Fútbol en el Mundo

Gianluigi Buffon, bajo sospecha de apuestas ilegales
31 de Mayo de 2012


Por orden de la fiscalía de Cremona el pasado lunes fueron detenidas 19 personas, entre ellas varios jugadores por supuesto arreglo de partidos por apuestas.


DPA


La policía fiscal italiana sospecha que el capitán de la selección italiana de fútbol, Gianluigi Buffon, pudo haber hecho apuestas ilegales en partidos del "calcio" por valor de 1,5 millones de euros (1,85 millones de dólares), según informan hoy medios italianos.


Los investigadores han identificado 14 bancos en los que Buffon depositó cheques entre enero y septiembre de 2010 al propietario de una casa de apuestas en Parma.


El portero de la Juventus de Turín de la Serie A no ha sido aún notificado de una investigación, pero la Federación Italiana de Fútbol (Figc) prohíbe las apuestas de los jugadores.


De acuerdo con la fuente, los abogados de Buffon reportaron a los funcionarios que estas sumas fueron pagadas a una persona de confianza que maneja las inversiones del futbolista en Parma, donde jugó de 1995 a 2001.


Previamente, la prensa había informado que el capitán de la selección iba a ser llamado por la Fiscalía a declarar después de la Eurocopa de Polonia y Ucrania.


"No le voy a citar antes del torneo. Alteraría la preparación de Italia para la Eurocopa", fue citado el fiscal de Cremona, Roberto Di Martino, en el diario italiano "La Gazzetta dello Sport".


Di Martino, que se describe como un fan de la "Azzurra", estaría "encantado de escuchar" al portero de la Juventus de Turín.


Buffon pronunció una polémica frase sobre el escándalo de arreglo de partidos por apuestas en el fútbol italiano, que hasta ahora se saldó con 19 detenidos.


"Si dos equipos quieren jugar a empatar es cosa suya. A veces se dice que dos heridos son mejor que un muerto", dijo Buffon sobre la supuesta manipulación del encuentro de segunda división que Siena y Novara empataron 2-2 la pasada temporada.


El capitán de la selección italiana aseguró que no quería justificar ningún arreglo de partidos sino describir una situación.


Buffon calificó como una "vergüenza" que los medios de comunicación tengan acceso a los informes policiales antes que los propios acusados.


"Si alguien habla con los fiscales, se sabe el contenido diez minutos después. Es una vergüenza", dijo el arquero, que resaltó que cuando el pasado lunes su compañero Domenico Criscito fue acusado "había cámaras de televisión fuera del hotel de concentración a las seis de la mañana".


El portero italiano coincidió con su compañero Daniele de Rossi en que este escándalo es peor que el de 2006. "Éste afecta a todo el sistema de fútbol. En 2006 era un solo club".


El equipo al que hace referencia Buffon es el suyo, la Juventus de Turín, que fue relegada a la segunda división y desposeída de dos títulos ligueros.