llegar al Túnel, pues son frecuentes sus cierres, se debe pagar el peaje más caro de Colombia, y si se está con suerte se puede llegar a San Jerónimo, esquivando constantes obstrucciones y deslizamientos de tierra. Los ilustres geólogos e ingenieros que proyectaron la vía, nada sabían de rocas sedimentarias, nivel freático e inestabilidad del terreno en gran parte del recorrido.


Hace poco, a mí y a toda mi familia, nos tocó en suerte “disfrutar de la trocha alterna”, denominada con rimbombancia “La vía al mar”: Al regreso de nuestra Ciudad Madre, Santa Fe de Antioquia, encontramos que la vía hacia el Túnel estaba cerrada por varios deslizamientos. Ante la urgencia de llegar a Medellín, optamos por devolvernos y tomar la vieja vía por Boquerón. Ya no es vía; es trocha obligada cuando el Túnel está cerrado. La sorpresa mayor fue encontrarnos que, en un desastre de carretera, que seguramente será muy pronto epicentro de un grave accidente por la pérdida constante de banca, ¡había un peaje! Sí; es un tugurio con dos niñas recaudadoras. El boleto que me entregaron, decía: Peaje Ebéjico NIT 890´900.286.0 Categoría I. Velocidad máxima 60Kms/hr (risas al leerlo). El consecutivo de nuestro boleto fue el 0026431, y nos cobraron $6.600, no obstante que el valor timbrado dice $6.200. Para completar el panorama de vías en la región, sé, por quejas que llegan a mi correo, que la obra insigne de nuestro José María Villa, el Puente de Occidente, está cerrado desde hace 6 meses, perjudicando a las comunidades de Santa Fe, Olaya, Liborina y Sabanalarga.


Afortunadamente, la Secretaría de Infraestructura de Antioquia, por medio del Decreto 1317, acaba de declarar la urgencia manifiesta en la vía de Occidente. Si decretaron “urgencia manifiesta”, imagino que Sebastián Álvarez, gerente de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Infraestructura, ya tiene la maquinaria en la vía. En nombre de todos mis paisanos, de la competitividad, del TLC y de los viajantes asiduos por los pueblos de Antioquia, ¡gracias! Ya decía yo a mis quejosos paisanos, que me parecía incomprensible que el gobierno de los transparentes permitiera que esto suceda con una región tan bella, histórica e importante para Antioquia, como lo es Occidente. 




Comentarios
1
guillermo
2012/06/12 09:23:31 am
Apreciado columnista:los antioqueños llevan más de 50 años esperando una solución real al grave problema de comunicación con estas regiones;seguramente podrán esperar otros 50 a ver si los nietos alcanzan a ver ésta realidad.Yo creo que esto no es paciencia,sino pendejada.Dónde están las cacareadas fuerzas vivas del departamento?Se resignaron?Esto debe darles verguenza.