Columnistas

Al cuarto de San Alejo
Autor: Alberto Maya Restrepo
4 de Junio de 2012


”Las próximas generaciones de colombianos mirarán hacia atrás y descubrirán, con admiración, que fue el liderazgo del presidente Uribe, un colombiano genial e irrepetible, el que sentó las bases del país próspero y en paz que vivirán”.

1

”Las próximas generaciones de colombianos mirarán hacia atrás y descubrirán, con admiración, que fue el liderazgo del presidente Uribe, un colombiano genial e irrepetible, el que sentó las bases del país próspero y en paz que vivirán”. Entre otros elogios, así se expresó Juan Manuel Santos, en su discurso de posesión, del doctor Álvaro Uribe Vélez.


Pero ese reconocimiento verbal, por no salir del corazón, se desvaneció con el pasar de los días al adoptar posturas que contradicen lo dicho “por protocolo” y sin sentirlo sinceramente, porque las miras de Santos, se ha visto, no están “en el pasado” sino en lo que él mismo logre saltando por encima de quien se le atraviese. Es malabarista hábil y con experiencia. Qué torpe fui al dar mi voto por Santos. Me dejé influenciar por sus promesas electoreras, por su verbo; pensé que, por lo menos, sería respetuoso de la herencia que se le servía en bandeja de oro, así tuviera otro estilo de gobernar. Desestimé, por creerlas exageradas, las opiniones expresadas por Felipe Zuleta, al periodista William Calderón, en su programa “La Barbería”.


No creo que las declaraciones de Santos a la cadena CNN en español hayan sido tan improvisadas, tan del momento, como pareciera a quien no conozca un poco de la periodista de esa cadena que condujo la entrevista, pues en Colombia hay antiuribistas pero tengo entendido que la bandera de ese grupo la porta muy en alto la periodista Patricia Janiot, colombiana, con 20 años de servicios a CNN. Habiendo visto ya algunos de los métodos que utiliza el presidente para lograr sus objetivos, me parece que en esa entrevista pudo haber “intereses creados”, es decir, aprovecharía el desagrado que a Patricia le produciría el nombre de Uribe para resaltar su posición frente al expresidente, olvidando completamente sus palabras el día de su posesión.


No cabe duda para muchos de que hay, por parte de algunos, animadversión contra el expresidente Uribe y contra quienes “se atrevieron” a acompañarlo en sus 8 años de mandato. En el altiplano apesta lo que tenga olor a Uribe y a Antioquia. Qué triste pero hasta a algunos funcionarios de empresas privadas en Bogotá les molesta atender a los antioqueños, que discriminan y dejan para después. Conozco los casos, digamos, en una aerolínea y en una EPS. Ahora bien, si se queja le va peor porque puede que salga del asunto del momento pero le quedan casi imposibles de abrir las puertas en el futuro.


Tratar de guardar en el cuarto de San Alejo al expresidente Uribe es tanto como pretender olvidar la historia reciente. Que Santos siga el camino que piensa es el correcto, pero sin aprovechar cada ocasión para hacer parecer que él es el rey y el único que, por ejemplo, como ministro de Defensa ha servido bien, desconociendo que cuando él ocupó el cargo de ministro de Defensa realmente hacía eso: ocupar el cargo, pues el verdadero ministro era su jefe, el entonces presidente Uribe.




Comentarios
1
rodrigo
2012/06/04 07:06:30 am
Fui militante liberal al lado de uribe cuando era estudiante y se invento el sector democràtico. Alli lo acompañamos a su aspiracion al senado, luego a la gobernacion y despues a la presidencia. (jamàs tuve un puesto o prevenda siguiendo esa construcciòn de partido unipersonal en que ya se habia convertido lo que todavia creiamos algunos era el sector democràtico. Empero llegaron las lainzas non santas, los falsos positivos, nombramietnos de antiguos enemigos politicos como sus adlateres, etc, y me alegra ahora que llegò santos, su hijastro lo lo metiò al cuarto de rebujos. Snatos ni es peor ni es mejor, es el hijo probeta de una falacia que se llama uribismo.