Economía

Coffee growers trust that they will recover
Caficultores confían en la recuperación
Autor: Andrés Felipe Vera Ramirez
5 de Junio de 2012


El Gobierno Nacional, y más recientemente investigadores y dos codirectores del Emisor en un borrador del Banco de la República, han manifestado su preocupación por la situación cafetera colombiana


Recientemente la Federación de Cafeteros y la marca Nestlé Nespresso firmaron un acuerdo por 85 millones de dólares para fomentar el cultivo de café de la más alta calidad. En la foto Luis Genaro Muñoz Ortega, gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros y Guillaume Le Cunff, director de Marketing y Sostenibilidad de Nestlé Nespresso S.A.

Cortesía Federación Nacional de Cafeteros

La producción cafetera ha estado históricamente por encima de los once millones de sacos, pero en los últimos años no ha logrado llegar siquiera a los nueve millones. Los precios, el número de sacos por hectárea, el invierno y sus consecuencias que aún se sienten, al igual que la pérdida de lugares en el escalafón mundial de productores preocupan a diversos sectores del país.


La Federación Nacional de Cafeteros ha sido enfática y habla de las consecuencias de la ola invernal para la caficultura colombiana. Sin embargo, defiende su tarea por posicionar internacionalmente el café colombiano como un producto distinto, único, con valor agregado, por el cual pagan más en los mercados internacionales. Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación, recuerda que en el 2011, a pesar de la baja producción, se logró el mejor valor de la cosecha, 4,9 billones de pesos.


En el 2012, Colombia estaría nuevamente cerca de los ocho millones de sacos, según presupuesta el gremio, pero de mejorar las condiciones climáticas aspiran a que en la segunda mitad del año comience una época de recuperación que se extendería a los próximos años.


Para lograrlo, se requiere mejorar en los niveles de productividad, lograr obtener más sacos de café por cada hectárea, y el tema pasa por renovar los árboles de café, tener variedades resistentes a las royas y fortalecer la técnica en este proceso agrícola.


El reto de la productividad


Hoy el área productiva en el país es de 723.901 hectáreas, la productividad promedio desde 2002 hasta 2007 fue 15 sacos, pero hoy está disminuida a 10,8.


Este tema fue criticado recientemente en un borrador de varios investigadores, incluidos dos codirectores del Banco de la República, llamado “El mercado mundial del café y su impacto en Colombia”. En uno de sus apartes, los autores dicen: “ostentamos el menor nivel de productividad de los países (productores de café). De una producción de 14,4 sacos de 60 kilos por hectárea en 2007 se pasó a poco menos de 8,5 en 2011, una tercera parte de la registrada en Brasil y la mitad de la observada en Honduras y Costa Rica”.


El tema depende de muchos factores: cuántos años tiene el cafetal, el clima, si es una variedad resistente a la roya o no, si hay técnica en el proceso.


Por ejemplo, en condiciones ambientales normales, cuando un cafetal de una variedad resistente a la roya está joven (entre dos y nueve años) se está en capacidad de dar 17,7 sacos de café por hectárea en promedio, explica Luis Genaro Muñoz. Sin embargo, este mismo, cuando pasa de los nueve años baja de 17,7 a 12,9 sacos la productividad.


El tema en variedades de café susceptibles a la roya, igualmente jóvenes, puede significar entre diez y 10,5 sacos por hectárea de producción, pero cuando pasa de los nueve años baja hasta poco más de cuatro sacos por hectárea, en promedio.


La meta y la estrategia cafetera debe ser tener por lo menos el 90% de sus cafetales jóvenes, tecnificados y en variedades resistentes, enfatiza el gerente.


“Si seguimos con el tiempo de hoy, Colombia el próximo año ya tiene por lo menos que subir mínimo dos puntos en la productividad, estar entre nueve y diez millones de sacos y al año siguiente, en el 2014, estar en sus niveles promedios, entre 15 y 16 sacos por hectárea en productividad y entre once y doce millones de sacos de volumen de producción”, concluye el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz.




Antioquia, con moderado optimismo


En el departamento "hoy tenemos una situación de optimismo moderado en términos de querer recuperar la producción de café. Eso lo muestran las cifras de renovación, unos cinco primeros meses donde se han renovado ya 35.300 hectáreas en el país, de las cuales Antioquia ha hecho 5.300, eso muestra que los caficultores quieren recuperar la producción y si no el programa de renovación se hubiera ido al piso", señala Luis Fernando Botero, director del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia.


Según él, la ola invernal es la principal culpable de la situación que se vive actualmente en la producción cafetera del departamento. Sin embargo, "las condiciones han mejorado un poco, las florescencias entre enero y abril fueron mejores a las del año anterior y vemos unos caficultores que le siguen apostando a la caficultura".





Preocupación por el dólar


Los exportadores del país, industriales o agrícolas, comparten una preocupación: el dólar. El recibir cada vez menos pesos por sus exportaciones en dólares, ha llevado a constantes llamados al Emisor y al Ejecutivo para que tomen acciones en el asunto.


En el caso cafetero, la revaluación ha llevado a que los caficultores hayan perdido el 40% del ingreso en los últimos dos años, según manifiesta el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz.


"No nos deja de preocupar, y ese sí nos quita el sueño a los cafeteros, por eso nuevamente celebramos las acciones que ha emprendido el Gobierno Nacional y el control y la balanza de sus pagos. Y celebramos también las medidas que han tomado las autoridades monetarias, pero invitamos sin duda alguna al Banco de la República a que tome y compre un mayor número de dólares para evitar, que no solamente la caficultura sino los exportadores de Colombia, tengan problemas más complicados de los que hemos tenido", señala Muñoz.