Columnistas

Deja mucho qué pensar
Autor: Pedro Juan González Carvajal
5 de Junio de 2012


En un país como el nuestro, una de las ventajas es que todos los días pasan cosas, que aun cuando desapercibidas para la mayoría de los colombianos, no dejan de llamar la atención.

2

En un país como el nuestro, una de las ventajas es que todos los días pasan cosas, que aun cuando desapercibidas para la mayoría de los colombianos, no dejan de llamar la atención. Veamos algunas de ellas:


Es por lo menos extraño que una persona que ha sido declarada responsable de malos manejos en cuestiones de negocios bursátiles por los más altos tribunales de  la justicia,  sea considerado por algunos como el gurú de la inteligencia, la moral y la verdad, cuando lo cierto es que a estas alturas del partido no goza de autoridad moral ni para comentar sobre el estado del clima….Ese es mi país.


Son tantos los anuncios de apertura de licitaciones para el desarrollo de proyectos de infraestructura de todo tipo de hace unos 15 años para acá, que yo personalmente ya perdí la cuenta. Lo cierto es que la cantidad de anuncios no guardan proporción ni coinciden con las obras entregadas.


Ahora se habla del interés de China por construir un gran ferrocarril  que atravesaría el país por los Llanos Orientales, permitiendo la comunicación entre la frontera con Venezuela por el Arauca, conectando Arauca, Yopal, Villavicencio, San Vicente del Caguán, Cerrito, Mulato y Buenaventura. Eso sí, con el estándar internacional de “trocha ancha”, lo cual pondría en cuestionamiento el tiempo y el dinero invertidos a la fecha en la rehabilitación del viejo sistema de “trocha angosta”… Ese es mi país.


Algunos critican al gobierno actual de populista cuando anuncia la construcción y entrega gratuita de 100.000 viviendas y la implementación del subsidio de desempleo, de cara a una posible reelección. Mala memoria cuando pasan de largo por el programa de Familias en Acción, que elevó el concepto de “subsidio” a un estilo de vida permanente… Ese es mi país.


Para la sesión de aprobación del Proyecto de Ley que elevaba a “pena privativa de la libertad a los conductores ebrios y a los que estando bebidos causaran víctimas fatales”, de manera irresponsable cerca de 80 Honorables Congresistas no asistieron para no participar en la votación, en defensa de sus propios y particulares intereses… Ojalá recordemos sus nombres cuando comiencen las campañas para el Congreso, y requieran de nuestros votos… Ese es mi país.


Tuve la fortuna de compartir algunos días con el jurista argentino Doctor Adolfo Alvarado Velloso, experto en Derecho Procesal Garantista, y entre los temas tratados me llamó poderosamente la atención la similitud de problemáticas que vivimos en términos de Administración de Justicia los países suramericanos, entre otras curiosidades, por la falta de identidad con respecto a las bases conceptuales que soportan su estructura jurídica. Para el caso de Colombia, resulta particularmente llamativo para un no experto en leyes como yo, que nuestra Constitución Política esté fuertemente influenciada por la cultura Anglosajona. Que nuestro Código Penal esté influenciado por el pensamiento Alemán. Que nuestros Códigos Civil y Contencioso Administrativo, estén influenciados por el Código  Napoleónico Francés, y que el Código Procesal esté influenciado por el pensamiento español, además del alemán y el italiano.


Esto, sin tener en cuenta que fueron los franceses, con su histórica soberbia,  quienes enarbolaron los Derechos del Hombre Francés, que posteriormente serían asumidos en la carta fundacional de la Organización de las Naciones Unidas como Universales.


Considero al menos importante tener presente lo anterior, pues ante la posible aprobación de “cualquier cosa” como Proyecto de Reforma a la Justica y ante la evidencia de la ineficiencia de nuestro Proceso de Administración de Justicia, como lo demuestran los estándares internacionales, es necesario que seamos conscientes de esta realidad estructural.


Recordemos a José Pedroni cuando afirma: “Los malos no son otra cosa que inválidos de espíritu”.




Comentarios
2
Mario
2012/06/05 06:06:23 am
Ah, se me olvidaba. Ya el túnel de La Quiebra está hecho para que no venga el ministro del medio ambiente con la idea de que vamos a dejar sin agua a Santo Domingo de Guzmán. En qué país vivimos, donde un ministro del medio ambiente desconoce su orografía. ¡Qué lástima!
Mario
2012/06/05 05:54:27 am
Y cómo le parece este país cuyo presidente nombra como asesor de las regiones a un "turco chipriota" comprometido hondamente con los malandrines de, también coterráneos suyos, los Nule. En qué pais estamos. Qué figura la de Alejito Char. Para mandarla a enmarcar. En cuanto al ferrocarril de trocha ancha, un metro treinta y ocho centímetros, no soñemos. No hemos podido traerlo a Barbosa, mucho menos de Arauca a Buenaventura...