Columnistas

M閖ico, norte gu韆 de Latinoam閞ica
Autor: Evelio Ram韗ez Mart韓ez
8 de Junio de 2012


Las dificultades que hoy vive ese gran pa韘 preocupan a todos los latinoamericanos, ya que la historia de la muy importante naci髇 se encuentra 韓timamente ligada a la de todos los pueblos del subcontinente

Las dificultades que hoy vive ese gran país preocupan a todos los latinoamericanos, ya que la historia de la muy importante nación se encuentra íntimamente ligada a la de todos los pueblos del subcontinente, que un día lanzaran el grito de independencia para construir un “Nuevo nuevo mundo”.


La historia de Méjico como país es edificante, por decir lo menos. Recordemos, por ejemplo, que allí se asentó una de las coronas más famosas de la realeza europea, la que finalmente, gracias al valor y patriotismo de los mejicanos y sus líderes, fuera derrocada. Por eso hombres como don Benito Juárez, epónimo hijo de Méjico, son acreedores al reconocimiento y respeto de todos los pobladores de la tierra.


Allá se dio una revolución que se hiciera famosa en la historia de las naciones y de ésta surgió un país democrático que se convirtiera en el refugio de los perseguidos por razones de tipo político en el mundo. Los liberales colombianos no podremos olvidar jamás que allí encontraron asilo y protección nuestros jefes: Carlos Lleras Restrepo Y Alfonso López Michelsen cuando su seguridad personal corría riesgo en esta su patria hace algunos años. Tampoco puede olvidarse que al ser derrotada la República española, y ser abandonados sus dirigentes por los aliados europeos, fue Méjico el generoso país que acogiera hombres como Indalecio Prieto y otros dirigentes de  la República, quienes allí fijaran su residencia.   


Hoy Méjico vive la época aciaga que nuestro país viviera, o mejor padeciera, hace unos 20 años, cuando el comercio de droga se adueñara de muchos de sus territorios imponiendo aquí, como única ley, la del terror. Exactamente, eso es lo que hoy padece la sociedad mejicana y en vísperas de unas elecciones presidenciales, el cambio de esa situación, compromete a las diversas vertientes de la  opinión política de ese país, que participan en la actual campaña política.


El candidato de la izquierda, quien fuera derrotado por el Partido Acción Nacional, PAN, en las pasadas elecciones presidenciales,  vuelve ahora a la carga, pero esta vez su apoyo político pareciera haber aumentado, pues según los sondeos recientes, López ha desbancado del segundo lugar a la candidata del partido de gobierno, Josefina Vásquez Mota, y reducido la distancia con el candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI, Enrique Peña Nieto.
Una encuesta publicada el 28 de mayo sitúa a Peña Nieto en primer lugar con 36% de intención de voto, seguido por López Obrador con el 24%. La ventaja disminuye a menos de la mitad de la que ostentaba hace un mes el candidato del PRI.


No cabe duda que la irrupción imprevista en la campaña de los universitarios que con slogans como el de “no a la vuelta del PRI” y “no a la manipulación de la televisión”, ha beneficiado a López Obrador, quien se presenta como un candidato sin compromiso alguno con problemas presentes y pasados, tales como la violencia, la corrupción y el autoritarismo.


Pero a todas estas sorpresas que depara al público la campaña presidencial mejicana, y que culminará con la elección de nuevo presidente el 1º de julio próximo, hay que agregar otra no menos impactante: La declaración formulada por el ex presidente Vicente Fox, quien, precisamente, como candidato del PAN, derrotara al PRI en el 2000, después de 70 años de predominio. Ahora, el ex presidente Fox aconseja a sus compatriotas votar por Enrique Peña Nieto. ¡Sorpresas que da la vida!


De todas maneras, debe ser deseo sincero de todos los latinoamericanos el que Méjico elija el presidente que más convenga a sus intereses, que son los mismos de toda Hispanoamérica, el subcontinente que apenas sí ahora, empieza a irrumpir en el mundo del desarrollo como un verdadero “Nuevo Mundo”.