Columnistas

Ayer y mañana
Autor: Hernán Cárdenas Lince
26 de Mayo de 2012


Algunas veces Medellín tuvo la oportunidad de disfrutar de grandes músicos como Balmau y Ughetti, y también llegó oportunamente el gran maestro Jesús Arriola.

Por allá en el año de 1890 llegó a Medellín la compañía de ópera Zenardo y Lombardi, y se presentaron maravillas como el ‘Barbero de Sevilla’. Cuatro años después se presentó otra compañía operática con el director de orquesta Azali. Algunas veces Medellín tuvo la oportunidad de disfrutar de grandes músicos como Balmau y Ughetti, y también llegó oportunamente el gran maestro Jesús Arriola. Este era un profesor de música, quien influyó muchísimo para que buena parte de la sociedad de Medellín aprendiera a disfrutar del arte musical.


Por esa época apareció algo muy curioso y fue que cuatro familias de Medellín pudieron importar un rarísimo aparato que se llamaba ‘tocadiscos’ y que se instalaba al pie de las ventanas exteriores que daban a la calle para que todo el mundo pudiera escuchar la música que salía de ese extraño invento tecnológico. Luego apareció el telégrafo y enseguida  el teléfono. Este último era usado por todas las señoras para rezar el rosario hasta que el señor arzobispo dijo que no era prudente rezar el rosario por teléfono.


Poco después llegó la radio, que cambió y entretuvo a toda la población de Medellín, para que poco después llegara el cine que se  bautizaba como ‘séptimo arte’ y hace apenas unos 60 años fuimos invadidos por la televisión.


Luego de la anterior síntesis sobre los medios de comunicación es oportuno recordarle al gobierno que nuestras actuales generaciones no están siendo ‘educadas’ debidamente para manejar la televisión, los celulares, los computadores interconectados y todos esos maravillosos aparatos que aparecen diariamente. Si se les pregunta a los ‘educadores’ qué están enseñando para manejar esos nuevos inventos que hoy controlan nuestras vidas, sabremos con seguridad que los profesores no están siendo debidamente capacitados. Todas esas nuevas tecnologías de comunicación, sin ningún control real, manejan la actual sociedad. Por ejemplo, la política que lleva a elegir presidente, gobernadores, alcaldes y legisladores: hoy no se pueden designar sin un enorme capital económico  que es necesario invertir en la televisión.


Entendiendo todo lo anterior se hace oportuno felicitar nuevamente al periódico EL MUNDO por intensificar su capacidad ‘educadora’. Si todos los medios de comunicación siguen ese ejemplo se podrían espantar las tragedias que hoy nos acosan.


Veamos mundialmente qué sucede hoy con los medios de comunicación. En los Estados Unidos hace 15 años la Comisión Federal de Comunicaciones no permitía que una sola entidad pudiera poseer más de 40 estaciones de radio pero en la actualidad una entidad que se llama Clear Channel posee 1.200 estaciones de radio. General Electric, Disney, News Corp, Via Com, Times Warner y la CBS controlan el 90% de todo lo que ven los norteamericanos en medios de comunicación, tv, internet y radio. En cuanto a periódicos, la News Corp es dueña de los diarios más leídos en América, Asia y Europa.


Pero en Colombia ni los maestros ni los legisladores estudian estos importantes temas.