Editorial

Angelino, digno papel en la OIT
29 de Mayo de 2012


Queda el sinsabor del harakiri del sindicalismo de izquierdas criollo y sus camaradas del PDA, que hasta 鷏timo momento adelantaron una campa馻 internacional de desprestigio del pa韘 y del propio candidato.

1

El vicepresidente Angelino Garzón no consiguió convertirse en director General de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, segundo cargo en importancia dentro del sistema de Naciones Unidas y para el cual había sido postulado por el Gobierno colombiano. Bien merece, sin embargo, una cordial felicitación por el digno papel que jugó en una elección que advertíamos muy difícil, por los múltiples intereses geopolíticos en juego, por la trayectoria de dos de sus contendores europeos y, en fin, por la insolidaridad y aun la mezquindad de sus propios compañeros de lucha política y sindical en el país.


El director de la OIT es elegido cada cinco años por el Consejo de Administración, que integran 56 miembros titulares, 28 en representación de los gobiernos -diez de los cuales pertenecen por derecho propio a las potencias industriales, EE.UU., Rusia, China, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, India, Italia y Brasil-; 14 por las organizaciones empresariales y el mismo número por los sindicatos.


En esta ocasión se elegía el remplazo del chileno Juan Somavía, quien decidió retirarse varios meses antes de cumplir su tercer período en el cargo. He ahí uno de los factores geopolíticos desfavorables a la aspiración colombiana, pues era natural que en medio de la crisis económica, el alto desempleo y la necesidad de replantear en Europa muchos aspectos del “estado de bienestar” que tocan con lo laboral, los gobiernos y las jerarquías sindicales y patronales del Viejo Continente pujaran por recuperar esa posición de liderazgo. 


Eso explica que en las primeras dos rondas de votación -se efectúan tantas cuantas sean necesarias para que uno de los candidatos obtenga como mínimo la mitad más uno de los votos- salieran los tres africanos, el asiático, el sueco y el holandés y solo quedaran en liza, para la 3ª, el latinoamericano y dos pesos pesados de Europa, el del Reino Unido y el de Francia que, como ya advertimos, tienen escaño gubernamental permanente. En esa ronda, el británico Guy Ryder sacó 25 votos, el francés Gilles de Robien, 24 y el Dr. Garzón, siete. Pese a quedar eliminado, los votos del colombiano definieron en la 4ª y definitiva votación el cuasi empate entre los europeos. Al final, Ryder fue elegido con 30 votos contra 26 de Robien.


Ryder asumirá en octubre como 10º director General de la OIT y, como hecho singular, es la primera vez que llega al codiciado cargo un candidato postulado por las organizaciones sindicales. En realidad, Ryder tenía todo para ganar. Primero, tenía asegurados de entrada los 14 votos sindicales, incluido el de Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT de Colombia y único latinoamericano en el Consejo de Administración. Segundo, aparte de su trayectoria sindical, como presidente de poderosas organizaciones internacionales, desde 1998 hace parte de la nómina de la OIT, en cargos relevantes, desde director de la Oficina de Actividades para los Trabajadores, hasta su actual cargo de director Ejecutivo del Departamento de Normas y Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, segundo en importancia en la organización, y en todo ese tiempo se ha ganado el respeto también de gobiernos y empresarios. Como dijo el vicepresidente del Consejo por los empleadores, Daniel Funes de Rioja: “Lo respetamos; conoce la casa y esperamos trabajar junto a él. La situación que se vive a nivel mundial exige grandes reformas”.


Al término de la ardua campaña, en la que el Gobierno, la Cancillería y el propio vicepresidente Garzón se empeñaron a fondo para dar una imagen positiva del país y demostrar ante el mundo que estamos para grandes cosas, no queda sino el sinsabor del harakiri del sindicalismo de izquierda criollo y sus camaradas del PDA, que hasta último momento adelantaron una campaña internacional de desprestigio del país y del propio candidato. Con eco lamentable en grandes medios colombianos, uno de los cuales titulaba en vísperas de la votación: “Colombia busca mejorar su oscuro expediente laboral”. ¡No hay derecho!




Comentarios
1
rodrigo
2012/05/29 06:15:08 am
el vicepresidente garz騨 estaba en el lugar equivocado. En el limbo que lo tiene santos, tratando de excluirlo a como de lugar de colombia, mucho fue lo que hizo para llegar a la direccion de la oit.