Columnistas

Mujeres al poder es “Antioquia legal”
30 de Mayo de 2012


Colombia y Antioquia presentan niveles preocupantes de corrupción que ponen en riesgo su desarrollo. Para fortalecer la probidad y transparencia es necesario promover la participación de las mujeres en las administraciones públicas.

Danny Garcia Callejas


Colombia y Antioquia presentan niveles preocupantes de corrupción que ponen en riesgo su desarrollo. Para fortalecer la probidad y transparencia es necesario promover la participación de las mujeres en las administraciones públicas.


En 2011, Colombia ocupó el puesto 80 en transparencia entre 182 países, siendo Nueva Zelanda el más transparente y Somalia el menos. Así, Colombia retrocedió dos puestos en el escalafón y puntaje con respecto a 2010.


En particular, en un estudio de 2011, Hady Fink y Fréderic Boehm analizaron la corrupción en la policía de tránsito de Bogotá y Barranquilla. Al seleccionar aleatoriamente y entrevistar a 25 y 26 taxistas en la capital de Colombia y Atlántico, respectivamente, los autores encuentran que “sobornar a un policía es un hecho muy común”.


Es más, el estudio sugiere que los taxistas, al ser detenidos por la policía, están pensando no en la sanción que recibirían por parte de la autoridad sino en el monto del soborno que tendrían que pagar. Pero, simultáneamente, el estudio concluye que los sobornos son menos frecuentes si el agente o policía es mujer.


Por su parte, Antioquia tampoco presenta una situación de probidad destacada. Según Transparencia por Colombia y su Índice de Transparencia Departamental 2008-2009, Antioquia ocupó el puesto 11 en el escalafón presentando un riesgo medio de corrupción.


Y para combatir la corrupción, los estudios internacionales destacan el impacto positivo de la participación de las mujeres en la administración pública y privada.


Por ejemplo, Nueva Zelanda, Dinamarca, Suecia y Noruega son los países más equitativos del mundo según el Índice de Inequidad de Género de 2011 elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de acuerdo con Transparencia Internacional, en 2011, también fueron los más transparentes.


En cambio, en Antioquia hay una baja participación de las mujeres en la administración pública (¡y ni qué hablar de la privada!): solo 16% de los concejales son mujeres y solo 33 municipios o 26% tienen dos o más mujeres concejales aun cuando los municipios con el  Concejo más pequeño lo integran 7 personas. Y es preocupante que en esta corporación en el caso de Envigado y Medellín haya ninguna y una sola mujer, respectivamente.


En contraste, en el equipo de dirección del Gobernador hay 11 mujeres de 27 posibles (entre secretarios, asesores, gerentes y directores), o sea 41%; y, en el gabinete de Medellín se encuentran 6 mujeres de 22 factibles (entre gerentes y secretarios), es decir 28%.


Pero si Antioquia efectivamente desea ser la más legal, es necesario promover en los municipios y partidos políticos una estrategia efectiva de inclusión de la mujer en la administración pública y privada, así ganaremos en probidad, transparencia y equidad.